¿Estudiar Publicidad o cambiar la publicidad? Una respuesta de dos caras

 

Camila y Rafaela crecieron oyendo anécdotas de reuniones de creativos y campañas publicitarias en su casa de Ecuador. Por eso, estudiar publicidad en España se convirtió en una ilusión. Hoy aprenden los mecanismos internos de esas historias que nos atrapan y nos fascinan a partes iguales.

Cualquier día de los que vengan mañana, estas hermanas gemelas serán las que fabriquen historias parecidas. Pero hasta que ese día llegue, hoy nos encontramos con ellas para que nos cuenten algo distinto pero igual de interesante: el relato de su experiencia como estudiantes internacionales en la CEU UCH.

Camila y Rafaela, estudiantes de Publicidad en la Universidad CEU Cardenal Herrera
Camila y Rafaela, juntas en el mismo reto.

Vuestro padre trabaja en el sector pero las cosas han cambiado mucho en estos años; vuestra profesión se parecerá muy poco o casi nada a la suya. ¿Qué es estudiar publicidad en estos días? ¿Con qué objetivos os lanzasteis a esta aventura formativa?

Camila: La verdad es que las dos nos sentimos atraídas por la creatividad y por las redes sociales. Ahí está buena parte del futuro de la publicidad. También creo que hay que acabar con esa mala fama que vincula publicidad con manipulación. Para mi la publicidad debe servir a la mejor comunicación con el usuario, con el consumidor.

Rafaela: La parte de los eventos sociales y las relaciones públicas es muy interesante. Para nosotras, el contacto con la gente es muy inspirador. Por eso, de las historias que contaba nuestro padre de su trabajo es lo que más me atraía y conecta muy bien con ese contacto que las redes sociales garantizan en cualquier momento.

Innovación y creatividad

La metodología de enseñanza es una de las características que más destacan nuestros alumnos internacionales, ¿qué nos podéis contar desde vuestra experiencia?

Camila: Yo estudié un año en mi país. Allí el grado está más enfocado al periodismo. He notado un gran cambio este año. Las sesiones están mucho más centradas en la creatividad y el trabajo en equipo.

Rafaela: Aquí todo gira en torno a proyectos. Es más práctico, más real. Trabajas en proyectos de marcas, en campañas. Creo que es la mejor manera de aprender porque, además de estudiar y asimilar conceptos, te estás divirtiendo.

¿Nos podéis dar algún ejemplo reciente?

Camila: Hace nada hemos terminado un módulo COIL con una universidad de Holanda. Un trabajo práctico sobre publicidad con estudiantes holandeses. Hemos intercambiado formas de trabajar y de estudiar publicidad a la vez. Ha sido todo un reto y una experiencia fantástica. En pocas sesiones hemos crecido profesional y personalmente más de lo que puedas imaginar.

Un campus único

¿Diríais que el modelo de enseñanza refleja la realidad de la profesión de publicista en cada país?

Rafaela: Así es, sin duda. En Ecuador la Publicidad se mantiene todavía entre las líneas más rectas, por decirlo de alguna manera, a la hora de afrontar las creatividades. El uso de las redes sociales, su estudio como vehículo de publicidad, está todavía arrancando. Aquí tienes esa visión tradicional pero también la que está marcando la tendencia ahora y en el futuro.

Camila: En mi opinión, allí está más centrado en la tradición y en las relaciones públicas, los contactos, los datos recopilados de medios de comunicación, y un poco menos en el riesgo y la novedad.

 Y en cuanto a infraestructuras, equipos e instalaciones, ¿cuál es vuestra valoración?

Camila: Lo que más agradezco es que todas las sesiones son en el mismo edificio y, si hay prácticas, los estudios están muy cerca. No necesitas hacer kilómetros para ir de una clase a otra y llegar corriendo.

Rafaela: A mí me encanta todo lo que tiene que ver con la teoría y la técnica audiovisual. Justo ahora venimos de editar un vídeo en el edifico donde están los platós de televisión. Aquello es un espacio de creatividad increíble para todos.

Llegasteis en años distintos (Camila un año después de Rafaela) pero las dos pasasteis por el mismo proceso de Admisión. ¿Cómo fue la experiencia de gestionar vuestro acceso a la universidad desde vuestro país?

Camila: Yo ya conocía la experiencia de mi hermana. Sin embargo creo que es algo estresante para cualquiera y es lógico que sea así. Personalmente, sentí en todo momento que el proceso está muy bien organizado. Se te asigna un asesor personal desde el principio. No escribes los mails a cualquier sitio, la atención es personalizada. Yo he llegado a mandar watsapp de madrugada y me han contestado. La atención es de 24 horas.

Rafaela: Te sientes guiada y acompañada en todo momento. Me ayudaron desde el momento en que apliqué y hasta mi llegada el día de bienvenida. No me sentí sola ni perdida en ningún momento.

Estudiar Publicidad implica asumir el reto de desarrollarse como profesional en un entorno muy cambiante. ¿Qué aporta el hecho de estudiar en otro país a esa exigencia de cambio y adaptabilidad tan propia de la profesión?

Rafaela: La independencia que ganas es lo mejor de esta experiencia. Sólo te das cuenta de que puedes ser independiente cuando lo haces. En cierto modo, cambia tu forma de ser y de ver las cosas. Si además, como en el caso de este campus, estás rodeada de gente de todos los países, el resultado es inmejorable. No se trata sólo de estudiar, es vivir, es crecer personalmente en un entorno que respira interculturalidad.

Camila: Hay mucha tradición de salir afuera entre los estudiantes latinoamericanos. Yo quería tener esta experiencia. Hay que elegir el momento en que te sientes que estás preparada. La verdad es que no siempre es sencillo: estamos a ocho horas en avión de nuestra casa, pero la recompensa llega en el momento en que te das cuenta de que eres fuerte.

Muchas gracias a las dos por compartir vuestra experiencia. ¡Y mucha suerte!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here