Las primaveras árabes en CEUROPA

En el cuarto programa de radio de <<CEUROPA>> el pasado 9 de diciembre, nuestro grupo se ha enfocado en una nueva serie de problemas que afronta la Unión Europea. Esta no se ve amenazada solo por problemas internos, como podría ser el surgimiento del nacionalpopulismo, sino también por la inestabilidad en su vecindario. Y es esta misma inestabilidad la que ha llegado muy cerca de destruir a la Unión, alimentando a los movimientos euroescépticos que han ganado tracción últimamente.

 

Hemos resumido las amenazas externas al progreso de la Unión Europea en los problemas que afrontan unos cuantos países muy cercanos a Europa, principalmente en el mundo árabe. Estos como el Líbano, Turquía, Siria o Túnez, se ven amenazados por guerras, inestabilidad, posibles dictadores y tumultos. Algo cuyo efecto se siento mucho en Europa ahora.

¿Por qué se habla de una nueva primavera árabe?

Debido a los desastres que han sufrido varios países árabes, han surgido varios problemas; entre estos, la llegada de los inmigrantes por parte de los países árabes debido a la situación de inestabilidad,  las protestas y la corrupción. El aumento de la inmigración y el flujo de refugiados ha incomodado a algunos sectores de la Unión Europea.

Esto se ha manifestado en movimientos xenófobos y partidos políticos nacionalistas y antieuropeistas.

 

¿Turquía cada vez más lejos?

Turquía se ve cada vez más distanciada de Europa, debido a que el país ha decidido participar en un conflicto contra los Kurdos y Siria  y ha sucumbido ante un gobierno populista y de tendencias autoritarias. Turquía ha estado buscando una relación más cercana con Europa, pero este movimiento se ha perdido completamente con la participación de Turquía en estos conflictos, mientras el país se aleja de los ideales democráticos de la Unión Europea.

La Unión Europea ha buscado distanciarse de Turquía debido a estos conflictos además de los otros dolores de cabeza que le ha traído Turquía como la ocupación ilegal de Chipre. Esto, junto con el movimiento hacia la dictadura han convertido a esta relación en una muy incómoda para Europa, a pesar de las ventajas que ofrece la amistad con Turquía.

 

“A good compromise is one where everybody makes a contribution.” – Angela Merkel

 

La negociación entre la Unión Europea y Turquía ya no tiene la misma posibilidad de resultar en una mejor relación entre las dos partes. Ya que Turquía no cumple los requisitos para el proceso de admisión de la Unión Europea, y cada vez se aleja más de ellos. Europa sabe que esta posible unión con Turquía traería muchos efectos negativos para la Unión Europea, como un aumento en los nacionalismos europeos.

Manifestaciones durante la primavera árabe.

Con todo lo mencionado, queda más que claro el hecho de que Turquía está alejándose cada vez más de las puertas de la Unión Europea, ya que no hace más que ir en contra de los requisitos necesarios para el acceso. Al parecer, Turquía ya no quiere entrar en la Unión, o al menos eso es lo que están dando a entender con sus acciones. Está claro que Europa jamás aceptaría a un país que está en conflicto territorial con otra nación, nunca aceptaría a un país que va en contra de los Derechos Humanos y en la que no existe igualdad para todos sus ciudadanos, especialmente para las mujeres.

En el caso de que no hubiera ocurrido todos los problemas que está sucediendo con Turquía, ¿realmente sería posible que un país como Turquía formase parte de la Unión?, especialmente por el gran e importante tema de la igualdad de género, tema de tal importancia a nivel social, político y jurídico en Europa. Ya que, no es un secreto que en países como Turquía existe una gran desigualdad con las mujeres. Aceptar un país tan machista ¿no sería ir en contra de las leyes de la naciones europeas? Tal vez, una de las razones por las que Turquía ha mostrado últimamente desinterés por acceder a la Unión Europa (y digo esto basándome en sus actos) es porque a ellos no les conviene que « sus mujeres » actúen como las mujeres europeas, tal vez ellos no quieren acceder a nuestra Unión si eso conlleva desprenderse de sus tradiciones y su cultura con las mujeres. Porque realmente no sería apropiado que la Unión Europea accediese a aceptar semejante machismo en una de las naciones de la Unión, puesto que sería ir en contra de algunos de los valores y leyes en las que se fundan las Naciones de la Unión Europea.

 

Por tanto, para todos aquellos países que pretendan acceder a la UE y con semejante desigualdad con las mujeres, deberían considerar como buen ejemplo el caso de Turquía, evitar los errores cometidos por este país. Ya que, Turquía era uno de los pocos que estaban a las puertas de Europa y han dejado marchar su oportunidad.


Artículo redactado por los alumnos Gvantsa Bortsvadze, Nuoha Abou y Carlos Álvarez de 2º de Ciencias Políticas. Se trata del resumen del último programa CEUROPA coordinado por las profesoras Susana Sanz Caballero (Cátedra Jean Monnet) y Ángels Álvarez. Este programa es un proyecto de innovación docente aceptado por la Fundación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here