Ciclo de Vida Automoción

testa model sLos productos durante su paso por el mercado desarrollan una serie de fases y situaciones que hacen imprescindible que reciban tratamientos diferenciados en su comercialización y venta.

Al igual que las personas, todo producto debe de ser introducido en un primer momento a un mundo que es completamente nuevo para él. Para posteriormente, si es aceptado por el mercado, ir continuando con las fases de crecimiento, madurez, saturación y finalmente con su declive, o en el menor de los casos con un relanzamiento.

Para ejemplificar estas situaciones, expondremos una serie de ejemplos relacionados con el mundo del automóvil.

En primer lugar, el lanzamiento de un producto se caracteriza por ser la fase de concepción inicial del bien o servicio, siendo el momento en que se define y en el que se experimenta con el producto, para poder dar con la tecla que genere una aceptación en el público objetivo. Esta es una época con un volumen de ventas bajo, con una grandísima inversión técnica, un gran esfuerzo para poner a punto las plantas de fabricación y por ser un mercado con pocos ofertantes y por lo tanto nada saturado.

Este sería el caso de la marca Tesla Motors, que en la actualidad se encuentra enrolada según palabras de su CEO Elon Musk en “hacer llegar a todo el mercado un transporte sostenible tan pronto como sea posible, con la llegada de los coches eléctricos.” Es por ello, que la empresa no obtendrá la rentabilidad deseada hasta el año 2020, fecha en la cual desde la compañía se espera estar distribuyendo un total de 500.000 vehículos eléctricos anuales a todo el mundo.

La segunda de las fases sería la de crecimiento, en la cual se produce un gran ascenso en las ventas y se empieza a cubrir todo el mercado potencial, centrándose la mayoría de los esfuerzos en aumentar la producción.

Esta fase fue vivida principalmente a finales de los años 70, donde las ventas mundiales de automóviles se dispararon, alcanzado cifras nunca antes conseguidas en la historia.

tabla ventas automovilesLa tercera fase es la fase de madurez, caracterizada principalmente por un aumento del nivel de ventas, pero a menor ritmo que el conseguido con anterioridad en la fase de crecimiento, pero con unos costes de fabricación menores por el efecto de la curva de aprendizaje en la empresa y con un gran número de empresas compitiendo en el mercado.

Podríamos identificar esta fase con la vivida por la industria automovilística a finales de los 80, donde el ritmo de ventas anuales seguía siendo muy alto, pero había sufrido un estancamiento si era comparado con la época dorada que se vivió con anterioridad.

La cuarta etapa sería la de saturación del producto, etapa con un crecimiento nulo de la demanda, una rentabilidad de los productos más baja y un número de competidores decreciente.

Situación vivida a finales de la década de los 2000, donde muchas compañías fueron absorbidas por otras de mayor entidad, para ser engullidas por el grupo o para ser poco a poco borradas del mapa.

Por último, encontraríamos la fase de decadencia, producida por un cambio en los gustos de los clientes, que dejan de demandar cierto tipo de productos, lo que hace aconsejable abandonar este mercado e intentar satisfacer mejor las demandas actuales de los clientes.

En fase se encuentra Europa actualmente en el mercado de las berlinas medias, que con el crecimiento que han tenido en tamaño en la última década, han generado un rechazo en los consumidores, decantándose éstos por vehículos compactos de un segmento inferior pero que se adapta mejor en tamaño a las demandas de espacio de las grandes ciudades europeas.

Artículo escrito por: Joan Montesinos (Doble grado de Derecho y Ade)

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.