Neuropolítica ¿Cómo pensamos? ¿Cómo votamos?

El pasado miércoles 4 de noviembre en el marco de la asignatura de 4º de Ciencias Políticas “Comportamiento Político y Análisis Electoral” tuvimos la oportunidad de tratar un tema de rabiosa actualidad: la neuropolítica.

FullSizeRender

Para ello contamos con el Prof. Pedro Jesús Pérez Zafrilla (UV) que dividió su exposición en 5 apartados: introducción a las neurociencias; qué es la neuropolítica; la neuropolítica y los marcos mentales; qué consecuencias tiene esto en el estudio del Comportamiento Político; y críticas a esta metodología.

Al comenzar su exposición, el Dr. Pérez Zafrilla señalaba que las neurociencias se apoyan sobre la siguiente premisa: “si el cerebro es la bases de nuestro comportamiento, el estudio de este órgano nos dará un conocimiento seguro sobre la acción humana en economías, religión, política, ética, derecho…. En este sentido, este paradigma dejaría en tela de juicio la manera de proceder de la gran mayoría de las Ciencias Sociales, virando el objeto de estudio hacia las Ciencias Naturales.

FullSizeRender[4]

En lo que a neuropolítica se refiere, la razón se ser de la misma es analizar cómo pensamos y en función de esto cómo votamos. La neuropolítica considera que lejos del tradicional paradigma de que el sujeto, en este caso votante, es un ser racional que actúa de manera consciente, en la política lo que predomina es el factor emocional aunque en muchos casos éste sea inconsciente. La idea sería que el individuo actúa estimulado por todo un conjunto de factores que nada tienen que ver con el cálculo de costes y beneficios (aunque en muchas ocasiones nuestra cabeza haga un esfuerzo por justificar que sí obramos de manera “racional”).

FullSizeRender[3]

Los políticos y gabinetes de comunicación, conscientes de esto, sustituyen la deliberación y los argumentos racionales por mecanismos de “persuasión emocional”, creando imágenes, ejemplos o términos que “despiertan” al elector y lo ayudan a enmarcar, de manera simplificada, la política de uno u otro candidato.

FullSizeRender[1]

Para profundizar en esta nueva manera de pensar la política, el Profesor Pérez Zafrilla nos recomendó, entre otros, los siguientes libros:

A pesar del atractivo que, a priori, pueda tener esta manera “científica” de estudiar la política, el Profesor Pérez Zafrilla manifestó que no se trata de una técnica infalible y cuenta, de hecho, con numerosas críticas. Entre ellas destacan el hecho de que la neuropolítica parece olvidarse de la influencia que distintos factores de naturaleza diversa tienen sobre nuestra manera de pensar; manejan una concepción de ciudadanía “negativa” (entendiendo que es pasiva y fácilmente manipulable); o el hecho de que ya en sus propios planteamientos posee fallos metodológicos.

La actividad resultó estimulante en tanto en cuanto animó a todos los asistentes a reflexionar acerca de si somos conscientes en todo momento de la manera que pensamos y actuamos en consecuencia de ello. En una época como la actual, en la que apenas queda un mes para la celebración de unas elecciones generales, esforcémonos en analizar qué mensajes políticos son los que más impactan e inducen al ciudadano a votar de una u otra manera… ¿Estará la neuropolítica en lo cierto?

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.