Deterioro cognitivo y demencia. ¿Qué es y cuáles son sus tipos?

Cada 3 segundos se detecta un nuevo caso de demencia en el mundo, y dos de cada tres de estos casos están causados por la enfermedad de Alzheimer. Por ello, en el blog de hoy analizamos qué es el deterioro cognitivo (DC) y qué es la demencia, así como las principales diferencias entre ambos.

Definición de deterioro cognitivo:

Definimos el DC como el declive de la función cognitiva a diferentes niveles, afectando principalmente al aprendizaje, a la memoria, al pensamiento y al lenguaje, de manera mayor a la esperada con un envejecimiento normal.

Definición de demencia:

La demencia es un síndrome clínico en el que se van perdiendo facultades cognitivas de forma progresiva, por lo que el paciente acaba disminuyendo su independencia y/o autonomía. Esta patología se caracteriza por una reducción general y notoria de la memoria, acompañada por alguno de los siguientes criterios:

  • Apraxia: Incapacidad de llevar a cabo tareas o movimientos, pese a que se entienda la orden o se tenga la intención de realizarlo. Un ejemplo sería la dificultad para realizar actividades cotidianas.
  • Agnosia: Trastorno mediante el cual el paciente no es capaz de identificar correctamente objetos.
  • Afasia: Dificultad de comunicación que puede afectar a la expresión y comprensión.

Diferencias entre deterioro cognitivo y demencia:

La principal diferencia entre DC y la demencia, es que el primero no tiene porqué ser necesariamente evidente en la vida social u ocupacional del sujeto, siendo predecesor de la demencia en un 50% o más de los casos. Del mismo modo, se entiende como deterioro cognitivo cualquier disminución de las capacidades cognitivas por parte del paciente que no reúna los criterios empleados para la definición de demencia. Por ello, es común que en el deterioro cognitivo también se vea alterada la personalidad y el comportamiento del paciente.

Etapas de la deterioro cognitivo y evolución a demencia

Los procesos que generan el DC suelen ser lentos, transcurriendo entre 10 y 20 años desde el inicio de los mecanismos fisiopatológicos hasta la aparición de los primeros síntomas. A grandes rasgos, podemos distinguir cinco etapas de deterioro cognitivo:

  • Fase presintomática: En esta primera fase el paciente no presenta signos ni síntomas de deterioro cognitivo. Es decir, tiene una vida cognitivamente normal.
  • Deterioro cognitivo leve: Etapa en la cuál los primeros indicios, tales como olvidos frecuentes, comienzan a aparecer. Dichos síntomas pueden atribuirse también a la edad u a otros factores, como la depresión o el estrés, por lo que la sospecha de la patología puede ser dudosa para el paciente y familiares.
  • Demencia leve: Fase en la cuál el paciente sigue siendo autónomo pero la patología comienza a interferir en su vida diaria, conllevando una mayor dificultad para realizar tareas o problemas de planificación y lenguaje.
  • Demencia moderada: En esta etapa los signos y síntomas adquieren mayor grado, siendo el paciente relativamente dependiente. Los cambios de humor y la frustración pueden aparecer con mayor frecuencia en esta etapa. Por otro lado, también puede darse desorientación, confusió y otros síntomas.
  • Demencia severa: Pérdida final de la capacidad de relacionarse con el entorno exterior debido al empeoramiento en mayor grado de las funciones cognitivas. En esta etapa el paciente es totalmente dependiente.
La demencia tiene 5 etapas diferentes: la fase presintomática, el deterioro cognitivo leve, la demencia leve, la demencia moderad y la demencia severa
Fases de la demencia: Evolución de la fase preclínica a la demencia severa.
El DC no suele interferir en las actividades en la vida cotidiana de las personas. Sin embargo, la demencia produce una incapacidad o dificultad de realizar actividades cotidianas.

Epidemiología

Los estudios demuestran que cada vez hay mayor población con enfermedades crónicas. Las personas que presentan DCL tienen un riesgo mayor de desarrollar demencia.

Alrededor de 50 millones de personas en el mundo padecen demencia, y cada año aparecen 10 millones de nuevos casos. Se espera que alcance los 152 millones en 2050.

Etiología del deterioro cognitivo y demencia

No existe una única causa específica del DC. Actualmente, la evidencia dice que, en la mayoría de los casos, el DC se desarrolla siempre a partir de cambios cerebrales, siendo los siguientes los más comunes:

  • Encogimiento del hipocampo, zona del cerebro muy importante para la memoria.
  • Dilatación de los espacios llenos de líquidos del cerebro (los ventrículos).
  • Uso reducido de glucosa, ya que el azúcar es la principal fuente de energía para las células del cerebro.

Respecto a la demencia, algunas de las principales causas son las siguientes:

  • Enfermedad de Alzheimer: Pérdida progresiva de las facultades cognitivas acompañada de problemas de memoria a corto plazo, hasta llegar a los estadios tardíos en los que se alcanza la discapacidad. La enfermedad de Alzheimer es responsable de entre el 60% y 80% del total de casos de demencias. La causa de la que se sospecha actualmente es la acumulación de péptidos beta-amiloide que, al unirse, forman placas y enredos neurofibrilares en diferentes áreas del cerebro. 
  • Demencia vascular: El inicio puede ser tanto repentino como gradual, aunque generalmente está relacionado con accidentes cerebrovasculares, tales como traumatismos o ictus. Otros factores de riesgo son las enfermedades arteriales como la hipertensión, diabetes o afecciones coronarias. En las primeras etapas de esta enfermedad, se sufre una pérdida de memoria.
  • Demencia de cuerpos de Lewy: Como vemos, este es otro tipo de demencia. Está caracterizada con fluctuaciones del estado cognitivo asociadas con la enfermedad de Parkinson. En los estadios tempranos, se encuentra un pobre estado funcional al igual que alucinaciones, presentando problemas para reconocer formas y figuras.
  • Demencia frontotemporal: En este tipo de demencia, la desinhibición del paciente marca el progreso de la enfermedad, ya que los cambios de personalidad resultan muy numerosos. De igual forma nos encontramos con problemas conductuales, ya que se vuelven especialmente agresivos, apáticos y nerviosos a medida que la pérdida de memoria se acentúa.

Edad de aparición del deterioro cognitivo

No existe una edad determinada de aparición de deterioro cognitivo, si bien es cierto que puede llegar a ser más frecuente a partir de los 60 años de edad. No obstante, ello variará en función de la causa de deterioro cognitivo y del paciente. Consultar a un profesional sanitario ante la presencia de algún indicio es por ello de vital importancia.

Síntomas más frecuentes de deterioro cognitivo

El envejecimiento del cerebro puede provocar una pérdida progresiva de la memoria. Los problemas cognitivos pueden ir más allá de esta pérdida de memoria y pueden aparecer otros síntomas que podrían indicar un DC.

Los síntomas más frecuentes en las personas que padecen DC son los siguientes:

  • Pérdida de memoria.
  • Queja subjetiva de memoria.
  • Olvidos frecuentes, olvidos de eventos, de nombres de personas o de citas importantes.
  • Pérdida del hilo de una conversación o de un pensamiento.
  • Problemas en el uso del lenguaje.
  • Cuesta más tomar decisiones.
  • Problemas para orientarse en entornos familiares.
  • Cambios de comportamiento: Más impulsividad o cada vez menos juicio.

La familia y amigos notan estos cambios. Siendo la queja de memoria, el síntoma más importante y detonante de todos los anteriormente nombrados.

Diagnóstico de deterioro cognitivo y demencia:

El diagnóstico se complementa mediante la realización de test neuropsiológicos y de pruebas de neuroimagen, además del estudio de biomarcadores si se considera necesario.

Recuerde que si sospecha que tiene DC, debe consultar a su médico de atención primaria o al especialista. Estos le realizarán una serie de evaluaciones para determinar si es así o no, comenzando por una evaluación neuropsicológica.

No obstante, puede ocurrir que este diagnóstico se retrase, ya que existe mucho desconocimiento sobre los síntomas, los factores de riesgo y aspectos relacionados. Por ello, iniciativas como la de la Cátedra DeCo pretenden facilitar la detección precoz mediante el cribado desde la farmacia comunitaria para favorecer el abordaje de este tipo de pacientes lo más pronto posible.

¿Cómo se siente una persona con Alzheimer?

Junto con la dificultad para pensar o concentrarse, el Alzheimer puede causar irritabilidad, cambios de humor y ataques de ira, ansiedad y/o miedo. El afectado puede empezar a estar confuso incluso acerca de quien es él. 

Tratamiento de la demencia

Los pacientes con demencia pueden mostrarse en ocasiones algo irritados, debido a su enfermedad. Por ello, es muy importante apoyarles y acompañarles durante todo el proceso, así como empatizar con ellos.

Si bien la Food and Drug Administration (FDA) ha aprobado recientemente el anticuerpo monoclonal Aducanumab, la European Medicines Agency (EMA) parece no estar de acuerdo con dicha decisión, por lo que futuros estudios deberán seguir realizándose.

Así, en la actualidad no existe ningún tratamiento efectivo contra la demencia, siendo los actuales fármacos aprobados efectivos a nivel sintomático. Entre ellos, destacan los inhibidores de la colinesterasa y los antagonistas de los receptores de NMDA. Ejemplo de los primeros son el donepezilo, la rivastigmina y la galantamina, mientras que entre los segundos destaca la memantina.

El mecanismo de acción de los inhibidores de la acetilcolinesterasa es mediante la inhibición de la enzima responsable de la degradación de la acetilcolina, la acetilcolinesterasa. Ello conlleva un aumento de la concentración de acetilcolina y, por ende, de la transmisión del impulso nervioso.

Respecto al mecanismo de acción de la memantina, este actúa como antagonista débil de los receptores de NMDA, de manera que previene la sobreactivación de la vía glutaminérgica, relacionada con la neurotoxicidad característica de la Enfermedad de Alzheimer. Así, la memantina está indicada para pacientes con demencia moderada o severea, en combinación o no con los inibidores de la colinesterasa.

De este modo, estudios cuya finalidad sea comprender mejor la patología y encontrar tratamientos capaces de mejorar los síntomas, prevenir o retrasar la progresión de la demencia son de vital interés en la actualidad.

¿Cómo tratar a las personas mayores con demencia senil?

La demencia es una patología complicada para pacientes y cuidadores, por lo que algunos de los consejos para tratar con este tipo de pacientes son los siguientes:

  • Habla claro y despacio, de manera positiva y respetuosa. 
  • Habla en un lugar tranquilo y sin distracciones. 
  • Dale el tiempo que necesita para expresarse. 
  • Repite los nombres de personas y cosas en lugar de usar los pronombres «él» o «ella». 
  • Ayudar a la persona a permanecer calmada y orientada. 
  • No contradecir lo que dice. 

Esperanza de vida de un paciente con demencia

Pese a que esta pueda ser una de las preguntas del millón, no se puede afirmar a ciencia cierta la respuesta de la misma. La esperanza de vida del paciente dependerá de diversos factores, como lo avanzado que esté el DC cuando se detecte, la causa del mismo y los factores cartacterísticos del mismo paciente.

¿Qué podemos hacer al respecto?

A pesar de los numerosos esfuerzos en investigación, en la actualidad no disponemos de ningún tratamiento que resuelva la demencia, por lo que te invitamos a leer nuestro post sobre envejecimiento saludable para conocer hábitos que podemos adoptar en nuestro día a día.

¡Nunca es demasiado pronto!

Articulo realizado por:

Javier Valero, Amira Tellas (Alumnos Internos de Farmacología Farmacia UCH CEU) y Gemma García (Doctoranda en CEINDO y miembro de la Cátedra DeCo)

Bibliografía:

  • Síntomas y causas – Mayo Clinic [Internet]. Mayoclinic.org. [citado el 25 de mayo de 2021]. Disponible en: https://www.mayoclinic.org/es-es/diseases- conditions/mild-cognitive-impairment/symptoms-causes/syc-20354578?p=1Boccardi V, Murasecco I, Mecocci P. Diabetes drugs in the fight against Alzheimer’s disease. Ageing Res Rev. 2019 Sep;54:100936
  • Coca A, Monteagudo E, Doménech M, Camafort M, Sierra C. Can the Treatment of Hypertension in the Middle-Aged Prevent Dementia in the Elderly? High Blood Press Cardiovasc Prev. 2016 Jun;23(2):97–104.
  • Falkenstein M, Karthaus M, Brüne-Cohrs U. Age-related diseases and driving safety. Geriatrics (Basel). 2020;5(4):80.
  • Delgado-Saborit JM, Guercio V, Gowers AM, Shaddick G, Fox NC, Love S. A critical review of the epidemiological evidence of effects of air pollution on dementia, cognitive function and cognitive decline in adult population. Sci Total Environ. 2021;757(143734):143734.
  • Duong S, Patel T, Chang F. Dementia : What pharmacists need to know. 2017;150(2):11–4.
  • Li X, Lyu P, Ren Y, An J, Dong Y. Arterial stiffness and cognitive impairment. J Neurol Sci. 2017 Sep 15;380:1–10
  • Łuc M, Woźniak M, Helemejko M, Rymaszewska J. Tackling Alzheimer’s disease: Hypothetical synergism between antiinflammatory and anti-diabetic agents. Life Sci. 2019 Aug 15;231:116483
  • Mittal K, Katare DP. Shared links between type 2 diabetes mellitus and Alzheimer’s disease: A review. Diabetes Metab Syndr. Apr-Jun 2016;10(2 Suppl 1):S144-9
  • Ozben T, Ozben S. Neuro-inflammation and anti-inflammatory treatment options for Alzheimer’s disease. Clin Biochem. 2019 Oct;72:87–9.
  • Palleria C, Leporini C, Maida F, Succurro E, De Sarro G, Arturi F, et al. Potential effects of current drug therapies on cognitive impairment in patients with type 2 diabetes. Front Neuroendocrinol. 2016 Jul;42:76–92.
  • Sindi S, Mangialasche F, Kivipelto M. Advances in the prevention of Alzheimer’s disease. F1000Prime Rep. 2015 May;7:50.
  • Walker KA, Power MC, Gottesman RF. Defining the Relationship Between Hypertension, Cognitive Decline, and Dementia: a Review. Curr Hypertens Rep. 2017 Mar;19(3):24
  • Wang CH, Wang LS, Zhu N. Cholinesterase inhibitors and non-steroidal anti-inflammatory drugs as Alzheimer’s disease therapies: An updated umbrella review of systematic reviews and meta-analyses. Eur Rev Med Pharmacol Sci. 2016 Nov;20(22):4801–17

DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí