Volver a la escuela para aprender arquitectura (escolar)

Tras la visita a la Finca Roja, nuestros estudiantes de Arquitectura continúan de tournée por Valencia descubriendo algunos de sus tesoros ocultos. En esta etapa, 15 de nuestros estudiantes se unieron al profesor Alfonso Díaz para conocer, en primera persona, dos buenos ejemplos de arquitectura escolar en la ciudad: el Colegio Alemán y el Guadalaviar.

La visita a edificios de referencia forma parte de la experiencia de aprendizaje en el CEU

Deutsche Architektur an der deutschen Schule

Desde la calle, observando la fachada, los estudiantes no podían creer que este edificio hubiera sido concebido y construido en los años 50. Su concepción, moderna para la Valencia de la época, hace jugar a los volúmenes para crear espacios y marcar las diferentes áreas del recinto. Este juego volumétrico, en el que algunas partes sobresalen y otras retroceden, fue algo bastante novedoso en los años 50.

Al entrar al edificio, la primera referencia del profesor Alfonso Díaz alude a la gran diferencia existente entre la construcción actual y aquélla que había sido diseñada sobre plano. Básicamente porque, en el momento de su construcción, alrededor del edificio no había ninguna otra construcción (cuesta creerlo, puesto que en la actualidad se trata de una zona totalmente edificada). El Colegio Alemán se ubica en la actualidad en una de las zonas más cotizadas de la ciudad, y su relación con el barrio también resultó muy moderna para la época: primero el edificio, después el entorno. Quizás este diálogo más libre y menos dogmático con la ciudad fuera el que permitiera construir, en esa época, edificios más vanguardistas. Edificios que, en definitiva, conectaran con el paisaje circundante.

Fachada principal del Deutsche Schule Valencia

Esta visión original también se ha diluido con el tiempo por la necesidad que ha tenido el colegio de crecer y de construir nuevos espacios para sus actividades. De hecho, en este momento el Colegio Alemán se encuentra en proceso de ampliación y ya deja ver una buena parte de las extensiones que le permitirán crecer en el futuro.

En cuanto a la propia arquitectura, el edificio es una combinación de arquitectura alemana y española: el concepto es alemán, pero todo el proceso constructivo se desarrolló en España. Los diferentes volúmenes forman una composición en U, abierta por la parte sur, lo que permite aprovechar al máximo la luz natural, mientras que el cuerpo principal da a la calle.

¡De vuelta al Colegio Guadalaviar!

Cuando el grupo de estudiantes llegó al Colegio Guadalaviar, cercano al estadio de fútbol de Mestalla, lo primero que les llamó la atención fue su diálogo con otro edificio de diseño totalmente contrapuesto: el colegio de El Pilar. Ambos construidos en la misma época, El Pilar presenta una arquitectura más tradicional y à la espagnole, muy del gusto de la época franquista, mientras que el Guadalaviar respira una mayor modernidad: un interesante debate arquitectónico, que enfrenta tradición y vanguardia, en plena Avenida de Aragón.

Crédito | Mas Millet Arquitectos

Al entrar al edificio, uno parece haber accedido a un espacio intermedio en el que nada parece cerrado, pero tampoco está totalmente abierto. De nuevo, los volúmenes de la construcción juegan con diferentes alturas y retrocesos para diferenciar los espacios: las dependencias administrativas, la escuela primaria y la escuela infantil. Con este juego, los arquitectos consiguieron crear espacios más fluidos y continuos, pero en los que se pueden diferenciar claramente los diferentes pabellones. El edificio está orientado al este para aprovechar la brisa marina.

De nuevo, en este caso la forma en U consigue comunicar las diferentes dependencias y crear un magnífico patio interior, que es el verdadero corazón del colegio; un espacio abierto pero cerrado al mismo tiempo, que articula el conjunto de dependencias y áreas.

Con esta visita, desde la Escuela Superior de Enseñanzas Técnicas hemos querido mostrar diferentes formas en el uso de los patios, que marcan de forma muy clara la vida de cada edificio. Nuestro objetivo es, poco a poco, descubrir con los estudiantes construcciones valencianas que respondan de forma diferente a un mismo concepto… ¡y que conozcan cada día un poco más de nuestra arquitectura!

1 Comentario

  1. ¡Hola!
    Muy buen post para reflexionar sobre cómo distribuimos los espacios de los centros educativos y cómo construir nuevas formas de educar desde la espacialidad. ¡Gracias por compartir!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.