Día Mundial del Cerebro

Hoy, 22 de julio, se celebra el Día Mundial del Cerebro o World Brain Day. Este evento surge en 2014 a partir de una iniciativa tomada por la Federación Mundial de Neurología, en inglés, World Federation of Neurology (WFN), teniendo como finalidad aproximar a la población a un mayor conocimiento sobre qué es el cerebro, cuáles son las principales patologías que lo afectan y difundir hábitos saludables para una mejor salud cerebral.

El cerebro presenta un aspecto similar al de una nuez.

Cada año se elige una patología que afecta al cerebro y se divulga información sobre la misma. Así, este año la Esclerosis Múltiple es la protagonista. Como veremos más adelante, esta es una enfermedad neurodegenerativa que es diagnosticada cada 5 minutos en el mundo, produciendo discapacidad física o deterioro cognitivo en la mayoría de los casos.

Pero.. empecemos por el principio:

¿Qué es el cerebro?

El cerebro es, si no el que más, uno de los órganos más complejos que presenta el cuerpo humano. Ubicado dentro del cráneo, es el órgano principal del Sistema Nervioso Central, junto a la médula espinal. Así, si bien presenta una apariencia similar al de una nuez, su tamaño es mucho superior, representando el 2% del peso de nuestro cuerpo, y consumiendo, aproximadamente, el 20% de la energía que obtenemos.

¿Cuáles son las principales funciones del cerebro?

En cuanto a las principales funciones de este órgano, podríamos decir que estas son todas las que podamos pensar a priori: El cerebro es el centro de procesamiento de toda la información que recibimos del medio externo y de la que emitimos a nivel interno.

Como podréis imaginar, tal cantidad de información necesita ser tratada y clasificada de manera ordenada. Por ello, cada una de las partes del cerebro se encargará de un tipo de funciones concretas, resultando el conjunto del trabajo todas aquellas sensaciones, estímulos y pensamientos que percibimos en nuestro día a día.

Principales partes del cerebro

Siguiendo con el símil de la nuez, podemos dividir el cerebro en dos mitades, apreciando así el hemisferio derecho y el izquierdo. Ambos están conectados entre sí por el cuerpo calloso, encargado de trasmitir información entre ambos, siendo por lo general el hemisferio izquierdo el encargado de procesar el lenguaje, la comprensión y la aritmética, y el derecho el de la creatividad, la capacidad espacial, artística y musical. Del mismo modo, el hemisferio izquierdo será el encargado de controlar la parte derecha del cuerpo y viceversa. De este modo hay un constante y complejo intercambio de información entre ambos.

Además, cada hemisferio está especializado en un tipo de funciones. El lóbulo frontal es el encargado de la personalidad, el comportamiento, y las emociones, así como del juicio, la planificación, resolución de problemas, movimientos motores, inteligencia, concentración o lenguaje. Los lóbulos parietales, por su parte, son los encargados de interpretar la percepción y visión, el lenguaje, la escucha, las sensaciones y la memoria, mientras que los lóbulos temporales interpretan el lenguaje, la memoria y la escucha, secuenciándola y organizándola. Por último, el lóbulo occipital es el encargado de interpretar la información visual.

El lóbulo frontal es el encargado de la personalidad, el comportamiento, y las emociones, así como del juicio, la planificación, resolución de problemas, movimientos motores, inteligencia, concentración o lenguaje. Los lóbulos parietales, por su parte, son los encargados de interpretar la percepción y visión, el lenguaje, la escucha, las sensaciones y la memoria, mientras que los lóbulos temporales interpretan el lenguaje, la memoria y la escucha, secuenciándola y organizándola. Por último, el lóbulo occipital es el encargado de interpretar la información visual.

Cabe destacar que, recubriendo todo el cerebro destaca la corteza cerebral. De superficie extensa, cuenta con numerosos pliegues que facilitan un mayor y más eficiente intercambio de información entre las diferentes partes del cerebro.

¿Cuáles son las principales patologías que le afectan?

Desafortunadamente, son muchas las patologías que pueden afectar a nuestro cerebro, siendo la principal causa de discapacidad en la actualidad. Entre ellas, destacan:

Accidente cerebrovascular

Se produce por la muerte de células cerebrales, debido a la falta de nutrientes y oxígeno originada por la ausencia de flujo sanguíneo a una parte del cerebro. Así, el origen puede ser isquémico, si el desencadenante es un coágulo sanguíneo, o hemorrágico, si se produce por la rotura de vasos sanguíneos.

Epilepsia

Se trata de un trastorno neurológico cuyo principal síntoma son las crisis convulsivas, que pueden llegar a la pérdida de la consciencia.

Depresión

Este es un trastorno que, del mismo modo en que es patología, puede resultar factor de riesgo para otras enfermedades neurológicas. Así, la depresión es una patología en la que priman los sentimientos de tristeza, irritabilidad, culpabilidad, desinterés o insomnio, entre otros durante un periodo prolongado de tiempo.

Tumores cerebrales

Se trata de una multiplicación anómala de células, en este caso en el cerebro. Las causas pueden ser múltiples, al igual que los síntomas, que se pueden confundir con otras patologías, por lo que es muy importante acudir a un especialista si se sospechan cambios en la personalidad o el comportamiento, así como náuseas, vómitos o dolores de cabeza poco frecuentes con anterioridad que aparecen de manera persistente.

Patologías que afectan al cerebro
Demencia

Las causas pueden ser múltiples, siendo la más común la Enfermedad de Alzheimer. Este tipo de patologías suelen presentar una clínica previa, que comienza con la manifestación de cierto deterioro cognitivo y que, eventualmente, termina agravándose.

Migraña

Es una de las principales causas de discapacidad en todas las edades. La migraña, se trata de un dolor de cabeza persistente y pulsátil, en la mayoría de ocasiones. Puede cursar con otras manifestaciones, tales como las náuseas, vómitos o la sensibilidad a la luz.

Trastorno del sueño

Se trata de una alteración anómala del sueño, que puede presentarse de maneras variadas, siendo algunas de las más comunes el insmonio, la hipersomnia, la parasomnia, o la apnea del sueño.

Esclerosis Múltiple

Protagonista del Día Mundial del Cerebro 2021, la Esclerosis Múltiple es una enfermedad desmielinizante autoinmune que puede afectar al cerebro y a la médula espinal. Se produce como consecuencia de la desmielinización de los nervios, que se traduce en una disminución en la transmisión de los impulsos nerviosos y que termina siendo discapacitante.

Hábitos saludables para el cerebro

Si bien hemos visto algunos de los trastornos más comunes que pueden afectar a nuestro cerebro, introducir hábitos saludables puede ser un aspecto clave para disminuir el riesgo a padecerlos.

Por ello, en el blog de hoy nos gustaría destacar:

Cómo cuidar nuestro cerebro
Alimentación

Es muy importante priorizar una dieta equilibrada, destacando la Dieta Mediterránea en este caso, e introducir de alimentos de todo tipo, siendo los antiinflamatorios y los antioxidantes los protagonistas de post anteriores. Del mismo modo, se recomienda huir de dietas con exceso de grasa y de sal.

Factor vascular

La presencia de patologías tales como la diabetes mellitus, la hipercolesterolemia o la hipertesión arterial han demostrado ser un factor de riesgo importante para las enfermedades neurodegenerativas. Por ello, tratar de prevenirlas o controlarlas, cuando aparecen, es de vital importancia.

Stop hábitos tóxicos

Huir del consumo de tabaco y alcohol está más que sabido. No obstante, es muy importante eliminar estos hábitos y reemplazarlos por otros que nos pueden aportar innumerables beneficios, como es el caso del ejercicio y del sueño de calidad.

Interacción social

Si algo nos ha enseñado la presente pandemia es la importancia de la interacción social, con medidas de seguridad, por supuesto. Relacionarnos nos estimula a nivel cognitivo, obligándonos a pensar y razonar sin que nos demos cuenta.

Estimulación cognitiva

Al igual que el punto anterior, la estimulación cognitiva es vital para nuestro cerebro, haciendo que se fortalezca y cree conexiones nuevas. Ejemplo de ello es aprender un nuevo idioma o a tocar un instrumento, aunque se puede comenzar por elementos más sencillos, tales como jugar al ajedrez o realizar algún sudoku.

Control del estrés, la ansiedad y la depresión

Como ya hemos visto, estos parámetros pueden ser importantes factores de riesgo, por lo que aprender a controlarlos es vital. Seguir los puntos anteriores puede ser de ayuda, aunque acudir a un profesional puede ser una opción si se requiere.

¿Quieres saber más sobre hábitos saludables para tu cerebro, o cómo prevenir el deterioro cognitivo?

¡Síguenos!

Artículo escrito por Gemma García Lluch, doctoranda en CEINDO y Miembro de la Cátedra DeCo

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here