Día Internacional de la Mujer y situación de la Justicia en España: una mirada en femenino.

Viendo cómo nos golpea la realidad a diario con datos sobre la discriminación y la violencia sobre las mujeres en el mundo, la facultad de Derecho, Empresa y Ciencias Políticas de la Universidad CEU Cardenal Herrera organizó ayer en el Palacio de Colomina una mesa redonda donde intervinieron:

  • Hble. Sra. Dña. Gabriela Bravo Sanestanislao, Consellera de Justicia, Administración Pública, Reformas Democráticas y Libertades Públicas de la Generalitat Valenciana.
  • Excma. Sra. Dña. Pilar de la Oliva, Presidenta del Tribunal Superior de Justicia  de la Comunidad Valenciana.
  • Excma. Sra. Dña. Victoria Ortega Benito, Presidenta del Consejo General de la Abogacía Española.
  • Moderando: Excma. Sra. Dña Rosa Visiedo Claverol, Rectora de la Universidad CEU Cardenal Herrera.
Interventoras de la conferencia.
Las ponentes en la mesa redonda.

Ayer, día 8 de marzo, conmemoramos el Día Internacional de la Mujer, y qué mejor manera de hacerlo que ofreciendo estas visiones femeninas sobre la situación que viven las mujeres en general en nuestro país.

La igualdad entre mujeres y hombres es un principio jurídico universal, reconocido en numerosos textos internacionales. La Unión Europea, desde la entrada en vigor del Tratado de Ámsterdam, impulsó la eliminación activa de desigualdades, un objetivo de obligatoria integración tanto en las políticas de la propia Unión Europea, como en la de todos sus estados miembros. El artículo 14 de la Constitución Española también proclama este principio. Sin embargo, y aunque el progreso ha ayudado a la integración de las mujeres muchos ámbitos, no podemos afirmar que la discriminación sobre ellas haya dejado de existir.

Particularmente, en el ámbito de la justicia, el Consejo General del Poder Judicial tiene publicada en su página web estadística específica de igualdad de género en la carrera judicial, cuyos últimos datos completos son del año 2008. La Primera interventora, Dña Pilar de la Oliva, quiso destacar algunos datos:

  • En el año 2008, ingresaron en la carrera judicial 176 hombres, y 352 mujeres. Más del doble.
  • Las situaciones de ingreso nos alejan de las que se viven en el mundo laboral. Cobramos un 24% menos de salario que los hombres realizando las mismas funciones.
  • ¿Cuántas Licencias sobre cuidado de hijos que se computan?: 2% solicitadas por hombres, 98% solicitadas por mujeres.
  • ¿Cuál es la partipación en actividades de relaciones internacionales que implican estancias en el extranjero? Según los últimos datos del consejo, la piden un 74% de hombres frente a un 16% de mujeres.
  • Según datos del Ministerio de Educación, las mujeres suponen casi el 55% del alumnado de la Universidad pública. Sin embargo, tras terminar los estudios la pirámide empieza a invertirse. El profesorado se compone de un 60% de hombres frente a un 40% de mujeres; las Cátedras, un 80% de hombres frente a un 20% de mujeres. Una sola rectora entre las 50 Universidades públicas Españolas.

Dña. Pilar de la Oliva: “Seguramente, la carrera judicial posee mecanismos de acceso en iguales condiciones, pero la sociedad no favorece el ingreso a los puestos de trabajo. Habrá que superar situaciones que no tienen que ver con la justicia, sino con la sociedad que entre todos formamos, y que no ha superado el tradicional reparto de papeles de hombres y mujeres en el ámbito familiar. Creo que una parte de los avances de la concepción sobre la violencia de la mujer como una cuestión de Estado, han sido por la incorporación de las mujeres, influyendo en una mayor capacidad para entender universos antes ocultos dentro de lo familiar”

La segunda interventora, Dña Victoria Ortega Benito, hizo algunos comentarios sobre la Ley 3/2007 de 22 de marzo, para la igualdad efectiva de mujeres y hombres, y nos invita a la reflexión; ¿hasta qué punto lo ha logrado?

Todas las interventoras coinciden. Las medidas de conciliación tanto en las empresas privadas como en la administración pública no han sido buenas. Contribuyen a la desigualdad en sociedad, que todavía asume que la mujer es la responsable del cuidado de los padres y de los hijos.

Cabe añadir que las mujeres siguen recibiendo una menor retribución en sus puestos de trabajo, menos prestigio, estabilidad y protección profesional; hechos que convierten nuestra sociedad en desigual e injusta. Con tantos obstáculos, es muy complicado alcanzar el éxito.

Dña Victoria Ortega Benito: “Las mujeres debemos ocupar puestos de responsabilidad para poder influir en la sociedad y cambiar la mirada sobre nosotras mismas y sobre el mundo, que hoy es mayoritariamente masculino”

La tercera interventora, Dña. Gabriela Bravo Sanestanislao hizo hincapié en la importancia de la educación:

“La ley es clara, pero a veces los valores no se transmiten. Los datos ponen de manifiesto que por ejemplo, entre los jóvenes son crecientes las situaciones de violencia. Precisamente entre ellos, que reproducen modelos. Hemos de actualizar las herramientas, no podemos seguir operando con las del siglo diecinueve; y una de las más poderosas es la de la educación. A veces, ni siquiera somos capaces de empatizar con las víctimas”

Al terminar sus intervenciones, Dña. Rosa Visiedo hizo una síntesis. El éxito de alcanzar la igualdad corresponde a toda la sociedad, y los derechos no basta con conquistarlos, hay que defenderlos siempre. La aportación de la mujer ha permitido visualizar los déficit estructurales de la justicia, y es el papel de la mujer liderar el proceso de cambio.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.