Nos visitó Inger Enkvist

Recientemente hemos recibido en nuestra Facultad la visita de la  educadora sueca  Inger Enkvist desarrollando su conferencia Buena y mala educación. Ejemplos internacionales”

El evento ha sido organizado por el profesor Jaime Vilarroig  dentro de las actividades del Instituto CEU de Humanidades Ángel Ayala. La misma  conferencia se ha realizado consecutivamente en las sedes de Castellón y Alfara del Patriarca.

Catedrática de español en la Universidad sueca de de Lund, Inger Enkvist se ha especializado en la enseñanza de idiomas y en la comparación entre los sistemas educativos de los cinco continentes aportándosnos una perspectiva muy interesante de la realidad educativa actual.

En 2006  nos sorprendió con su libro “Repensar la educación” poniendo sobre el papel muchas ideas controvertidas del mundo de la educación con el fin de llamar la atención a padres y políticos especialmente.

La escuela, campo de batalla de fines políticos

A la vista de que la escuela es un terreno en el que se dirimen luchas políticas, Inger Enkvist hace hincapié en que muchos de los sistemas políticos actuales

no persiguen que los ciudadanos adquieran conocimientos sino que se propicie un cambio en la sociedad como único fin.

Según afirma, la escuela no puede desempeñar su función natural de educar sino que desde ciertos poderes se le quiere atribuir otros fines ajenos a la función docente. Nos plantea el siguiente interrogante: “¿qué es lo que ha convertido a la educación en un sector en crisis?”  Nos responde afirmando que en el nombre de la ciencia se han tergiversado los fines de la educación y sobre todo el concepto de persona, verdadero objeto de trabajo de toda acción educativa. En esta línea denuncia que desde la política se hace prevalecer el “igualitarismo” en función de los votantes de manera que la educación se ha convertido en una “mercancía”. En esta línea las instituciones educativas instrumentalizan a la escuela para paliar las decisiones erróneas tomadas desde el poder ejecutivo y que han tenido consecuencias nefastas en la estructura profunda de la sociedad.

Las consecuencias de esta realidad están a la vista: descenso general de los conocimientos adquiridos en la etapa escolar y por tanto, descenso del nivel intelectual de la sociedad

Pero no todo está perdido, según Enkvist hay lugar para la esperanza si se toman las decisiones adecuadas. Urge recuperar la educación familiar frente al excesivo “pedagogismo” y las modas educativas. Es preciso separar la educación de las fluctuaciones políticas que acontecen desde los gobernantes. Igualmente es necesario volver a dar preponderancia a conocimientos nucleares como la lengua, matemáticas, historia, filosofía y en la adquisición de hábitos culturales: leer, estudiar, pensar, discutir… Esta necesidad afecta también a la formación del profesorado que debe mejorar su profesionalidad al margen de “pedagogismos” y modas transitorias.

Más información en los medios:  Actualidad CEU Valencia y Actualidad CEU Castellón

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.