“Salidas profesionales y vocación”

 El Periódico Mediterráneo  publica el articulo “Salida profesionales y vocación”.

Su autora es la profesora Marta Corral de la Universidad CEU Cardenal Herrera   en el  Grado de E. Infantil que  imparte clase de psicología en la sede de Castellón.

SALIDAS PROFESIONALES Y VOCACIÓN

Hace unas semanas miles de estudiantes en la Comunitat Valenciana realizaron sus exámenes de selectividad para lograr el acceso a una carrera universitaria. Algunos de ellos optarán por la carrera que más les gusta; otros optarán por la que ofrezca mayores índices de inserción laboral. Esta última alternativa parece ser cada vez la que eligen más estudiantes, dada la incierta situación laboral que se presenta ante ellos en este escenario de crisis. Es una opción lógica en estas circunstancias, pero hemos de ser conscientes de que se trata de una elección basada en el miedo, y que estas decisiones pueden traer consecuencias indeseables.

Todos entendemos que comprometerse con alguien a quien se ama trae felicidad, mientras que establecer un compromiso con alguien por miedo puede ser funesto. Del mismo modo, elegir unos estudios (y a largo plazo, un futuro laboral) que no están alineados con la vocación personal puede acarrear frustración, insatisfacción y apatía, tanto en el momento de estudiar la carrera como durante la vida laboral. Ya en el siglo V antes de Cristo Confucio decía: “Elige un trabajo que te guste y no tendrás que trabajar ni un día de tu vida”. Aristóteles, en su Ética a Nicómaco, también hablaba de que se logra un bienestar a largo plazo cuando la persona procede según los dictados de su auténtico yo. Ambos filósofos se refieren a que trabajar en aquello para lo que uno tiene vocación proporciona plenitud personal y bienestar, haciendo que cualquier esfuerzo que haya que efectuar en el ejercicio de ese trabajo resulte satisfactorio y llevadero. Muchos estudios psicológicos sobre bienestar así lo demuestran.

Pero, ¿cómo podemos encajar la vocación personal con el trabajo en un entorno tan complicado? ¿Cómo lograr un empleo que nos permita ganarnos la vida si lo que a uno le gusta no tiene, aparentemente, salida laboral? La respuesta a estas preguntas implica que, para la adaptación y el éxito en el nuevo contexto laboral, hay que diseñar la carrera personal teniendo en cuenta varios factores. El primero de ellos es, naturalmente, la vocación, pero no es el único. El segundo factor es el talento. Cada uno debe pensar cuáles son los talentos con los que cuenta. Este aspecto puede parecer una obviedad, pero la realidad es que no siempre se tiene en cuenta en la reflexión necesaria antes de la elección de unos estudios universitarios o de una carrera profesional. Todos contamos con gran cantidad de cualidades personales que podemos poner al servicio de los demás, lo que nos lleva al tercer factor. Este factor tiene que ver con el servicio a los demás. Cuando una sociedad tiene una necesidad concreta, y una persona dispone de una vocación y una habilidad que permite satisfacer esa necesidad, a esa persona no va a faltarle trabajo. El cuarto factor es la creatividad. La persona que pone en marcha su creatividad detecta una necesidad y piensa en modos distintos de servir a los demás poniendo en juego todas sus capacidades. Esta va a ser la combinación ganadora en el futuro para el mercado laboral.

Puede parecer que esta propuesta sea de difícil realización; permítaseme ilustrar esto con un ejemplo. Hasta hace muy pocos años, estudiar magisterio en España era sinónimo de trabajo garantizado. Muchos de los jóvenes que acudían a las aulas de las escuelas de magisterio tenían en mente un futuro cómodo con una plaza fija en la administración. Hoy en día, los recortes impuestos por la crisis oscurecen este futuro dorado que muchos se imaginaban. No obstante, para el que tiene vocación de maestro, la salida laboral no está perdida; sólo ha cambiado de formato. Exige, además de la vocación, creatividad, talento y capacidad de observar qué necesita el entorno, que la persona se pregunte “¿cómo puedo servir?”.

Un graduado en educación primaria podría montar una ludoteca, entendida como un espacio donde el niño se desarrolle a través del juego, y pueda además hacer sus deberes mientras sus padres trabajan; un graduado en educación primaria que tenga talento para escribir cuentos podría muy bien diseñar colecciones enteras de cuentos bien fundamentados pedagógicamente; un graduado en educación infantil también podría montar una escuela infantil para niños sordos donde se compartieran las aulas con niños oyentes, y donde se aprendiesen tanto la lengua de signos como la lengua oral; ya existen algunos proyectos semejantes en otras comunidades autónomas, pero realmente hay muy pocos centros de este tipo. Precisamente estos dos últimos proyectos, el desarrollo de cuentos que cumplen con objetivos didácticos, y el diseño de un aula de una escuela infantil para niños sordos, son dos de los talleres que hemos realizado en las titulaciones de educación primaria y educación infantil en el CEU de Castellón.

En mi trabajo con los alumnos he podido comprobar hasta qué punto se ilusionan e implican en proyectos de clase que tienen aplicación a nivel laboral, porque la perspectiva de otras salidas laborales en las que quizá no se había pensado contribuye de manera decisiva a afianzar su vocación, y al mismo tiempo les da pie a pensar por ellos mismos en otras opciones creativas e innovadoras. Porque haberlas, haylas. Los jóvenes sólo necesitan escuchar que alguien les diga: “Sí, se puede”. Animémosles, pues, a elegir sus carreras en base a sus vocaciones personales, y a mirar más allá de un puesto de trabajo ofrecido por un empleador, para ser dueños de un talento que poner al servicio de la sociedad.

 Acceso directo a la noticia

1 Comentario

  1. Me ha parecido un artículo muy bueno… Soy estudiante, y estoy muy indecisa entre estudiar psicologia y ed. infantil. Este artículo es un resumen de lo que pienso, porque me gustan mucho los niños chicos y me emociono con ellos, pero a su vez sé que las oposiciones estan muy mal.. Y no quiero ilusionarme y estudiar una carrera para después no trabajar de eso. Supongo que son esos factores los que determinaran que sobresalga de los demás…

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.