Trabajo Cooperativo en las aulas

La calidad educativa está muy relacionada con la capacidad de un centro para dar respuesta a la diversidad de sus alumnos. Esto exige dar respuestas adecuadas a las diferentes necesidades. Es por ello que se hace difícil atender necesidades diferentes si no es propiciando relaciones grupales en las cuales las respuestas adecuadas no partan sólo del educador sino que se faciliten desde los mismos alumnos.

Para hablar de este tipo de aprendizaje, el aprendizaje cooperativo, ayer contamos con la presencia de D. Luís Illueca, Director del centro educativo San Luís Gonzaga de Valencia y Dña. Núria Moroder, Psicopedagoga del mismo centro. Este centro trabaja esta metodología desde la etapa de infantil hasta primaria, metodología que está dando unos resultados excelentes. Por ello, la UCH CEU de Castellón ha querido contar con la presencia de estos profesionales para que nos puedan acercar a este tipo de metodología.

P1011150

Según los ponentes, socialmente cada vez es mayor la exigencia de personas capaces de trabajar en grupo y de mantener relaciones positivas y fluidas con sus semejantes. Hasta tal punto que una persona corre serio riesgo de no incorporarse al mercado laboral si no es mínimamente competente para relacionarse y colaborar con otros. Afirma D. Luís Illueca que las competencias deben ser desarrolladas desde el sistema educativo e  iniciarse desde los primeros tramos, pues es difícil adquirir estas capacidades si no han tenido un desarrollo continuado. Dña. Nuria Moroder destaca esta metodología positivamente, ya que  la interacción entre los alumnos les permite confrontar ideas, intercambiar informaciones, modificar conceptos previos, conocer y compartir estrategias de aprendizaje distintas de las personales, confrontar puntos de vista diferentes, etc. Aprender, así pues, va ligado a hacerlo en grupo, se facilita la tarea a todos los alumnos y, por añadidura, se mejora la calidad educativa.

 P1011139

Los ponentes diferenciaron el aprendizaje cooperativo del aprendizaje grupal y del individual, definiendo este como aquel en el que se organizan tareas en las que la cooperación es la condición para realizarlas. Son tareas de aprendizaje que no se pueden realizar si no es colaborando entre los compañeros. No se puede tener éxito si los compañeros no lo tienen. Se liga el éxito propio al éxito del resto.

Destacaron varios requisitos para que se produzca aprendizaje cooperativo, entre ellos destacan que los alumnos/as tienen que atender la tarea a realizar y compartir entre todos el mismo objetivo, deben ser conscientes desde el principio del tipo de cooperación que esa tarea exige  y deben tener un reflejo claro de las ventajas de haber realizado la tarea en grupo.

El éxito del trabajo del grupo debe descansar en que todos y cada uno de los alumnos y alumnas del grupo aprendan, de que todos tengan éxito. Para ello, los maestros forman grupos de cuatro o cinco personas, seleccionados y situados de forma estratégica, con una finalidad clara, facilitar el aprendizaje, pudiendo ayudar y ser ayudados.  Al final los alumnos aprenden más con esta forma de trabajar, ya que los alumnos son conscientes de que saben algo cuando son capaces de explicarlo a otros y consiguen que el compañero lo entienda. En la cooperación dentro del grupo se producen  multitud de ocasiones en las que unos explican a otros posibles formas de hacer la tarea y soluciones que se pueden dar, se valoran esos planes analizando ventajas e inconvenientes, se controla la situación y se recuerdan los acuerdos tomados, los pasos que faltan por dar; se intentan superar los conflictos que aparecen… y es necesario que «todos» se hagan entender para que la actividad progrese y se pueda resolver.

Incluso los ponentes nos explicaban cómo gestionan el ruido, con un gesto se consigue que los alumnos callen cuando es necesario comunicar algo e incluso han creado su propio “ruidómetro” para que los alumnos sean conscientes del ruido que generan y puedan reducirlo con la finalidad de que todos puedan trabajar en el aula.

La verdad es que fue una experiencia para nuestros alumnos que supo a poco pues solo nos pudieron mostrar pinceladas de la parte más teórica. Es por ello que el próximo día  4 de marzo, volverán para enseñarnos a trabajar estructuras de aprendizaje cooperativo, una visión más práctica que seguro que nos entusiasma tanto o más como lo que aprendimos ayer.

 P1011141

Desde Magisterio Castellón queremos dar las gracias a D. Luís Illueca y a Dña. Núria Moroder, por compartir sus conocimientos con nosotros, por su tiempo y por su buen hacer.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.