Los chiringuitos financieros

El término “chiringuito financiero” define de manera informal a aquellas entidades que ofrecen y prestan servicios de inversión sin estar autorizadas para hacerlo. Actúan al margen de la legalidad, pues, no están registrados en la CNMV ni en el Banco de España y, por lo tanto, no están adheridos al Fondo de Garantía de Inversiones o de Depósitos. Por ello, en caso de insolvencia de la entidad no autorizada, no será posible recurrir a ninguno de los mecanismos de protección del inversor previstos en las disposiciones legales.

Los medios que utilizan para difundir sus propuestas comerciales son variados: teléfono, cartas, correo electrónico, páginas web, anuncios, etc.

No existe un tipo concreto de víctima ya que a menudo se trata de estafas muy elaboradas y con apariencia de credibilidad que pueden tentar a cualquiera: personas sin conocimientos financieros, pequeños empresarios, jubilados con ahorros, etc. Algunas de las técnicas de persuasión utilizadas son el enriquecimiento rápido y sin riesgo, explicaciones incomprensibles y uso de tecnicismos,  insistencia para que el potencial inversor adopte una decisión inmediata, etc.

Sospecharemos de una oferta financiera cuando el contacto no haya sido solicitado o aceptado por el posible cliente, cuando se presione al inversor para obtener una respuesta afirmativa inmediata, cuando la oferta planteada no sea realista (beneficios elevados sin asumir riesgos) y, cuando con la información proporcionada, la potencial víctima no entienda nada.

Antes de invertir es conveniente pedir información a la CNMV, bien telefónicamente (Oficina de Atención al Inversor de la CNMV) , o bien, consultando los registros públicos  en la página web de la CNMV,  para asegurarse de que se trata de una entidad autorizada, registrada y supervisada.

Más información Portal de Inversor de la CNMV: Guia informativa

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.