“Pole” en la carrera transamazónica

Libros
Fuente: morguefile

Amazon nace como una pequeña librería virtual y, en tan sólo 15 años pasa a multiplicar por dieciséis su cartera de productos. ¿Quién iba a decir allá por los 90 que la tienda que más iba a facturar no dispondría de ningún local?

Amazon revoluciona la interacción empresa-cliente. Sin ningún vendedor logra personalizarte completamente la compra. Sin ningún local de venta logra una gama de productos ilimitada.

El tiempo es oro, y ellos lo saben. ¿Por qué crear algo limitado en el espacio-tiempo si se puede hacer todo lo contrario?

Ese producto que viste en aquella tienda de esa gran capital -y claro, en tu pequeña ciudad no lo encuentras- ahora está en la pantalla de tu teléfono, y en tan sólo 15 minutos podría estar en tu casa.

¿De verdad nos importa tanto lo que piensen los demás? Amazon nos dice que sí, pudiendo así leer y comparar infinitas opiniones.

¿Por qué todo había sido tan difícil anteriormente si lo único que había que hacer era preguntarle al cliente lo que necesitaba?

El otro día entré, directamente a comprarme “El extranjero” de Camus, y con una sencilla frase como “los clientes que compraron este producto también compraron” consiguieron relacionarme el álter ego de Camus –Meursault- con la filosofía existencialista de Sartre. No iban tan mal encaminados, ¿eh?

Aún cuando te sientes tan alejado de la existencia como este personaje, Amazon tiene una ruta de envío expresamente para ti;  a Camus en formato físico –libro-, virtual  –ebook- o la moleskine para que empieces a imitarlo.

Lo que sea, donde sea y cuando sea.

 

Francisco Tomas Garcia Berna
Alumno del Grado en Marketing (Elche)

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.