ARCHItecture from STOCKholm

Hoy hemos concluido en la KTH de Estocolmo el workshop “How do we live in Europe?”

Se trataba de una iniciativa planteada por los profesores del taller de Vivienda, en la que se debía debatir la forma de vida en Suecia, comparándola con la vida e el Meditarráneo, y cómo afectaba al diseño del hábitat. Las preguntas para arrancar fueron: ¿cómo vivimos en nuestras casas? ¿seguiremos viviendo igual en el futuro? ¿para cuánto tiempo deberíamos proyectar una casa? ¿para cuántas personas? Y a partir de ellas, poner en cuestión la forma, dimensiones y espacios tradicionalmente asumidos como indispensables en las viviendas.

Si pensamos que hoy día hay muchos tipos distintos de familias, por número y composición de sus integrantes, la respuesta a dichas preguntas parecía bifurcarse en dos: o bien proyectamos espacios muy flexibles que puedan utilizarse por personas muy distintas a lo largo del tiempo, o bien definimos claramente los tipos de usuarios y proyectamos específicamente modelos de vivienda para ellos. El problema entonces residirá en la cuantificación de cada uno de estos “tipos”. De modo que todos los equipos de alumnos se decidieron por proyectar viviendas flexibles que pudieran asumir transformaciones en el tiempo, y han expuesto esta tarde los resultados, que podemos resumir en:

– The Wall:  Para ofrecer flexibilidad, se deben garantizar unos elementos rígidos. Así surge a partir de una pared ahuecada con todo lo necesario para resolver las zonas húmedas, que puede crecer en longitud y apilarse.

– Worm Nest:  Se parte de generar una red de cuadrados de 30 m2, y se componen viviendas en forma de cruz que comparten la zona central y pueden producir agregaciones diversas.

– Silo: Niegan la convención de proyectar viviendas en planta y limitando la superficie, y apuestan proyectar en volumen. Así que reducen la planta al mínimo obligado por la normativa sueca de accesibilidad, y generan un prisma que puede dividirse a voluntad del usuario. Montaje tipo IKEA (muy sueco).


– Bibliocub: De nuevo una propuesta de volumen. Se divide una altura de 4’50 m en dos zonas, una inferior pública y más alta, y otra superior más baja para las camas. Un sistema de muebles deslizantes permite cambiar la vivencia del espacio interior, subdividiendo en tantos espacios como usuarios tenga la casa.

La riqueza de la experiencia se basa en la formación de grupos de trabajo de alumnos de 1º curso de Grado, a cargo de los profesores Jens Engman y Karin Saler, con alumnos del 1º curso de Master (nuestro 4º curso), a cargo de los profesores Ori Merom y Charlie Gullström.

Una buena experiencia para importar.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.