5 soft skills importantes para desarrollar si eres periodista

El mundo profesional es muy complejo. La competitividad, las prisas, la constante innovación, el factor económico y la necesidad de ir siempre un paso por delante del futuro provoca que nuestra entrada al mercado laboral pueda ser algo complicada. Sobre todo si tenemos en cuenta que cuando comenzamos a trabajar en una empresa solo nos diferencia nuestro currículum, todavía corto si nos acabamos de graduar.

Es por ello que en cuanto comience nuestra andadura laboral tenemos que desplegar y agrandar tanto nuestras hard skills como nuestras soft skills para convertirnos en profesionales competentes y en constante evolución

¿Qué son las hard skills?

Las competencias ‘duras’ son aquellas que se adquieren a través de la formación, como por ejemplo saber usar un programa u otro o ser capaz de hablar un idioma. Suelen acaparar una parte importante de nuestra formación de Grado y nos convierten en los profesionales que somos.

¿Y qué son las soft skills?

Son habilidades transversales que cualquier profesional puede adquirir y que están relacionadas con sus actitudes en su día a día. Por ejemplo, su capacidad de comunicarse, de resolver conflictos, de ser organizados o de ser productivos.

Estas habilidades también se aprenden y trabajan a lo largo de nuestra formación académica en la CEU UCH, ya que marcan la diferencia entre dos profesionales con igual expediente y experiencia laboral. Además, también están relacionadas con el tipo de persona que somos y cómo nos relacionamos con nuestros compañeros, algo fundamental en la empresa.

Aunque las soft skills son genéricas y sea cual sea nuestro campo de trabajo podemos tratar de mejorarlas, hay algunas que sin duda vale la pena desarrollar más si te dedicas al Periodismo de forma profesional. Nuestra carrera va de contar historias, de transmitir y emocionar, de formar e impactar. Son sutilezas que cuanto más trabajemos nuestra parte más humana, mejor desempeño profesional tendremos.

Estas son las cinco soft skills que más deberías mejorar si eres periodista:

EMPATÍA

Es posible que, junto con la integridad, la empatía sea la soft skill más importante que un periodista puede tener para considerarse un profesional competente. Como decíamos en el párrafo anterior, este trabajo se fundamenta en contar historias, relatos que alguien trae y que nosotros ponemos en el foco debido a su interés, sea informativo o de entretenimiento.

Debemos mantener siempre en mente que esas historias que nosotros trabajamos y transformamos en productos comunicativos tienen detrás unas personas que merecen nuestro respeto y nuestra mirada más limpia. Ser empáticos con ellos, ponernos en su lugar, sentir lo que ellos sienten y ser humildes mientras recogemos lo que nos quieren contar nos abrirá puertas, nos ofrecerá sinceridad y seremos capaces de narrar mucho mejor.

INTEGRIDAD

No desvelamos nada si decimos que el periodismo es considerado el cuarto poder. Se trata de un mundo de intereses, más oscuro de lo que nos gustaría, en el que se puede decidir el futuro de un país completo gracias a dos titulares y una entrevista. Cuando hay interés, siempre hay fuerzas que coinciden, chocan y se encuentran, que tiran de un lado y de otro y que buscan, de forma más o menos evidente, ‘comprar’ al periodista, al medio, a la historia. Ha pasado siempre, nunca dejará de ocurrir.

A lo largo de nuestra vida profesional seguro que vemos de cerca la tentación de inclinarnos por un interés o por otro y es nuestra obligación mantenernos al margen. Nos lo debemos a nosotros y a nuestro público. Sin más. Ser un periodista íntegro además es ser una persona íntegra. Y eso es algo con mucho valor en nuestros días.

INNOVACIÓN Y CREATIVIDAD

Si bien comenzábamos el artículo hablando de las dificultades de entrar en el mundo profesional de hoy en día, retomamos ese punto para hablar de la importancia de cultivar nuestra innovación y creatividad siendo periodistas. Cada día surgen nuevos medios, con gran velocidad irrumpen nuevas formas de contar, nuevos códigos, nuevos públicos.

Podemos o ignorar esta oleada y pensar que los medios tradicionales siempre existirán o incorporar en nuestro día a día una dosis de innovación y estudio. Si somos la voz que la investigación, de cotejar lo nuevo que surge, de examinar las tendencias, de adaptar todo lo que irrumpe en el mercado para rescatar lo que nos puede llevar al siguiente nivel… Sobra decir que seremos una voz útil y de peso en nuestro trabajo.

Y con la creatividad, más de lo mismo. Podemos pensar que todo está inventado, pero es una actitud infantil y sobre todo, errónea. No hay más que ver que cada día hay novedades, formas distintas de contar lo mismo y sobre todo, realidades diferentes que exigen discursos diferentes. Ser creativos es obligatorio.

CAPACIDAD DE SER RESOLUTIVO

Que sí, que el mundo cambia mucho, que cada día surgen temas, canales y públicos nuevos… Pero hay cosas que no cambian y es que la mayor parte de las veces tienes que ser capaz de resolver sí o sí la historia que te han encomendado cuando todo falla. La conexión se corta, el testigo que tenías apalabrado no aparece, te queda poca batería, no has podido ensayar, se te ha olvidado la grabadora o cae un agua torrencial. Pero tú tienes que entrar en directo.

Cada periodista con el que hables tiene a sus espaldas anécdotas que no creerías, una colección completa, porque pasa más de lo que creemos sin que nadie se dé cuenta. Y eso es porque el periodista sí o sí debe ser muy resolutivo. Encontrar caminos alternativos es la especialidad de la profesión, ya que a nuestro jefe poco le suele importar nuestra circunstancia, ¡quiere que contemos esa historia! Por lo tanto, os recomendamos que trabajéis vuestra flexibilidad y vuestro pensamiento alternativo, incluso que planteéis posibles planes B por si el A funciona.

SER CAPAZ DE TRABAJAR BAJO PRESIÓN

La última soft skill que consideramos clave cuando queremos dedicarnos al mundo del Periodismo es la habilidad de trabajar bajo presión. En todos los medios de comunicación hay un tirano, se llama reloj y consigue poner entre las cuerdas a todos, del director al becario. No solo porque hay horas de salida (el informativo es a una hora sí o sí), sino porque la competencia entre otros medios y quién es el primero que da la noticia es una guerra diaria.

Pase el tiempo que pase, la presión es la eterna compañera del periodista y tener la habilidad de tener la mente clara, de silenciar el ruido ajeno y redactar, locutar, montar vídeo o entrar en directo a la perfección es algo que vale mucho la pena mejorar.

¿Creéis que hay otras soft skills importantes para un periodista?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here