Estudiantes de la Universidad CEU Cardenal Herrera, premiados en el X Concurso Aula Cerámica Hispalyt

Se presentaron 80 proyectos con un gran nivel y una alta valoración por parte de los miembros del Jurado.

El 12 de junio tuvo lugar el Fallo del X Concurso del Aula Universitaria Cerámica Hispalyt, en su categoría de cubiertas inclinadas, promovido por Hispalyt (Asociación Española de Fabricantes de Ladrillos y Tejas de Arcilla Cocida).

Inma Soler Tomás, Carlos Pueyo Vicente, y José Manuel Carbonell Gaspar, alumnos de Arquitectura en la Escuela Superior de Enseñanzas Técnicas de la Universidad CEU Cardenal Herrera, fueron premiados con segunda mención ante 80 proyectos presentados por grupos de alumnos de Escuelas de Arquitectura y arquitectos recién titulados, proyectos con un gran nivel y una alta valoración por parte de los miembros del Jurado.

El Jurado estuvo compuesto por arquitectos de reconocido prestigio, como José Ignacio Linazasoro, Julio Grijalba, José Antonio Martínez Lapeña, Manuel Portaceli, Juan Luis Trillo y Enrique Sanz, además de por Carlos Hernández, en representación del presidente de la Sección de Tejas de Hispalyt, promotora de este Concurso. El Jurado valoró en el proyecto de Inma Soler, Carlos Pueyo y José Manuel Gaspar, por encima del resto de decisiones, “la organización en planta de la propuesta, que además de ajustarse al trazado del baluarte tiene en cuenta las preexistencias de los edificios de cierta altura de la Isla”.

Mostramos a continuación una breve reseña del proyecto presentado por nuestros alumnos:

Hotel en Tabarca

“El lugar dicta el proyecto” (Rafael Moneo)

El concepto del proyecto formaría parte de una intervención donde culminaría el recorrido de la antigua muralla, uniendo los baluartes al norte y colmatando el paseo de la isla a través de la muralla con otra plaza similar de la que emerge el tercer hito, nuestra torre, acceso de nuestro programa: el hotel. La huella de las estancias de los pescadores en la muralla nos dictó las normas para ordenar el proyecto, convirtiéndolo en un inicio y final de la muralla de los tiempos.

CP1008_01La huella del castillo que no se construyó en el baluarte sur de la Isla de Tabarca es el origen de una camino vertical en dos sentidos: hacia lo celeste, lo etéreo; y hacia la tierra, lo másico.

CP1008_02

Habitar los dos elementos de la propuesta: uno horizontal, basamento del baluarte que será vaciado. Hasta hace poco ha sido resguardo de los aperos de los pescadores, ahora transformado en un pequeño hotel con luz blanca, la que capta desde el interior la alta columna blanca. Y con luz roja, que se cuela en las habitaciones por el cielo rojo del atardecer. El elemento vertical es una torre que abraza otra torre, la escala y la desciende.

Ubicar a poniente las habitaciones y a levante, el restaurante.

CP1008_03

Contemplar desde cotas distintas, y ser contemplado desde todos los puntos posibles.
El mar, cada segundo y en cada paseo: tiempo y espacio.

Circular perimetralmente por el interior y obtener miradas. Todas las miradas al mar.

Caminar a la playa desde la cafetería.

CP1008_04

Construir la torre como un volumen que vuelca su programa en el subsuelo creando un vacío. Se reinterpreta la fachada con una hoja interior de ladrillo y acabado encalado que se materializa en una piel perforada y una hoja exterior esponjada de ladrillo visto que en su deconstrución configura la escalera.

CP1008_05

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.