Rosana Belenguer, periodista del ABC: “No se me ocurre una profesión más gratificante”

Rosana Belenguer en una rueda de prensa.
Rosana Belenguer en una rueda de prensa.

 

La ex alumna de Periodismo de la Universidad CEU Cardenal Herrera Rosana Belenguer nos cuenta su trayectoria hasta su actual puesto como redactora de ABC Comunidad Valenciana.

“Recuerdo todavía la sensación de inseguridad e incertidumbre que, seguramente, invandirá a muchos estudiantes al finalizar Periodismo. Era totalmente diferente a la ilusión de primero de carrera, en 2006 (miedo me da comprobar lo rápido que pasa el tiempo), cuando por fin iba a cumplir el sueño de convertirme en algo para lo que creía que había nacido.

Poco después de comenzarla, se empezaba a escuchar la temida y repetitiva palabra que nos ha acompañado hasta ahora: crisis. Ésta afectaba a la economía y ponía más en cuestión los modelos de negocio en esta profesión, tan en entredicho actualmente. Sus consecuencias afectaron, como en el resto de sectores, a numerosos medios y compañeros.

Por aquel entonces (y aún lo seguimos siendo) éramos unos completos inexpertos y pardillos, como bien nos definía Pablo González-Pola, uno de los profesores de los que tanto aprendí a lo largo de los estudios. La cuestión económica asustaba, y mucho, por lo complicado que sería entrar en el mercado laboral al acabar.

Pero hice, junto con otros compañeros, lo mejor que podía hacer: aprovechar todas las posibilidades que ofrecía la Universidad. Empezando, por supuesto, por El Rotativo, ese periódico que se convirtió en mi segunda casa durante tantos años y que me hizo ser gran parte de lo que soy ahora. Allí recibí consejos de buenos maestros que trato de aplicar a día de hoy. Desde “sin tres fuentes como mínimo no hay una buena noticia” de Paco Núñez, “tienes que cuidar y mantener a tus contactos” de Leticia Arráez o “la firma es lo más importante que tenéis”, de Elías Durán.

Junto a El Rotativo, las prácticas voluntarias de verano fueron de las cosas más útiles que encontré. Tuve la oportunidad de pasar por Cope, Las Provincias y ABC, donde trabajo actualmente. Gracias a ellas supe a qué me tendría que enfrentar al acabar la carrera y me posibilitaron averiguar aquello que más me atraía, que era la prensa escrita.

Las clases y actividades como los congresos o las conferencias me sirvieron para aprender una teoría que considero necesaria para cualquiera que quiera convertirse en periodista. En ellas, además, pude conocer a grandes profesores y, por supuesto, a grandes compañeros que aún mantengo. No es de extrañar, por tanto, que defienda la formación universitaria como base para dedicarse a esta profesión.

Llegó el temido 5º y, con él (además de decir adiós a todo lo vivido), las últimas prácticas en empresa. Entraba en ABC, una pequeña delegación de un medio nacional que poco tenía que ver con una redacción de película debido a los numerosos despidos, pero en la que encontré el tremendo y admirable esfuerzo diario que realizaban los entonces compañeros y ahora también amigos.

Rosana en Les corts.
Rosana en Les corts.

Al llegar septiembre, se cumplió aquello de “estar en el lugar indicado en el momento preciso” que tanto nos habían puesto de ejemplo en la carrera. Tuve la oportunidad de prolongar mi estancia y, poco a poco, hacerme un hueco en el periódico, primero como colaboradora y actualmente como redactora (sí, aunque parezca mentira, el contrato llegó). Como en cualquier situación, tuve momentos más grises y otros más ilusionantes. Pero con paciencia, trabajo y una pizca de suerte se pueden lograr muchas cosas.

Si hago un repaso de todo lo conseguido sólo puedo llegar a la conclusión de que soy una privilegiada. En estos cuatro años he podido escribir todo tipo de temas, como reportajes sociales, noticias variadas de actualidad inmediata o política. He vivido por primera vez desde dentro unas elecciones autonómicas, con una campaña electoral frenética, una jornada electoral emocionante e interminable y una conformación de Gobierno dificultosa. Días largos y pesados de una gran exigencia informativa y muy interesantes desde el punto de vista periodístico con la vivencia de estar informando de cambios de ciclo político.

Aparte de elaborar la edición escrita, también trabajo en la página web de Comunidad Valenciana, donde el ritmo es mucho más rápido por el dominio de la inmediatez (sobre todo debido a las redes sociales). Estar en ambos sitios me permite tener una perspectiva de las diferencias de formato e ir aprendiendo a elaborar los contenidos dependiendo del soporte.

Tras expresar cómo ha sido mi experiencia, únicamente puedo dar algunos insignificantes consejos: ser constante; intentar marcarse unos objetivos aunque, en principio, pueden resultar inalcanzables; estar predispuesto a sacrificarse; y tratar de evolucionar cada día. No se trata de una profesión agradecida, ni para los bolsillos ni en los horarios. Pero no se me ocurre ninguna más gratificante. Hagámosla mejor entre todos”.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.