Los apoyos electorales de Podemos (I). Una mirada. Por Manuel Martínez Sospedra

“El barómetro del CIS del pasado octubre ha registrado el vertiginoso ascenso de PODEMOS, al que el instituto demoscópico atribuye la condición de tercer partido del país poco menos que en posición de paridad con los dos partidos principales, hasta la fecha turnantes, al mismo tiempo nos abre una ventana a través de la cual es posible empezar a saber con algo de exactitud cuáles son los apoyos que el proyecto que se quiere rupturista recibe.

Fuente: Centro de Investigaciones Sociológicas -CIS-

 

Por de pronto  hay que anotar que en un país en el que la política recibe mayor atención entre los varones que entre las mujeres, y en el que hay una leve pero significativa inclinación de los primeros a autoubicarse y votar más a la izquierda que las mujeres, cabría esperar que, en la medida en que PODEMOS se percibe como una formación política de izquierda antes que como la formación transversal al eje de clase que pretende ser, debe existir en sus apoyos electorales un sesgo de género. Y efectivamente así sucede.

Si tomamos las respuesta a la pregunta de a quiénes votaría usted y a quién no lo haría nunca, y en una escala de once posiciones agregamos los resultados de las tres posiciones más favorables ( las posiciones 8,9 y 10, en la que el 10 significa que le votaría siempre), el resultado es como sigue:

Media Varones Mujeres
12,3 15,4 11,8

Lo que es un indicador indirecto, pero eficaz, del hecho que PODEMOS es conceptuado como un partido ubicado a la izquierda del espectro.

Como partido, PODEMOS trasmite una imagen juvenilista, en especial por la edad de sus dirigentes dotados de mayor visibilidad. Si cruzamos la respuesta a la pregunta anterior con las cohortes de edad nos aparece algo al menos parcialmente distinto de la imagen citada:

Media 18/24 25/34 35/44  45/54 55/65 +65
12,3 13,0 20,5 14,0 16,8 16.0   6,4

Si la propensión a votar PODEMOS está levemente por encima de la media en la cohorte de menor edad, dicha propensión es máxima en la que comprende la población entre los 25 y 34 años, pero obtiene la segunda posición la de los electores entre 45 y los 54 años de edad y casi la misma entre los de la cohorte superior. Parece claro que la juventud de la dirección y buena parte de los miembros no es óbice para que la propensión a votar a la formación populista es fuertemente trasversal , desde el criterio de la edad cuanto menos.

Si de la propensión pasamos al voto el barómetro nos proporciona tres indicadores: el voto directo, la simpatía y el agregado de ambos. En este supuesto los resultados son los siguientes:

Media varones mujeres
Voto directo 17,6 20,1 15,3
Simpatía 13,1 15,3 11,1
Voto+Simpatía 19,3 21,6 17,1

Como puede verse tanto el voto declarado como la simpatía y su agregado muestran el mismo sesgo de género del que se ha hecho mención, el diferencial de circa 4 puntos permanece poco menos que constante.

Más compleja es la situación desde el punto de vista de las cohortes de edad, cosa por demás nada sorprendente:

18/24 25/34 35/44 45/55 55/65 +65
Voto dir. 21,0 25,8 19,6 21,4 16,1   5,4
Simpat. 18,6 20,0 15,1 14,0 11,8   3,6
V+Sim. 24,5 27,2 21,6 23,5 18.0   5,7

Como puede verse, el voto directo tiene dos picos correspondientes a cohortes no sucesivas (25/34 y 45/55), en cambio el patrón de la simpatía es distinto: esta es inversamente proporcional a la edad, como consecuencia el agregado conserva la pauta del voto directo , si bien los picos son menos acentuados.

La primacía del varón sobre la mujer y la estructura de edades apuntan a que PODEMOS es visto por el electorado no como un partido transversal desde el punto de vista de la ubicación política (que algún portavoz del partido a definido como propia de los partidos de la casta), sino como una formación política alineada en dicho eje y alineada en una posición fuertemente “ de izquierda”, la comparación entre la ubicación que los electores dan al partido de izquierda tradicional (iU/ICV) y la que dan a PODEMOS es bien clara:

Media 18/24 25/34 35/44 45/54 55/65 +65
IU/ICV 2,67 2,78 2,66 2,70 2,79 2,84 2,33
PODEMOS 2,43 2,82 2,49 2,45 2,52 2,47 1,95

No sólo es que PODEMOS aparece ubicado por los electores a la izquierda de IU, y en una posición muy próxima a la propia de la izquierda radical, es que, además,  ese rasgo  es constante, es más hay una clara tendencia a desplazar todavía más hacia la izquierda a PODEMOS conforme ascendemos en el orden de edad. Vistas así las cosas no parece que el planteamiento de la dirección de PODEMOS como una formación que expresa el costado plebeyo de la contradicción principal entendida como la que opone a la oligarquía y su expresión política (los partidos de la casta) frente al pueblo y el partido que trata de generar la unidad popular (PODEMOS obviamente, que por eso es populista) este teniendo un fulgurante éxito de ventas.”

 

Manuel Martínez Sospedra.

Catedrático de Derecho  Constitucional UCH-CEU

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.