Màxim Huerta, alumni de Periodismo de la CEUUCH, ministro de Cultura


Conociendo la admiración que se tienen y la amistad que les une, hoy me he permitido pedirle a mi compañera y profesora de la Universidad CEU Cardenal Herrera Mª José Pou un texto sobre Màxim Huerta, nuevo ministro de Cultura. Lo compartimos. ¡Gracias, maestra!

“Léelo y dime qué te parece”. Màxim acababa de darme unos folios con algunos de sus escritos mientras tomábamos un café en El Carmen. Por entonces, yo empezaba a dar clases de Redacción Periodística en la Universidad y él estaba terminando la carrera. No éramos más que dos amigos veinteañeros hablando del noble arte de escribir. Y de las enormes ganas de hacerlo.

Empecé a leer, levanté la vista con cara de asombro y volví a bajarla. Y seguí leyendo. Él estaba expectante y, por fin, terminé, lo miré y resumí lo que pensaba: “no dejes nunca de escribir. No lo dejes”.

Era difícil imaginar entonces que me haría caso. Y que algún día, como hoy, el ya escritor Màxim Huerta llegaría a ministro de Cultura. Sobre eso no me ha preguntado. Seguramente porque, de haberme hecho caso, no estaría hoy en el Consejo de Ministros.

Tiene algo en común con Pedro Sánchez. Cuando solo algunos creíamos en su potencial, recicló en fuerza la rabia que produce el rechazo, apretó los dientes y siguió enfocándose en sus objetivos. Luego vinieron las mieles del éxito y los parabienes de aquellos que un día lo habían descartado. Y salió en la tele, y escribió columnas y publicó novelas… Y llegó al Gobierno.

En estas últimas horas, quienes lo abrazamos, hace muchos años, después de tener que oírse un “tú no sirves para esto”, asistimos con media sonrisa al revuelo, las críticas y la dura tarea por delante. Se entregará a ella y todo eso le empujará a esforzarse más.

Un curriculum, como decía la poetisa polaca Szymborska, es mucho más que un conjunto de datos donde “importa el precio, no el valor/Interesa el título, no el contenido”. Una trayectoria se nutre de todas las lecciones que vamos aprendiendo en cada experiencia. Como las que han forjado esa fuerza interior que no sale en la tele. Y cultivarla es tan importante como aprender fechas, nombres y conceptos.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.