Luces, ondas y…Carlos Alsina

1371

Victoria Malea relata su experiencia entrevistando a Carlos Alsina

Hacer una entrevista es siempre un reto para aquel que va a hacer de conductor. Supone formarse en un tema para poder entrevistar al invitado. Sin embargo, ¿qué ocurre si la persona a la que vas a entrevistar es un periodista acostumbrado a ocupar el puesto que, por un día, va a ser tuyo? Ante todo, sin duda, supone mucho sentimiento de respeto.

Recuerdo que hace varios meses, cuando comenzó toda esta aventura de organizar las actividades para celebrar el 30 aniversario de Periodismo y 25 de Comunicación Audiovisual nos hizo mucha ilusión. En concreto, la actividad de las entrevistas en formato crossmedia, es decir, que se transmiten no solo en radio sino también a través de Youtube (con todo lo que una realización de un programa de televisión conlleva) y de las redes sociales.

Fueron muchos los candidatos que se propusieron y, al final, fue Carlos Alsina la persona invitada que dio comienzo a esta actividad. Cuando Jordi, el profesor y Director del Departamento de Comunicación e Información Periodística, nos habló de este invitado, evidentemente, a todos nos hizo mucha ilusión. Es un reconocido periodista al que seguimos y del que podemos aprender mucho.

Entrevistar a Carlos Alsina suponía un gran reto.
Entrevistar a Carlos Alsina suponía un gran reto.

Sin embargo, por este mismo motivo, cuando supe que iba a ser yo la que iba a presentar el programa entendí que iba a tener un reto con el que no contaba: cualquier error que yo tuviese en la presentación no iba a poder esconderlo, él lo iba a identificar al momento, es su día a día y su trabajo en el que se desenvuelve fenomenal.

Algunos días antes de la grabación nos reunimos Rafa López, Nahuel Miranda (dos alumnos de tercero de Periodismo) y yo para preparar el guion. Ellos eran los encargados de estar en la mesa como colaboradores mientras yo iba a ocupar el papel de presentadora. Nos estuvimos documentando sobre la vida del invitado, su día a día, su trabajo… y decidimos hacer un guion abierto marcado por bloques temáticos.

Rafa López y Nahuel Miranda estaban en la mesa como colaboradores.
Rafa López y Nahuel Miranda estaban en la mesa como colaboradores.

Una vez realizado, pasamos el guion a las personas encargadas de buscar imágenes para tapar la entrevista y a todo el equipo de audiovisuales para que pudiese organizar todo el material técnico. Lo sé, es una actividad que parece simple pero hay mucho trabajo y mucha gente detrás, aunque en escena solo aparecemos tres personas y el invitado.

“Me di cuenta de que necesito una renovación de armario”

Y llegó el día de la entrevista. Primer problema: la presentadora no podía llevar ropa blanca, negra ni con brillos. En este momento me di cuenta de que necesito una renovación de armario, me costó mucho encontrar entre toda mi ropa algo que fuese “mono” y que no fuese de ninguno de los colores prohibidos por tema de color en la imagen. A continuación, con el vestuario ya decidido, quedamos todos los que estábamos participando en la actividad en la redacción de El Rotativo (periódico de la universidad) para acabar de retocar el guion.

Tras esto, nos reunimos ya los estudiantes de Periodismo con los de Comunicación Audiovisual para últimas advertencias y hacer un ensayo previo antes de que llegase el invitado. Momento muy entretenido en el que el profesor Pepe Solves se metió en el papel de Carlos Alsina. Debo reconocer que no estaba nerviosa pero, sin duda, este momento nos benefició a Rafa a Nahuel y a mí porque si había algún atisbo de nerviosismo con las risas en el estudio de radio desaparecieron y cuando llegó el invitado solo quedaban las ganas de empezar.

El despliegue técnico exigió la colaboración de muchos compañeros.
El despliegue técnico exigió la colaboración de muchos compañeros.

Cuando llegó Carlos Alsina nos llamó la atención la cercanía con la que nos trató, al fin y al cabo impone entrevistar a alguien que lleva muchos años trabajando en eso a lo que tú te quieres dedicar. Sin embargo, nos hizo sentirnos muy cómodos.

La entrevista fue bien, siempre hay algo que puede fallar, sin embargo, el gran equipo técnico lo solucionó enseguida. Por ejemplo, en el momento de la presentación, en el que yo debía dirigirme a la cámara (recordamos que es un programa de radio y tele a la vez por lo que leer no es tan fácil y los gestos deben de disimularse) yo me oía con unos segundos de retraso a través de los cascos, por suerte, fue solo un minutillo.

“¡Podríamos habernos quedado horas charlando con Carlos Alsina!”

La entrevista fue bien, la conversación fue fluida y entretenida aunque, debo reconocer, que eso de que el tiempo sea limitado no juega a nuestro favor. ¡Podríamos habernos quedado horas charlando con Carlos Alsina! Sin embargo, tuvimos que renunciar a algunos temas por cuestión de tiempo. Un factor que me llamó la atención y del que también puedo decir que aprendí es que: mientras que en la radio el tiempo está fijado pero el presentador puede controlar el cómo se distribuyen los minutos, en este caso no fue así.

Yo no podía decidir invertir más tiempo en un bloque y renunciar a otro porque el equipo técnico encargado de la realización tenía una escaleta marcada y no había forma de avisarles si, así de repente, yo decidía cambiar. Pero, pese a todo, el resultado fue muy positivo y, sin duda, una gran experiencia para todos los que participamos, tanto público, como los que estábamos en la mesa o todo ese gran equipo que estaba trabajando con cámaras, sonido…

Gracias a todo el equipo que hizo posible la entrevista a Carlos Alsina.
Gracias a todo el equipo que hizo posible la entrevista a Carlos Alsina.

Debo reconocer que tuve suerte con mis compañeros de mesa, hicimos un buen equipo y entre los tres fue mucho más fácil realizar esta entrevista en la que los nervios desaparecieron y solo quedaron un grupo de alumnos disfrutado de esta actividad.

Ya para terminar, que si no me enrollo y podría seguir escribiendo sin parar, creo que estas actividades son muy positivas para nosotros los alumnos. ¡Podemos decir que hemos entrevistado a Carlos Alsina y que lo hemos superado con éxito! Al final, esta experiencia nos ha hecho no solo aprender de lo que el entrevistado nos contaba, que era muy interesante, sino también de la situación, de entrevistar a alguien importante para nosotros  de forma profesional y con una gran sonrisa marcada siempre en la cara por la experiencia compartida.

¡Gracias Carlos, por aceptar nuestra invitación! ¡Y gracias, equipo! Fue un trabajo genial.

Texto: Victoria Malea Ochoa

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.