La desigualdad económica y la riqueza de los países

Los alumnos Carlos Álvarez Benco y Jorge Sanchís Pino han escrito el siguiente post:

«La desigualdad económica consiste en el reparto desigual de riqueza y rentas económicas entre miembros de una comunidad. La desigualdad económica tiene varias causas, entre ellas la variación de salario, que varía debido a factores como el hecho de que es influenciado por el mercado laboral, la educación, efectos del crecimiento tecnológico y el género. La desigualdad también aumenta debido a la concentración de riqueza, que convierte a la desigualdad en un círculo vicioso.

La desigualdad ha sufrido variaciones a lo largo de varios períodos históricos, ya que se ve influenciada por los cambios demográficos, conflictos bélicos y el desarrollo tecnológico. Tras la Segunda Guerra Mundial, se experimentó un período de crecimiento económico en los países desarrollados. En 1970 el crecimiento económico se ralentizó y aumentaron las desigualdades. Desde 1980 la desigualdad ha aumentado en todos los países del mundo.

La desigualdad económica se muestra en las diferentes posiciones que tienen las personas dentro de la distribución económica. Existen tres tipos de desigualdad económica: de ingreso, de salario y de riqueza.

La desigualdad puede llegar a tener varios efectos diversos y dañinos en los países donde ocurre de una manera exagerada. Estos efectos se pueden dividir en tres diferentes y diversos campos, el social, político y económico. Además, algunos de estos efectos tienden a ser al menos más notados en los países desarrollados, aunque estos tienden hacia un ligeramente menor grado de desigualdad que los países en vías de desarrollo. Los efectos económicos principales incluyen las reducciones en la productividad de la gente, debidos a que la desigualdad perjudica la educación y salud de las personas.

Además, puede llevar a una demanda agregada menor, y a mayores cantidades de dinero disponible para la inversión, debido a que los más ricos tienen más recursos disponibles. Esto también puede desembocar en problemas económicos como el desempleo. Asimismo hay efectos sociales, como la pobreza por la desigualdad en la distribución de riqueza, que lleva a malestar social, y perdidas como la de la movilidad social. Por último, ocurren efectos políticos variados, ya que la desigualdad lleva a la exclusión y la desesperación, llevanzación política hacia los extremos y los populismos, acompañado por el incremento en la influencia política por los que ahora disponen de más recursos.

 La desigualdad tiende a variar en sus efectos entre países desarrollados y en desarrollo, ya que estos tienen sistemas políticos con ciertas diferencias y carecen de estados de bienestar o prosperidad como los países desarrollados. La desigualdad varía por región, ya que Europa cuenta con mucha menor desigualdad que iberoamérica o el sur de África.

Tanto en países desarrollados como en países en vía de desarrollo encontramos desigualdad en sus sociedades, pero los países más desiguales suelen ser los que se encuentran en vías de desarrollo. La desigualdad entre individuos sin embargo, ha ido aumentando en todo el mundo desde la segunda guerra mundial, llegando al punto que 85 individuos son tan ricos como 3.500 millones de personas. En contrario, la desigualdad entre diferentes países ha ido disminuyendo, debido al rápido crecimiento de muchos países en desarrollo como China o Bangladesh, que intentan alcanzar los países desarrollados en términos de riqueza.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.