Exámenes en tiempo de COVID

Una nueva realidad

La nueva situación en la que estamos hace que nuestro modo de aprender se haya tenido que adaptar a una enseñanza diferente, pero también a una evaluación diferente.

Esta situación puede generarnos una ansiedad extra a la propia de la época de exámenes, pues podemos sentir incertidumbre por si nos vamos a desenvolver bien con las herramientas de evaluación online.

Pero ¿por qué tenemos esta sensación, nosotros, una generación que no puede vivir sin tecnologías?

Esto tiene una explicación muy sencilla. Siempre nos han enseñado y evaluado de un modo tradicional y no es que tengamos miedo a las tecnologías, pero sí a la novedad. Esto es una reacción normal en el ser humano. Por ello, lo primero que debemos hacer es no pensar excesivamente en ello, sino afrontarlo y asumirlo del mejor modo posible, pues el miedo nos puede bloquear y eso es lo peor que nos puede pasar.

En dos post anteriores (ya hace algunos años) hablaba de algunas recomendaciones para aprobar los exámenes y qué hacer si me quedaba en blanco. La verdad es que fueron post muy visitados por los estudiantes y espero que fueran de ayuda, pero estaban diseñados para una situación de normalidad que actualmente no poseemos.

Es por ello, que he decidido crear este post, que no sustituye a aquellos, pues los puedes consultar si quieres algunas claves para preparar los exámenes, pero este post aporta algo más para complementar a los anteriores, es decir, está adaptado a la nueva situación y aporta alguna técnica para la preparación de estos.

Empecemos…

 

Nuestra situación actual es que estamos encerrados en nuestro hogar y nuestro único medio de comunicación, aparte de las personas con las que me puedo relacionar en mi entorno más próximo, es a través de tecnologías. Pero sí puedo salir a hacer deporte, lo cual lo tendremos en cuenta para las recomendaciones.

Partiendo de esta realidad, estos son mis consejos:

Recupera la concentración.

Esto es clave a la hora de estudiar. A veces es difícil y uno de los factores que más influyen son los dispositivos móviles, son elementos que nos distraen. Esto es algo de lo que debemos olvidarnos de no ser que vayamos a estudiar a través de este medio.

Tiene su razón, si yo estoy estudiando y me suena un aviso de que me ha entrado un mensaje, sin querer y a veces sin poder evitarlo, la tendencia va a ser la de coger el móvil o entrar en el ordenador para ver el mensaje. Si no lo leo voy a estar pensando en ello y no me podré concentrar, pero si lo veo ya he perdido mi punto de concentración, por lo que mi consejo es que lo tengas silenciado y lejos.

Ahora bien, si estudias con el ordenador o Tablet te recomiendo una herramienta que se llama Ommwriter. Al instalártela en tu ordenador o Tablet corta los avisos de mensajes que te llegan a través de la red. No significa que no te lleguen los mensajes, pero no llegan las alertas y lo mejor es que al abrirlo puedes escoger un fondo, un ruido y el tipo de letra con el que vas a escribir. Así puedes elegir una biblioteca o estar en la orilla del mar con el sonido propio de cada lugar. Es muy zen, podéis probarlo.

Lo más importante para concéntrate es eliminar todos los posibles distractores.

 

Organízate

Es importante que elabores un calendario de estudio donde te señales las fechas de cada examen y diseñes de forma realista los momentos de estudio para poder organizar cada una de las materias. Digo que sea realista porque debemos dejar espacio para el descanso, realizar deporte, comer, etc. Organicemos el horario con pausas entre materias, porque nuestra atención baja y no serviría de mucho estar cara a los apuntes si no te estás enterando de nada. Vale la pena descansar unos minutos y volver de nuevo.

Además, para la planificación has de tener en cuenta los contenidos que has de dominar, aquellos que te cuestan más, el tiempo del que dispones, etc. Esto determina los tiempos. Deberás dedicar más tiempo a aquellos contenidos que te cuestan más o que te parecen más difíciles, pero sin dejar de lado el resto y planificando repasos.

Lo ideal es planificar franjas de no más de 45 minutos, ya que a los 40 minutos la atención empieza a caer. Por esto debes ir poniendo descansos entre medias en los que poder consultar el móvil o hacer otras cosas en ese tiempo de descanso, pero siempre siendo responsable de cumplir las franjas horarias establecidas, es decir, si te pones 10 minutos de descanso has de cumplirlo. Piensa que en este momento del curso debe ganar la constancia a la procrastinación.

 

Cuídate para estar bien

Piensa que si estás descansado y bien alimentado y además haces algo de ejercicio tu rendimiento va a ser mayor.

Para ello, es necesario dormir bien. Es cierto que esta situación genera problemas de sueño, pero si no se descansa entre 7/8 horas el rendimiento no es el mismo, ya que se produce un enlentecimiento cognitivo y disminución de la memoria, lo cual afecta al estudio.

Debes saber que hacer todas las comidas es importante, no debes saltarte ninguna. Pero si hay algo que no debes hacer es abusar de dulces, café, estimulantes, etc. Es cierto que te los pide el cuerpo, pues te da energía de forma rápida, pero cae del mismo modo y se acaba consumiendo en exceso. Por ejemplo, es mejor consumir frutos secos o fruta en lugar de chocolate o café. Y si descansas bien no necesitarás tanto café o estimulantes.

También es importante beber mucha agua pues esta ayuda a transportar los nutrientes por nuestro cuerpo, lo cual ayuda a mantener la concentración y mejorar el funcionamiento de los órganos. Cuando no se bebe lo suficiente se está más fatigado.

El ejercicio físico también es importante, ya que incrementa la producción de noradrenalina que es un neurotransmisor que ayuda a moderar la respuesta del cerebro al estrés y la ansiedad. Además, produce endorfinas y serotonina que mejora el estado de ánimo. Y por supuesto, mejora la memoria al incrementar la producción de células del hipocampo responsables de la memoria y el aprendizaje.

 

Crea grupos online

Sí, has leído bien. Esto ponlo en tu planificación. Seguro que a todos os ha pasado que cuando explicáis a un compañero algo que él no ha entendido, pero vosotros sí, se da un doble efecto. Por un lado, vosotros al explicarlo consolidáis el aprendizaje, la mayoría de las veces te das cuenta de que has aprendido más enseñando que recibiendo la enseñanza.

Por otro lado, el que recibe la enseñanza posiblemente se encuentre que la entiende mejor cuando se la explica un compañero que sí la entiende que cuando la recibe del profesor, pero por el efecto de que un compañero habla “en tu mismo idioma” y esto hace que te llegue mejor la explicación.

Este es un consejo que suelo recomendar, el de estudiar en pequeños grupos, pero dada la situación podéis generar grupos online para estudiar de forma conjunta e ir alternado cada vez uno las explicaciones de las diferentes partes de las asignaturas, estableciendo vuestra propia organización.

 

Selecciona tu técnica de estudio

Mapas

Es cierto que hay muchas técnicas para estudiar, pero a cada uno le funciona una. Yo por ejemplo soy muy visual por lo que me han funcionado muy bien los mapas conceptuales. Solo el hecho de crearlos ya me ha servido de estudio y como eliminas muchas palabras que no son necesarias y seleccionas los conceptos importantes. Con estos conceptos eres capaz de crear un argumento con tus propias palabras similar al que habías leído y del que habías eliminado muchas palabras.

Infografías

También ayuda representar con gráficos el texto, como puedan ser infografías o líneas del tiempo. Esta técnica es útil para aquellos exámenes en los que te piden relacionar algo, pues no sirve de nada explicar cada cosa por separado. Por esto, es necesario que seas capaz de establecer una relación que puedes representar de una forma visual de manera que, a través de flechas o líneas, relaciones posibles causas o consecuencias.

Resúmenes y esquemas

Luego está lo típico de hacerte tus propios resúmenes o esquemas. A mí siempre me ha funcionado esto de utilizar diferentes colores para hacer una clasificación, porque al ser tan visual recordando los colores podía recuperar la información.

Método loci

Como os he dicho yo soy horrible para memorizar, por eso siempre me he apoyado con estrategias mnemotécnicas que pueden ir desde los colores a crear palabras en las que cada inicial equivale a un concepto, o integrar los conceptos en una canción. Pero también hay un método muy interesante, que en estos momentos de confinamiento puede ser muy útil. Es el método loci, también conocido como palacio de memoria. Os explico en qué consiste de un modo reducido.

Vosotros ahora mismo conocéis vuestra casa más que nunca debido al confinamiento. Bien pues con este método estáis de suerte porque este método lo que hace es ejercitar la memoria espacial asociándola con objetos que a su vez cada uno de vosotros lo asociáis a contenidos. Cómo se hace esto, bien, vosotros debéis crear vuestro palacio mental, para ello, cada habitación o estancia de la casa es una parte de este.

Recorrido

Lo primero que tenéis que hacer es pensar en un recorrido, por ejemplo, desde la entrada de la casa, y seguir siempre el mismo recorrido para lograr memorizar. Luego debéis haber incluido en cada habitación ciertos elementos que sean útiles para recordar conceptos, de este modo, empezáis el recorrido y vais haciendo el análisis y visualización de cada estancia.

Es fundamental que no sean muchos los objetos pues podría obstaculizar la retención, lo aconsejable es que no sean más de 10. Después vais enlazando los objetos con la información que necesitáis memorizar, puede ser a través de una historia original e incluso rara o poco común, lo que puede hacer que la recuerdes con mayor facilidad.

Debes visitar las estancias en el mismo orden varias veces y recorrerlo mentalmente tantas veces sea necesario para asegurarte que recuerdas todo. Esto cuando llegas al examen es lo que haces, el recorrido por el palacio para recuperar toda la información. Os pongo un ejemplo pequeñito.

Ejemplo

Información que tengo que aprender y que me cuesta memorizar: «Modelos educativos del realismo» que son los siguientes: el método inductivo de Bacon (solo pondré ejemplo de este); el  deductivo de Descartes;  para la enseñanza rápida de las artes, lenguas y ciencias de Rakte; el  naturista de Comenius; el empirista y de realismo disciplinario de Locke.

Pues la entrada será en método inductivo, relaciono inductivo con “entrar, llevar hacia el resto de la casa” y a mi me sirve para acordarme. En la entrada puedo poner una imagen pegada en el espejo con una loncha de bacón que está siendo observada en un microscopio. Así puedo acordarme del autor y de que es un método científico. También podría ser una botella y una lupa, la relación que puedo hacer es «B» de botella con lupa que me recuerda al método científico. Realmente cada uno busca sus estrategias, como si fueras a diseñar un jeroglífico. Lo importante es que tú lo entiendas.

Puedo poner el logo de Google, elemento que me recuerda que para conocer algo primero tengo que recopilar información. Esto es lo que se hace con un buscador, se recopila en base a la búsqueda y luego se elimina lo que no sirve. Así pues, este podría ser un objeto útil para ayudarme a memorizar esta información. También me serviría poner un diccionario.

Luego a nivel educativo influye ya que da más importancia a la naturaleza y la experiencia. Bien, pues me puede servir una imagen de un paisaje (naturaleza) o un jarrón con alguna flor, y una foto de mi abuela que la relaciono con la experiencia.

Esta sería una de mis estancias en mi palacio mental. En el resto de las habitaciones haría lo mismo con los otros métodos.  Los iría visitando y recorriendo también de forma mental hasta que fuera capaz de recordar todo. La verdad es que funciona y se aprende muy rápido.

 

Día del examen

Si has estudiado y dominas el tema no tienes porqué estar nervioso. No importa qué modalidad sea (presencial o virtual) ni qué tipo de vigilancia te apliquen (profesor o proctoring). Si sabes y dominas los conocimientos esto no debe preocuparte.

Los nervios lo único que pueden producirte es confusión o que te quedes en blanco. Si has estudiado no tienes motivo, pero si esto ocurre no te bloquees en esa pregunta que no recuerdas porque estás perdiendo tiempo, ya volverás a ella. Si has estudiado la información volverá a tu cabeza cuando la tensión baje de nivel.

Recuerda que la base para que todo salga bien es la preparación previa. Por ello, te vuelvo a recordar que lo importante es la constancia, así que no dejes para mañana lo que puedas hacer hoy.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here