Del CEU al mundo Retail!

Marta Ceñal Rodríguez de la Rúa, alumni

Principios…

En un primer momento me decanté por estudiar diseño industrial pero tras la charla en la Escuela de Arquitectura con uno de los profesores, me abrieron la mente del diseño y pasé a querer diseñar cualquier cosa que se me pusiera por delante. A día de hoy no solo ejerzo mi profesión como arquitecta sino que también tengo diseños propios de muebles para abarcar todas mis ambiciones artísticas.

“Mi experiencia universitaria fue memorable, no solo a nivel educativo sino a nivel personal.”

Fue una manera de abrir mi mente, socializar, conocer gente de todos lados, sus culturas y de explorar nuevas vías creativas que no había pensado antes. Entendí que la buena arquitectura no se inventa, sale de un estudio previo no solo observando a grandes arquitectos sino a grandes artistas en general e intentando siempre pensar el porqué y qué querían transmitir con sus obras. Entendí que la arquitectura es un arte y no una carrera, que hay que poner pasión por lo que haces y solo así conseguirás el éxito. Lo más difícil es encontrar tu personalidad. Y tener el valor de sacarla aunque no todos piensen como tú.

En mis primeros años me dediqué a estudiar la carrera, la huella para desenvolverme llegó cuando me di cuenta, ya al final, de que la arquitectura era más que saber de construcción, se trata de mostrar tus sentimientos e intentar ponerte en la piel de quien vaya a disfrutar tus espacios.

De frente al mundo real…

Como sabemos, el mundo laboral no es fácil hoy en día. Yo empecé buscando trabajo de lo que fuese dentro de la arquitectura, y empecé diseñando locales de juego. No es lo que uno desea cuando sale de arquitectura pero, sin embargo, aprendí mucho más que en cualquier otro sitio. Aprendí una rama de arquitectura llamada retail donde con unas pautas muy marcadas debía sacar espacios agradables, ¡y no es nada fácil!.

 

“Fue entonces cuando empecé a indagar en el mundo retail; hoy, en Cortefiel, diseñando las tiendas de su grupo, me encanta lo que hago.”

La arquitectura tiene muchas ramas y os invito a descubrirlas, porque aunque el sector no esté pasando por sus mejores años, con nuestros conocimientos podemos abarcar muchas áreas vinculadas con el diseño.

Danos un tip…

Explora, indaga y dale una oportunidad a todo trabajo que se te presente por delante. Recién salido es muy difícil encontrar exactamente lo que te gusta. Primero prueba y después juzga. Busca tu mejor faceta para destacarla sobre el resto, destaca por tus habilidades sin intentar ser el mejor. Si haces las cosas con pasión y con ganas, serás el mejor sin haberlo buscado.

Algo importante…

La carrera es el único momento de tu vida donde no hay límites de nada. Donde todo es posible y donde tu imaginación puede desarrollarse al máximo. Haz por conocer, busca e infórmate, aprende de otros, ayuda a tus compañeros y no seas competitivo. Al final, todo lo que uno da, lo acaba recibiendo.

Uno de los puntos más fuertes en nuestra carrera es el compañerismo, hoy por ti mañana por mí. Y para mi, ese fue mi lema toda la carrera. No pienses en todas las noches que has estado trabajando, sí vale la pena aunque pienses que no. Piensa que son momentos buenos que luego recordarás con cariño. La universidad no puede significar agobio, sino todo lo contrario.

“La Universidad te pone a prueba para la vida y te hace ver que aunque haya momentos malos, suspensos, trabajos inacabados, maquetas rotas, todo, absolutamente todo tiene solución.”

Aunque suene muy idílico, de verdad os lo digo: pasadlo bien, cada uno a su ritmo, y si te caes, te levantas. Los suspensos no tienen que desanimar sino hacer que te piques contigo mismo para sacar lo mejor de ti, y lo digo por experiencia propia,

“porque a mi, los seis años que dura la carrera, se me quedaron cortos.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.