Tendencias clave en el Desarrollo Sostenible

Hoy más que nunca, se habla de la necesidad de un cambio. De un nuevo capitalismo que responda a una triple cuenta de resultados: ambiental, económico y social. Para lograrlo, Forética nos propone tres tendencias clave en el Desarrollo Sostenible: regeneración verde, reconstrucción social y reseteo del concepto actual del capitalismo.

De la mano de Elena Ruíz, que lidera el Grupo de Acción de Economía Circular de Forética y es la Coordinadora del Área Internacional, analizamos estas tendencias en el Desarrollo Sostenible.

Un cambio de paradigma

El año 2020 arrancó con una serie de acontecimientos que pueden ser considerados indicadores de un cambio de paradigma:

  • El Foro Económico Mundial, más conocido como el Foro de Davos -que reúne a los principales líderes empresariales y políticos-, publicó el «Manifiesto de Davos 2020«. Uno de los principios básicos de este manifiesto hace referencia a que las empresas ya no pueden ser solo agentes creadores de capital, con un impacto económico, sino que, además, deben impactar en las personas y en el planeta.
  • La revista Times nombró a Greta Thunberg “persona del año”. Esto representa también ese cambio de paradigma en lo que motiva a la sociedad, en diferentes rangos de edad.
  • BlackRock, el fondo de inversión más grande del mundo, anunciaba que iba a hacer de la Sostenibilidad su estandarte. Esta decisión implicaba, entre otras cosas: no invertir en empresas relacionadas con combustibles fósiles, posible vulneración de los Derechos Humanos, puntos negros relacionado con la transparencia, etc.

Lamentablemente, 2020 trajo también una pandemia mundial que trastocaría la vida de la mayor parte de los habitantes del planeta. El coronavirus lo convierte todo en algo mucho más complejo y pone sobre la mesa la vulnerabilidad del concepto de la globalización.

El segundo gran enemigo del cambio de paradigma es la no gestión de riesgos. Y es que no somos capaces de gestionar los riesgos con la antelación suficiente como para ser resilientes y poder atajar todo lo que pueda venir.

El Foro Económico Mundial ya ha publicado el mapa de riesgos de 2021. En el top 5 se encuentran: los eventos climáticos extremos, el fracaso de las acciones climáticas, el impacto ambiental inducido por el hombre, las enfermedades infecciosas y la pérdida de la biodiversidad.

Tres claves para la recuperación

Todo este contexto ha promovido que el medio ambiente se ponga en la agenda de gobiernos, empresas e instituciones a un nivel sin precedente. En este cambio de paradigma se reclama un capitalismo capaz de cumplir con una triple cuenta de resultados: ambiental, social y de buena gobernanza. Y esta va a ser la clave de la recuperación; lo que Forética ha llamado las tres R´s: regenerar, reconstruir y resetear.

1. Regeneración verde

Cuando hablamos de regeneración verde estamos haciendo referencia a cuatro grandes: tendencias

La acción climática

Tenemos por delante un gran objetivo común: ser net positive en 2050. Esto supone reducir un 45% las emisiones en 2030 y llegar a ser 0 emisiones en 2050. Para ello necesitaríamos ir “descarbonizándonos” un 7.6% cada año en esta década de la acción (2020-2030).

La “economía lineal” ha favorecido la degradación ambiental. En este tipo de paradigma económico, cogemos los recursos que necesitamos, producimos con ellos y después, los tiramos. Desde 1970 hemos multiplicado por tres la extracción de materias primas y eso ha hecho que, en torno a 22 elementos de la tabla periódica se encuentren en riesgo de escasez de aquí a 50 años. Hemos generado tantos residuos de plástico, textiles, etc. que tenemos los océanos y los ecosistemas colapsados.

Economía circular

Frente a la economía lineal, la circular se presenta como el nuevo modelo económico en línea con el planeta y con las personas. Es más competitivo, resiliente y sostenible.

En una economía circular, los residuos no existen porque son aprovechados de nuevo. Esto permite reducir considerablemente la presión sobre los recursos naturales y los ecosistemas. Este “zero waste” permite reducir la huella de carbono, alargar la vida de los productos y mejorar la salud y el bienestar de las personas.

Protección del capital natural

Otro de los grandes retos que tenemos por delante para afrontar la regeneración verde es la degradación del capital natural. La pérdida de la biodiversidad tiene consecuencias nocivas. Afecta, por ejemplo, al incremento de las enfermedades zoonóticas (las que se transmiten de animales a humanos). Y es que la deforestación ha provocado que se reduzca en gran medida la masa boscosa que nos separaba de los animales salvajes.

Por otra parte, según IPBES (Plataforma Intergubernamental Científico-normativa sobre Diversidad Biológica y Servicios de los Ecosistemas), de los 8 millones de especies que existen en el mundo, un millón se enfrenta a la extinción en los próximos años.

Ciudades resilientes

Las ciudades tienen un rol muy importante en la Sostenibilidad global. Actualmente más del 70% de la población mundial habita en ellas.

Los cambios demográficos, la planificación urbana, el impacto ambiental, la desigualdad… son algunos de los retos a los que se enfrentan las ciudades. En este sentido, plantear la mejora de la movilidad urbana, el uso de tecnologías e infraestructuras sostenibles, el apoyo a un estilo de vida saludable, etc. será determinante para afrontarlos.

Según el World Business Council for Sustainable Development las ciudades consumen en torno al 75% de los recursos naturales que se generan a nivel mundial, acumulan el 80% de la demanda energética y generan en torno al 70% de las emisiones a nivel global. ¿Seremos capaces de hacer de las ciudades lugares más sostenibles?

2. Reconstrucción social

Otra gran tendencia clave en el desarrollo sostenible es la reconstrucción social. Según Forética, esta segunda R gira en torno a los Derechos Humanos, a las brechas de desigualdad, al aceleramiento de los procesos de digitalización e innovación y también a la salud y al bienestar.

Pobreza y desigualdad

Cuando hablamos de cuestiones como pobreza o desigualdad, inevitablemente parece que vayan asociadas a países en vías de desarrollo. Sin embargo, la realidad es diferente. Tal y como se refleja en esta noticia de El País, el 75% de las personas que sufren pobreza severa en España, son españoles.

Ni los gobiernos ni las personas hemos de dar la espalda a este contexto actual de desigualdad. Según el Banco Mundial, la pobreza extrema habrá aumentado un 150% en 2021. Ante esta situación, cobra un gran sentido el lema de la agenda 2030 “Leave no one behind”. No podemos permitirnos dejar a nadie atrás.

Una transición tecnológica responsable

Otro reto tiene que ver con el futuro del trabajo y con una transición tecnológica responsable. La tecnología ha tenido un gram impacto en el mundo laboral hasta el punto de cambiar las skills que tienen valor. Esto supone que, en muchos sectores, los profesionales tendrán que “reciclarse”. Según el World Economic Forum, de aquí al 2025 el 40% de los trabajadores van a necesitar procesos de formación de hasta seis meses para actualizar sus habilidades. Por tanto, quien entienda dónde van a estar las skills del futuro, tendrá acceso a un mayor número de oportunidades laborales.

Un sociedad más saludable

Y por último, no es posible hablar de reconstrucción social sin mencionar la salud. Y ya no sólo salud física, sino también mental. La Organización Mundial de la Salud anunciaba, poco antes de la crisis provocada por la COVID-19, que el impacto negativo de los problemas de salud mental en la productividad empresarial alcanzaba el valor de 1 billón de dólares al año. Ante esta situación, las empresas del IBEX 35 han impulsado un Observatorio de Salud, Bienestar y Sostenibilidad.

3. Resetear el concepto de capitalismo

Llegamos ya a la última de las tendencias de Desarrollo Sostenible que Forética nos propone: resetear el concepto de capitalismo. Este gran reseteo impacta de manera directa en las cuatro palancas de la gobernanza en sostenibilidad:

Propósito

Cada año se publica el Edelman Trust Barometrer que mide el nivel de confianza que los distintos grupos de interés tienen entre ellos. Las empresas han mejorado la confianza que otros grupos de interés tienen hacia ellas. Los gobiernos, sin embargo, han bajado su popularidad.

Y es que estamos en la era de los CEO´s activistas. Paul Polman, antiguo CEO de Unilever, fue de los primeros en incluir en su narrativa la importancia de cumplir los Objetivos de Desarrollo Sostenible y esa triple cuenta de resultados a los que se enfrentan las empresas. Los consumidores son cada vez más sensibles a las medidas sobre sostenibilidad, así que estamos asistiendo al despertar de un consumidor más consciente.

Debida diligencia ESG

Cada vez en mayor medida, las empresas están implantando los criterios ESG (Environmental, Social and Governance) en su junta de accionistas. De hecho, este tipo de información se duplica en las juntas de accionistas del “Fortune 100” (es la lista de las 100 compañías de Estados Unidos “top” por su cifra de negocio). Este es un buen indicador para comprobar que las empresas están pasando a la acción.

Rendición de cuentas / Transparencia

El marco del reporting ha crecido mucho en los últimos tiempos puesto que cada vez se exigen más transparencia a las empresas. Existen algunos relacionados con cambio climáticos, con derechos humanos, entornos laborales… Las empresas han de entender cómo ser transparentes y cómo llegar a sus grupos de interés. Este año va a ser clave para que las empresas afinen cómo llegar a ellos.

Acercamiento al consumidor

El informe Top 10 Global Consumer Trends 2020 destaca que el 69% de los profesionales anticipa un consumidor más sensible a los aspectos de sostenibilidad. Esto para muchas empresas va a ser algo más allá de un tema de negocio. Ya no sólo porque los inversores quieran invertir en corporaciones que tenga una gestión responsable, o porque viene el fin de la voluntariedad en aspectos legislativos, sino porque las empresas han de responder ante un consumidor activado.

Buenas noticias para ver que un nuevo modelo de producción y consumo, es posible.


Forética es la organización referente en sostenibilidad y responsabilidad social empresarial. Su misión es integrar los aspectos sociales, ambientales y de buen gobierno en la estrategia y gestión de empresas y organizaciones. Actualmente está formada por más de 200 socios, entre ellos el 40% de las empresas que cotizan en el IBEX 35, además de filiales de multinacional, pequeñas y medianas empresas, ONG de referencia y socios personales.

Elena Ruiz impartió la conferencia «Tendencias clave en el Desarrollo Sostenible» durante el evento World Watchers promovido por la Universidad CEU UCH. Elena cuenta con más de 15 años de experiencia acompañando a sector público y sector privado en el avance hacia un desarrollo sostenible en España y América Latina a través de actividades de investigación, apoyo técnico, desarrollo de políticas públicas, acciones de liderazgo empresarial y formación. Actualmente, lidera el Grupo de Acción de Economía Circular de Forética y es la Coordinadora del Área Internacional.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here