Dana y Arturo: primero Australia y después, el mundo

Siempre lo habíamos sabido. No hay nada nuevo, si lo pensamos bien, pero casi cada semana tenemos un ejemplo donde elegir que nos lo recuerde, por si se nos olvida: esto de la Arquitectura es una pasión, una manera de concebir tu manera de estar en el mundo y de vivirlo. Hoy traemos la historia de dos arquitectos formados en la ESET, Dana y Arturo. Dispuestos a comerse el mundo y, lo más importante, preparados para hacerlo. Y para empezar a comérselo, se desayunan Australia. ¡Ahí es nada!

Cuando nos encontramos faltan apenas dos días para que cojan el avión: 27 horas de vuelo con escalas en un viaje que le llevará hasta Brisbane, la capital del estado de Queensland, en la cosa noreste de Australia.

Dana concluyó sus estudios en la ESET en 2017

Hasta llegar aquí han pasado meses y meses de preparativos, papeleo, burocracia…Cumplir con el proceso administrativo previo es necesario, también pesado, claro; pero saberse preparado para dar un salto como este es imprescindible: “Durante la carrera hemos recibido una formación completa. No ha quedado ninguna duda por resolver. La atención personal que recibes de los profesores te da confianza y seguridad para afrontar cualquier reto”, señala Dana, que terminó sus estudios el pasado año.

La primera pregunta es casi obligatoria: ¿Por qué Australia?

“Estuvimos valorando ciudades de todos los continentes. Australia apareció como la mejor opción por clima,  condiciones socieconómicas y por contactos personales que ya tenemos allí”, comenta Arturo. Aunque van a fijar su residencia en Brisbane“es una ciudad relativamente asequible comparada con otras capitales”-, explorarán el mercado tanto en Sydney como en Melbourne. “Es una aventura pero llegamos después de establecer algunos contactos que pueden ayudarnos a abrirnos camino”, asegura.

Primer selfie en Brisbane

Con el visado del que disponen -el Work and Holydays– pueden trabajar con las mismas condiciones que cualquiera autónomo del país durante un año:“Si el trabajo se alarga más de un año, el visado se renueva con nuevas condiciones”, nos cuenta Dana. No quieren perder el vínculo con España y por eso su intención es mantener algunos de los proyectos del estudio que tienen en Valencia: “Con las nuevas tecnologías, estar en Australia es como estar aquí al lado, a nivel gráfico podemos seguir llevando nuestros proyectos de aquí”, nos comenta Arturo.

“Amamos la arquitectura y hemos salido muy bien cualificados de la ESET”

Han empezado una gran aventura y piensan a lo grande. Arturo nos reconoce que les gustaría ” abrir el campo de trabajo y entrar en proyectos a gran escala, formar parte de equipos de construcción grandes, realizar urbanizaciones, colegios, hospitales…”.

No nos queremos despedir sin pedirles algún consejo para otros que, como ellos, tengan un espíritu emprendedor y aventurero. Para Dana “aceptar un desafío como este no puede aplazarse; hay que hacerlo en un momento como en el que nosotros nos encontramos. Después de terminar los estudios sigues con la mente abierta, no tienes cargas, eres una esponja que puede absorber nuevas experiencias, seguir aprendiendo”.

La clave, como dice Arturo, está en no entretenerse: “Cuando terminas la carrera es habitual que empieces a encadenar proyectos, prácticas, colaboraciones con profesores, y que eso te lleve a retrasar salir a buscarte la vida fuera”.

“En estudios como los nuestros es más sencillo moverte: eres tú y la técnica que dominas. Yo aconsejaría que lo hiciera todo el mundo, en Australia, en China o en Londres, sin miedo y con confianza”, dice Dana.

“Es mucho más fácil de resumir: amamos la arquitectura y hemos salido muy bien cualificados de la ESET”, dicen casi al unísono. Al final, terminamos como empezamos: hablando con pasión de una pasión.

¡Mucha suerte, chicos!

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.