Arquitectura, Estocolmo, Raúl: ¡una experiencia Erasmus+ inolvidable!

    1262

    Nuestro alumno Raúl Monzón nos ha escrito este testimonio sobre su experiencia Erasmus+  en Estocolmo. ¡¡No te la pierdas!!


    Mi nombre es Raúl Monzón, estudiante de 4º curso de Arquitectura. Previamente a venir no sabía mucho sobre el lugar, la comida, la gente o costumbres. Sí que tenía el estereotipo que todos podemos tener en mente de los nórdicos, trabajadores, rutinarios, serios, organizados…en cierto modo no estamos equivocados. Lo que más me animó a venir, además de la universidad “KTH Royal Institute of Technology” donde acoge estudiantes de todos los rincones del globo, fue experimentar la arquitectura, la vida, el clima, la gente que conforman el país, en definitiva, como es Suecia ya que es un país que pertenece a Europa pero desde la perspectiva de España, es un lugar alejado, con mucho frío y mayormente gente encerrada en su casas.

    Bien, Estocolmo es una ciudad muy extensa aunque el centro, que es lo que importa a mi parecer, no es muy grande. Es una ciudad completamente diferente a Valencia, se forma a partir de muchas islas unidas por puentes, uso de colores cálidos en fachadas siempre manteniendo férrea combatividad al frío con tonos cálidos como rojos, amarillos, naranjas, ocres…, diferentes culturas e idiomas siendo lugar de inmigración, y por supuesto, excelente actuación ante nevadas y temperaturas invernales de alrededor -5ºC.

    El gran hándicap reinante en Estocolmo es el alojamiento, tanto para gente extranjera como para los propios suecos aunque ellos cuentan con el factor de jugar en casa. Mi recomendación vivir en residencias para estudiantes, te proporcionará facilidad para conocer gente, y en cuanto a movilidad, sus ubicaciones suelen ser más favorables, accesibles con metro. Yo no tuve la fortuna de que la universidad me facilitara una habitación, en ese caso, busqué por mi cuenta en internet en websites y redes sociales como blocket.se, SSSB o Facebook. Muy a tener en cuenta es la gente que se aprovecha de la situación para defraudar, la manera como combatí esto fue venir antes de que empezase el curso alojándome en un hostal, buscar, y por supuesto, visitar los lugares en persona, no es una solución muy cómoda pero fue resolutiva, necesité algo más de una semana.

    En cuanto a movilidad, moverse por el centro se puede hacer andando sin ningún problema, momento para descubrir la imagen tan característica de la ciudad. Además, la ciudad cuenta con todas la facilidades que disponen las ciudades modernas, una amplia red de metro, autobús y tren de cercanías. En mi opinión son muy efectivas, por ejemplo, mi alojamiento se sitúa en Brandbergen, sur de Estocolmo donde convivo con una familia Húngara. Para desplazarme al centro necesito coger un bus y dos líneas de metro, sonará un poco excesivo pero necesito alrededor de una hora, poniéndolo un poco en contexto, con un coche sería más o menos 35 minutos.

    Algo que nos interesa a todos ¿cuánto valen las cosas?, aceptemos que el coste de vida es más elevado que generalmente en España. Estocolmo es una ciudad con alto poder adquisitivo, así que los precios van acorde a esto, una cerveza va alrededor de los 5-7 €, no nos alarmemos, existen lugares donde tomar una cerveza sale por 2,50€ – 3€. En el caso de hacer la lista de la compra no se despega mucho de España, siempre y cuando conozcas los sitios, en mi opinión, Lidl es el más barato.

    La escuela de arquitectura es un edificio construido en 2015, o sea completamente nuevo. Está provista de todos los servicios que cualquier estudiante de arquitectura requiere, además de un diseño muy atractivo. No existe un horario de clases como conocemos en España, si que un día a la semana se emplea para correcciones, el resto eres libre para dedicarlo a tu proyecto o lo que consideres oportuno, eventualmente hay conferencias. En cuanto a facilidades a destacar, cada alumno tiene su propio escritorio para trabajar y taquilla para guardar su material, cada planta está provista de una cocina con frigoríficos, mesas, sillas, microondas… normalmente todos estudiantes comen en la escuela, diría que es el mejor momento para interactuar con otros estudiantes, y por último, la existencia de un magnífico taller que cuenta con numerosas herramientas y máquinas, y que incluso, puedes comprar el material.

    Importante tener claro que la carrera de arquitectura no se estructura como en España, aquí tiene tres cursos iniciales denominados bachelor y dos más de máster, este último es lo que nos interesa. Los dos cursos de máster se dividen en diferentes estudios, antes de empezar el curso tienes que elegir en orden de preferencia el estudio que te gustaría experimentar, hay alrededor de 8-9 con diversas temáticas, sin nervios ya que te proporcionan información con tiempo suficiente. Los estudios se componen tanto de gente de primer curso de máster como de segundo, no hay distinción, todos estudiantes hacen lo mismo.

     

    Creo que todavía no me he acostumbrado a la naturalidad con la que usan diferentes idiomas la sociedad sueca. Tienen muy asumido el aprendizaje de un segundo idioma, y en muchos casos un tercero, desde temprana edad. En resumen, estés donde estés desde una cafetería, un supermercado, una tienda de ropa, en la calle, donde sea, no dudes en preguntar en inglés ya que todo el mundo posee muy buen nivel de inglés. KTH Royal Institute of Technology es una universidad internacional donde todos los másteres se desarrollan en inglés, por tanto si necesitas ayuda con este u otros idiomas, la universidad facilita cursos totalmente gratuitos. Además, una vez a la semana se organizan quedadas para intercambio de idiomas, enseñas y aprendes.

    Descubrirás que existen muchos métodos de enfrentarse a los retos, a mi parecer es lo que verdaderamente enriquece.

    Como consejo general recomiendo salir de nuestro ambiente de confort, los primeros días pueden ser un poco más delicados pero luego todo va rodado. Este tipo de aventura te permite experimentar y ver como otros, en mi caso, hacen arquitectura. Descubrirás que existen muchos métodos de enfrentarse a los retos, a mi parecer es lo que verdaderamente enriquece. Recomendaría venir a esta escuela, sobre todo, por el ambiente internacional que se respira con gente de todos los lugares del mundo y la flexibilidad de los horarios de universidad.

    Recomiendo salir de nuestro ambiente de confort

    Para finalizar, aunque en el invierno es duro, no nos engañemos, la gente sale de casa y pasea, eso sí, realizando paradas para calentarse, tomar un café y continuar. Debemos olvidar esa imagen de un país con temperaturas extremas donde la gente está todo el día encerrada. Además la distancia con España es llevadera, el vuelo desde Barcelona dura alrededor de 3h 30 minutos, no es una locura.

    ¡Gracias Raúl por compartir tu experiencia internacional en la KTH Royal de Estocolmo!

    Dejar respuesta

    Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.