Desde Holanda hasta el corazon de la Mancha

María es una apasionada de los viajes, los califica como una bella y enriquecedora experiencia. Por eso, durante sus estudios de Periodismo decidió realizar una Beca Erasmus en Francia. De ahí viajó a Santiago de Chile, Noruega, Estados Unidos para finalmente instalarse en Holanda.

Pero la añoranza por sus orígenes y un proyecto emprendedor que tenía en mente desde hacía mucho tiempo la han regresado de nuevo a Ciudad Real. Ahora, desde su pueblo natal, asesora a empresas locales que quieren apostar por la digitalización y la innovación para conectar con su público objetivo.

María, ¿por qué desde Holanda vuelves a Ciudad Real?

Llevaba ya varios años viviendo en distintos países. Todo comenzó con una beca Erasmus en Francia, como estudiante de Periodismo; después, otra beca me llevó hasta Santiago de Chile, para terminar allí la carrera de Publicidad. Una vez graduada, tuve la suerte de seguir combinando el trabajo con los viajes: Noruega, EE.UU. y, finalmente, Holanda.

Viajar es una experiencia muy bella y enriquecedora, pero llegó un momento en que me empezó a pesar la distancia: los cumpleaños que me perdía, las videollamadas en lugar de abrazos… Durante el confinamiento, la distancia que me separaba de los míos se me hizo especialmente larga, y este fue el detonante para que volviera a mi pueblo natal, en Ciudad Real.

Quería retornar, pero quería también elegir dónde vivir, tener una flexibilidad que, hasta el momento, no había encontrado en él ámbito laboral. Eso, sumado a que llevaba años dándole vueltas a la idea detrás de Masper, hizo que me lanzara a emprender un proyecto propio de diseño web, copywriting y gestión de redes sociales.

Y… ¿qué es lo que te llevó a Holanda?

Dos cosas. Una, la pasión por los viajes y el conocer otras culturas que me ha acompañado desde siempre. La otra, que en uno de estos viajes conocí a Jasper, mi marido y socio en Masper Comunicación Digital.

Por aquel entonces, él estudiaba Filología Hispánica en una universidad de su país, lo que hacía que tuviera que estar físicamente allí. Yo quise acompañarle, aprender su idioma y conocer su cultura desde dentro.

Tuve la suerte de encontrar trabajo en mi ámbito con relativa facilidad, y vivimos allí durante dos años, en una ciudad en la frontera con Alemania.

Digitalización e innovación para empresas rurales

Ahora hacéis asesoramiento a las empresas y a los negocios locales para aumentar su cuota de clientes, una cuestión que podría vincularse con el objetivo 8 de los ODS, ¿cómo lo hacéis?

Ayudamos a empresas y negocios de zonas rurales a dar ese “salto” al ámbito digital que, a priori, a muchos se les hace “un mundo”. Hacía tiempo que yo venía detectando unas necesidades por parte de empresas, negocios y profesionales de la España rural para digitalizarse y llegar a lugares y públicos a los que, hasta entonces, ni se habían planteado.

Esas necesidades se hicieron más “urgentes” a raíz de la pandemia. Digitalizarse pasó de ser algo deseable a algo absolutamente preciso para garantizar la supervivencia de estos negocios.

Nuestra misión como empresa es ayudar a empresas de zonas rurales a aprovechar las herramientas digitales, y a medio plazo, crear trabajo en la región en la que vivimos, el Campo de Montiel.

Ahora mismo estamos los dos, pero en un futuro nos gustaría contar con un equipo más amplio de trabajo que nos acompañe y, ojalá, motivar a otros jóvenes para que decidan invertir y emprender en la España vaciada.

Además, así fomentáis la innovación en empresas de sectores más tradicionales, ¿os cuesta mucho trabajo realizar este cambio de mentalidad en los empresarios e introducir nuevas fórmulas y nuevas herramientas?

Hace unos meses, hubiera respondido que sí, que cuesta mucho trabajo conseguir ese cambio de mentalidad para introducir las herramientas digitales en el día a día de estos negocios. Pero la pandemia ha puesto de relieve que son necesarias, en muchos casos, para garantizar que los negocios sigan funcionando.

Esto ha supuesto que se avance muchísimo en este sentido, y que muchos empresarios hayan visto el potencial que las redes sociales, por poner un ejemplo, tienen para llegar a nuevos públicos y fomentar la relación con sus clientes.

De un modo indirecto también contribuís a poblar algunas zonas de la España vaciada. Desde tu experiencia y después de haber vivido 5 años en Holanda, ¿cuál piensas que es la mayor problemática a la que se encuentran estos pueblos?

Creo que un problema importante es el hecho de que los jóvenes se van, por falta de perspectivas laborales. En mi caso, crecí con la idea de que algún día me iría a estudiar a una ciudad, y trabajaría en una empresa de una ciudad. Quizás, algún día, ya jubilada, regresaría a mi pueblo.

Esta idea está muy generalizada. Se piensa que “en los pueblos no hay trabajo” lo que, en muchos casos, es cierto. Los jóvenes se van, construyen sus vidas en otros lugares, y la España rural se va “vaciando”.

Creo que queda mucho por hacer, pero soy optimista. Hemos avanzado mucho en términos de teletrabajo, y se ha “vuelto” la mirada a esa España rural, muchas veces olvidada, como un buen lugar para invertir, para que los niños crezcan, para instalarse y vivir.

La honestidad como estrategia

Y, ¿qué es lo que hacéis cuando una empresa contacta con vosotros?

Lo primero es que nos tomamos un “café virtual” con ellos. Hablamos, nos cuentan su situación, sus necesidades… Les contamos cómo podemos ayudarles, y vemos si somos la mejor opción para ellos.

Uno de nuestros valores de marca es la honestidad. Si consideramos que una empresa, por la razón que sea, debería invertir su tiempo o su dinero en otro tipo de estrategias, se lo decimos claramente.

Uno de nuestros valores de marca es la honestidad

Si vemos que podemos ayudarles, les presentamos una propuesta personalizada, normalmente, con varias opciones ajustadas a sus necesidades. Y… nos ponemos a trabajar.

Apostáis por comunicar desde el porqué, ¿por qué?

Es importante comunicar desde los valores personales y de marca, para conectar con el público y diferenciarse de la competencia.

Por poner un ejemplo, ¿cuántos diseñadores de páginas web hay en España? ¿Y community managers? Probablemente, tantos que no se puedan ni contar. Pero, ¿cuántos cuya misión sea la de ayudar a negocios rurales a digitalizarse y fomentar la economía de la España vaciada? Seguramente, ya no haya tantos.

Igual que nosotros comunicamos desde este punto de vista, también promovemos que las empresas con las que colaboramos lo hagan.

Esto es, si cabe, más importante al comunicar en unas redes sociales bastante “saturadas”. La gente entra en Instagram para entretenerse o ver contenido que le aporte algo. No tanto para ver catálogos de precios y productos.

Por eso, es importante conectar con una audiencia con valores afines a los de tu marca.

Es importante comunicar desde los valores personales y de marca, para conectar con el público y diferenciarse de la competencia.

 

La formación como herramienta de empoderamiento

En vuestra página web, leemos que, aunque estáis centrados en la comunicación digital, no perdéis de vista la parte offline, ¿cómo lo combináis?

Un pilar fundamental en nuestra marca es la formación. Creemos que es importante, no solo, diseñar una web, o escribir unos textos, o gestionar unas redes sociales, de forma profesional y estratégica.

Pero también lo es “empoderar” a empresarios, dueños de tiendas físicas o profesionales de zonas rurales para que ellos mismos sean capaces de gestionar sus herramientas digitales.

Por eso, todos nuestros planes y servicios incluyen una formación, más o menos básica: que, una vez la web esté en sus manos sepan gestionarla; que, si prefieren gestionar ellos mismos sus redes sociales, puedan hacerlo de forma estratégica; etc.

Ahora mismo, la parte presencial está bastante limitada, pero nuestro objetivo a corto plazo es lanzar cursos y formaciones online, de forma más estructurada.

María, ¿nos vemos en la plaza?

¡Claro! Hemos lanzado, hace unas semanas, la sección “La Plaza de Masper” en nuestras redes sociales. Es un espacio de aprendizaje, para compartir experiencias con otros emprendedores y negocios de zonas rurales, en forma de vídeos en directo y entrevistas.

Si te apetece venirte a la plaza, puedes seguirnos en nuestra web (www.maspercomunicacion.com), Facebook e Instagram (@maspercomunicacion).

 

 

¿Quieres conocer más historias como las de María? Pincha aquí

¿Tienes un proyecto emprendedor que quieres desarrollar? ¡Te ayudamos¡

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here