Mateo, antiguo alumno CCPP trabajando en Naciones Unidas, nos cuenta sus primeros días en Bolivia

Tal y como ya os prometimos en un post anterior sobre Mateo, antiguo alumno de Ciencias Políticas que está trabajando para Naciones Unidas, aquí tenéis un texto en el que nos narra  su experiencia durante sus primeros días en su nuevo puesto de trabajo en NNUU en Bolivia.

Esperamos que, más adelante, cuando venga de visita a Valencia, venga a contárnoslo en vivo y en directo. ¡Sigue informándonos, Mateo!

Llegué a La Paz, Bolivia, el día 24 de abril sobre las 5am (aquí son 6 horas menos que en España). Al aeropuerto de El Alto vino a recogerme un chófer de Naciones Unidas que me entregó una carta de la coordinadora de Naciones Unidas en Bolivia dándome la bienvenida y citándome en las oficinas de NNUU a las 9am. El chófer me llevó hasta un hotel situado en la zona Sur de La Paz donde pude descansar un rato para posteriormente dirigirme al edificio donde me habían citado, que estaba justo al lado.

Mateo en un mercado de Bolivia
Mateo en un mercado de Bolivia

Allí pasé todo el día: firmando el contrato, recibiendo instrucciones concretas sobre las condiciones, etc. Finalmente me entregaron los credenciales que me servirían como documento de identificación durante el tiempo de vigencia de mi contrato. Fui consciente de que las condiciones, en cuanto a protección, seguridad, beneficios y demás, para las personas que trabaja para NNUU, son increíbles.

Acreditaciones Naciones Unidas para Mateo
Acreditaciones Naciones Unidas para Mateo

Al día siguiente viajé a Sucre, lugar de mi asignación, para incorporarme a la Sub Oficina de UNICEF que se encuentra en esta ciudad. Y es que, Bolivia tiene una Constitución nueva desde el año 2009 que introdujo una fuerte descentralización en el país. En paralelo a este proceso de descentralización, y para ser más efectivos y eficientes a niveles subnacionales, UNICEF estableció una Sub Oficina en Sucre, la cual se encarga de los Departamentos (que en España serían las CCAA) de Oruro, Potosí y Chuquisaca.

En estos momentos mi trabajo de UNICEF se enmarca dentro del Plan de Acción del Programa de País 2013-2017 (firmado entre UNICEF y el Gobierno del Estado Plurinacional de Bolivia), el cual a su vez se enmarca dentro del Marco de Cooperación para el Desarrollo 2013-2017 (UNDAF por sus siglas en inglés) que establece las directrices para el trabajo conjunto entre el Gobierno Nacional y las diferentes agencias, fondos y programas del Sistema de las Naciones Unidas presentes en el País.

UNICEF, con el Plan de Acción vigente, está inmerso en un profundo cambio estructural y de enfoque de su trabajo. Si bien antiguamente la ayuda la daba facilitando una prestación directa de servicios, actualmente el trabajo va enfocado a una asistencia técnica y de abogacía a las diferentes instancias públicas para que sean estas las que se fortalezcan y puedan aplicar los mecanismos necesarios para garantizar el bienestar y los derechos de la Infancia, niñez y adolescencia (INA).

Mi rol exacto en la Sub Oficina es el de Protección y Gestión del Conocimiento (dentro del paraguas de Gestión del Conocimiento está el sector de Monitoreo y Evaluación). En el tema de Protección, y para que entendáis un poco en que se traduce en la realidad lo de asistencia técnica, participo en varias mesas de trabajo interinstitucionales (participan representantes de algunos Ministerios, el Servicio de Gestión Social, el gobierno municipal o departamental, las Fuerzas contra el crimen y la violencia así como otras instituciones sociales). Una de ellas, y en la que se pone especial empeño , es la Mesa de Justicia Penal Juvenil.

El trabajo en esta mesa va enfocado a una atención especializada a este sector poblacional, pretendiendo ahondar en medidas socioeducativas y restaurativas, que prevalezcan sobre las medidas privativas de libertad.

Existen otras mesas de trabajo en las que colaboro, entre las que destacan la Mesa de lucha contra la Trata y Tráfico de personas, o la Mesa “por nuestra niñez” de la Defensoría del Pueblo. Con esta última, he tenido la oportunidad de visitar algunos hogares y centros donde hay internados niños huérfanos, con el objetivo de realizar una verificación de las condiciones en las que se encuentran.

Día a día compruebo lo necesario que es el trabajo de apoyo técnico e interinstitucional por parte de UNICEF, pues facilita herramientas y metodologías para que los “buenos propósitos” se conviertan en resultados concretos y reales de mejora de la población. UNICEF trabaja precisamente para que estos grupos de trabajo interinstitucional tengan una continuidad y lleven su labor a cabo, alentándolos y apoyándolos, haciendo un seguimiento continuo y tratando de minimizar cualquier impacto negativo que pudiese surgir.

Poco a poco he ido familiarizándome con la metodología de trabajo que se emplea aquí, extensible a todo el sistema de NNUU, la cual es bastante compleja. Todo es muy sistemático, programático y aparentemente demasiado burocrático pero por lo que voy viendo, el trabajar de esta forma, redunda en asegurar la eficacia y la eficiencia que a la larga repercute directamente en buenos resultados tangibles y medibles.

En la Sub Oficina de Sucre solo somos 6 personas por lo que el trabajo es más intenso y hay muchas cosas por hacer. En este sentido he tenido mucha suerte pues desde el principio se me han encargado tareas importantes y se me tiene muy en cuenta, dado que entre el resto de mis colegas no hay un perfil jurídico-politológico como el mío. Estoy muy contento y aunque hay días de mucho estrés, estoy aprendiendo muchísimo y me encanta lo que hago, respondiendo directamente a mis inquietudes profesionales, en las que me veo muy capaz y muy a gusto.”

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.