El urbanismo que mejora la vida de las personas

Siempre que mantienes una conversación con un futuro arquitecto sobre su vocación por la arquitectura, salen a colación innumerables ejemplos de edificios históricos, proyectos de vanguardia o rascacielos imposibles. Sin embargo, nuestro estudiante internacional David (Estados Unidos) tiene una visión un tanto diferente, y por ello también interesante, sobre la arquitectura. Porque su pasión se dirige a un puerto diferente: el urbanismo.

International student of Architecture
David Ullman, estudiante  internacional de primer curso de Arquitectura

Es más, David ya tiene en mente cómo le gustaría mejorar la calidad de vida de los ciudadanos. Como es lógico, a través de una mayor y mejor planificación urbana.

Dinos David, ¿por qué decidiste estudiar Arquitectura?

En realidad, ya había estudiado un par de cosas antes de empezar esta carrera. En primer lugar, estudié Relaciones Internacionales cuando todavía vivía en Miami. Más adelante, estudié un año de Ingeniería Aeronáutica en Riga (Letonia). Finalmente, me cambié a Arquitectura porque quiero cambiar el mundo con mi trabajo. Y creo que la arquitectura es lo que me va a permitir hacerlo.

“Uno de nuestros mayores retos está en encontrar soluciones a los problemas económicos y ecológicos a los que nos enfrentamos en la actualidad”

He pasado gran parte de mi vida en una ciudad totalmente dependiente del coche. Afortunadamente, también he tenido la oportunidad de vivir en ciudades más peatonales como Buenos Aires, Riga y Valencia. No puede compararse la calidad de vida en esos dos tipos de ciudad porque es radicalmente diferente en muchos aspectos. Todas nuestras actividades diarias, desde que nos levantamos por la mañana hasta que nos acostamos, están determinadas por la arquitectura y el urbanismo de la ciudad donde vivimos.

Muchas personas ni siquiera son conscientes de cómo les afecta el urbanismo en sus vidas, a menos que hayan vivido en lugares diferentes y en momentos diferentes. Es ahí cuando tomas conciencia. Si no, asumes que el mundo es así y que es así como debe ser.

Entonces, ¿qué cambio es el que querrías conseguir y cómo piensas acometerlo?

Básicamente, me gustaría animar a la gente a salir a la calle e interactuar con otras personas. También creo que, como arquitectos, tenemos que encontrar soluciones a algunos de los problemas económicos y ecológicos a los que nos enfrentemos hoy en día. Como he comentado, no prestamos atención a pequeños detalles que pueden tener un gran efecto en nuestra forma de vivir.

Por ejemplo, en Miami las zonas residenciales y de negocios están separadas por distancias enormes. Por eso, es imposible caminar de un lugar a otro en Miami. Si quieres comprar pasta de dientes, estás obligado a coger el coche y conducir, lo que conlleva un gasto económico y tiene un impacto en el medio ambiente. Las ciudades en Europa están pensadas para que los ciudadanos interactúen, salgan y cuiden más el entorno. Los edificios están pegados unos a otros, así que también es posible construir más en un espacio menor.

Otro aspecto importante es el hecho de tener bajos comerciales en los edificios. Es una forma más de favorecer las relaciones entre las personas. Creo que son estos pequeños aspectos, a veces sutiles, los que marcan la diferencia.

Has vivido en muchos lugares diferentes. ¿Crees que viajar es una de tus fuentes de inspiración?

¡Sin lugar a dudas! Descubrí que quería rediseñar el mundo después de haber vivido en diferentes ciudades y de haberme movido por el mundo. Cuando viví en Buenos Aires me di cuenta de lo diferente que era de Miami en lo que a espacios peatonales se refiere. Y, por tanto, también en infraestructuras y en vida social. Son como la noche y el día. Cuando me instalé en Europa, también me impresionó la cantidad de ciudades bien planificadas que hay.

Te diría que descubrí mi pasión por la arquitectura tras haber vivido y viajado por tantos lugares diferentes.

“Todas nuestras actividades diarias vienen determinadas por la arquitectura y el urbanismo de la ciudad en la que vivimos”

¿Cuáles serían, en tu opinión, las principales tendencias que se dan en la arquitectura actual?

Los expertos saben que el concepto americano de suburbio no es sano: es malo para el medio ambiente y es ineficiente en el uso del espacio. Sin embargo, es la tendencia de moda. Los promotores compran terrenos de grandes dimensiones y construyen suburbios totalmente disfuncionales. Las casas evidentemente cuestan mucho dinero y eventualmente se produce una burbuja inmobiliaria como la de 2006; simplemente, la gente no quiere ni puede comprar casas de la escala que se construye. Así que también es malo desde el punto de vista económico.

Estudiante de arquitectura de CEU Valencia
David dejó Miami para estudiar Arquitectura en la CEU UCH

Y de Valencia, ¿hay algún edificio que te llame especialmente la atención?

Me siento más atraído por el concepto de barrio que por un edificio en particular. Te diría que el centro de Valencia y el barrio de Ruzafa son mis favoritos. Las construcciones están unidas y son coloridas, están decoradas con una gran cantidad de pequeños detalles. Quizás no sean muy atractivas desde el punto de vista turístico, pero creo que son muy bonitas y tienen un encanto especial.

Y, ya que estás tan interesado en el urbanismo más funcional, ¿qué ciudades de Estados Unidos nos recomendarías visitar por su arquitectura?

En mi opinión, las mejores ciudades de EEUU son Nueva York, Boston, San Francisco, Chicago, Portland, Seattle, Washington DC, Philadelphia… Ah, ¡también me gusta mucho Savannah! Está situada en la costa de Georgia, muy cerca del río. Savannah es una ciudad muy bonita, fundada por los ingleses en 1733. Tiene un estilo colonial muy llamativo, muchos parques y está llena de pequeñas tiendas. Es bastante turística pero tiene mucho encanto.

Arquitectura valenciana
Fachadas típicas del centro de Valencia

¿Podrías mencionar a algún arquitecto que admires especialmente?

Ahora mismo estoy trabajando en un proyecto sobre el arquitecto noruego Sverre Fehn. Ha diseñado y construido edificios en Italia, Bélgica y otros lugares del sur de Europa, pero siempre con un cierto estilo nórdico. Es interesante ver cómo ha utilizado ciertos materiales para reproducir esa luz tan suave típica del norte.

Además, Sverre Fehn ha desarrollado un concepto de vivienda bastante innovador. En él, las llamadas wet rooms (cocina y baños) se sitúan en el centro, y el resto de estancias se articulan a su alrededor formando un círculo. El espacio final queda dividido en ocho estancias diferentes. Realmente admiro el estilo escandinavo.


Estilo escandinavo, español, americano. Arquitectura clásica y moderna. Proyectos rompedores o tradicionales. A nosotros nos gustan todos los estilos.

Porque en la CEU UCH lo que nos gusta es la buena arquitectura.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.