Historia de la moda del siglo XX: cinco personajes que la escribieron

La historia de la moda del siglo XX se puede recorrer por los estilos o tendencias que la marcaron. También por los nombres de los creadores, modistos, estilistas, diseñadores y diseñadoras que la han ido puntuando a lo largo de sus décadas. O por la crónica de algunas de sus piezas totémicas, vestidos, trajes, complementos que han colaborado a transformar la propia historia de la moda. Proponemos un recorrido más ecléctico a través de cinco personajes que a su manera, han influido con su trabajo, desde el taller de moda a la pasarela pasando por el estudio de fotografía, en la transformación de la historia de la moda del siglo XX.

Coco Chanel, la mujer que cambió la figura femenina.

Gabrielle Chanel (1883-1971) o Coco Chanel para la moda y la historia, irrumpió en las primeras décadas del siglo XX con una serie de creaciones en el mundo de la moda que revolucionarían la imagen y la indumentaria de la mujer. Borró de un plumazo los últimos vestigios de la mujer decimonónica y abrió el camino para la mujer moderna. Una nueva silueta que coincide con el triunfo del modelo de chica Garçonne, una mujer pionera y emancipada, que proyecta una cierta androginia- en su corte de pelo- y que reivindica su placer, su derecho a vivir y a gozar de la vida.

Coco Chanel fotografiada por Douglas Kirkland
Coco Chanel fotografiada por Douglas Kirkland

Los modelos de Chanel, sin ser Coco Chanel una mujer feminista ni profesar o militar en ningún movimiento progresista, visten a esta nueva mujer que irrumpe en los escenarios sociales. Para ella crea su famoso tailleur o traje de tweed que se convertirá en el emblema de su estilo junto a otras creaciones como le petite robe noir, la bisutería como joyería de lujo, los pantalones marineros o el bolso acolchado con cadena sustituyendo las típicas asas. Modernidad y comodidad definían la filosofía de la casa Chanel que la diseñadora inmortalizaba con sus celebres máximas:“La moda pasa, el estilo permanece.”

Cristóbal Balenciaga, el diseñador arquitecto.

Cristóbal Balenciaga (1895-1972) formó parte de ese club de diseñadores que renovaron la imagen de la mujer despues de la Segunda Guerra Mundial bajo la bandera del New Look aunque este estilo y etiqueta pertenezca en propiedad a Christian Dior, el otro gran nombre al frente de la moda en esos años. Su formación inicial como sastre se proyectará más tarde en sus constructivos diseños de moda. Un gusto que podríamos llamar o catalogar aristocrático o selectivo señalará su trayectoria creativa. A los dictados y vaivenes de la moda, Balenciaga responde con unos modelos que señalan magistralmente unas formas y volúmenes, colores y estampados, más allá del gusto imperante.

Modelo de Cristóbal Balenciaga
Modelo de Cristóbal Balenciaga

Su linea “Saco” en la década de los cincuenta supone una revolución en la figura femenina. Sus creaciones más de sesenta años despues siguen asombrando por esa ingeniería de formas donde se funden las líneas más audaces y las siluetas elegantes y románticas. En 1968 Balenciaga cerró su casa de costura. El triunfo del prêt-á-porter a partir de la segunda mitad del siglo XX hará entrar la historia de la moda en un nuevo capítulo y una nueva era.

Yves Saint Laurent. Atrapando el espíritu del tiempo.

“Coco Chanel le dio libertad a las mujeres, Yves Saint-Laurent, poder.” Esta frase del empresario, socio y compañero sentimental de Yves Saint-Laurent, Pierre Bergé, ilustra “la revolución Saint Laurent” o las nuevas mutaciones de la moda a partir de los años sesenta. Despues de un primer paso por la Casa Dior, Yves Saint-Laurent (1936-2008), crea a principios de los años de los años sesenta su propia marca junto a su socio Pierre Bergé.

A la izquierda, Yves Saint Laurent y la actriz Catherine Deneuve con el traje Le Smoking en 1966. A la derecha, el vestido Mondrian, una obra del diseñador
A la izquierda, Yves Saint Laurent y la actriz Catherine Deneuve con el traje Le Smoking en 1966. A la derecha, el vestido Mondrian, una obra del diseñador

La moda hasta entonces representada por la alta costura comienza a reflejar los cambios sociales con la juventud como protagonista y agente. Colección tras colección Saint-Laurent recoge este “esprit du temps” ya sea la cultura pop, el movimiento hippie, los estilos orientales o resucitando aquel estilo andrógino de las estrellas de Hollywood como Marlene Dietrich con su “Le smoking”, el modelo masculino transformado como vestuario femenino. Para la promoción de su primer perfume masculino el mismo aparece totalmente desnudo como imagen publicitaria. El diseñador rockstar es la nueva estrella de la moda dispuesto a competir con las figuras de Hollywood o los ídolos del rock.

Twiggy, la chica de al lado que se convirtió en la primera top-model.

Su verdadero nombre era Leslie Hornby, Twiggy o ramita por su aspecto frágil y escuálido, encabeza una nueva ola de modelos que desembarcan en mitad de los años sesenta aportando un nuevo rostro y figura a la moda.

Portada del disco de Twiggy editado por Munster Records
Portada del disco de Twiggy editado por Munster Records

Nombres como Jean Shrimpton, Penelope Tree, Verushka, Donyale Luna- la primera modelo afroamericana en aparecer en la portada de Vogue- , encabezan esta generación de modelos “atípicas”. Frente a la maniquí o modelo de aires aristocráticos, Twiggy representa esa chica surgida de la calle, natural, espontánea y juvenil. A esas cualidades se añade un cierto look andrógino e infantil que hace las delicias de los editores de moda que la eligen “el rostro de 1966”. Twiggy inicia la era de las top-models, ese nuevo arquetipo de la modelo que a partir de ahora compite con reinas y princesas, estrellas de Hollywood y cantantes de ópera, en las portadas de las revistas y magazines.

Richard Avedon, la fotografía de moda con cara y ojos.

La figura de Richard Avedon (1923-2004) como fotógrafo recorre la historia de la fotografía y de la moda a lo largo de la segunda mitad del siglo XX. Gracias a Alexey Brodovitch, director artístico de la revista Harper’s Bazaar, entra a trabajar en la revista como fotógrafo de la casa. Más tarde comenzará a trabajar para la revista Vogue, dejando su huella creativa en las dos publicaciones. Sus retratos en blanco y negro de escritores, dramaturgos, bailarines, cantantes, artistas, revolucionan el género fotográfico. Otro tanto hará con sus reportajes de moda. Avedon saca a la moda y las modelos a escenarios poco habituales, la pista de un circo, un zoo o las plataformas de lanzamiento de la NASA.

Retrato de Richard Avedon en una sesión fotográfica
Retrato de Richard Avedon en una sesión fotográfica

La modelo deja de ser una figura estática para proyectarse en movimiento frente a la cámara. Fotógrafo y modelo parecen deslizarse en ese tiempo veloz y eléctrico que señala los nuevos tiempos de la moda. La película “Una cara con ángel” (1958) de Stanley Donen con Audrey Hepburn y el bailarín Fred Astaire como fotógrafo de moda se inspirará en su figura. Entre sus últimos trabajos para la moda figuran las campañas publicitarias de la firma Versace con sus características figuras en movimiento y llenas de una renovada sensualidad.


Sobre el autor:

Carles Gámez es especialista en Historia del Arte e Historia de la Moda y forma parte del claustro de profesores del Título de Especialista en Comunicación de Moda que se imparte en la Universidad CEU Cardenal Herrera.

Si quieres leer artículos sobre sobre moda y comunicación de moda, aquí encontrarás algunos que quizá puedan interesarte.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.