Historia de las cooperativas, sus objetivos y su razón de ser

Los alumnos Tamara Pérez, José Manuel López y Pedro Luis Martínez han escrito el siguiente post: «Las primeras cooperativas en España datan de mediados del siglo XIX, asociadas a las primeras mutualidades obreras. La creación de estas entidades económicas de producción o de comercialización originó toda una red de solidaridad e intercambio de experiencias que enriquecería notablemente al movimiento obrero español. De hecho, la libre asociación de trabajadores prosiguió con las ideas comunalistas en la agricultura, los gremios medievales de trabajadores urbanos, o la asociación de colonizadores o emigrantes a finales del siglo XVIII.

Estas voces míticas dentro del imaginario colectivo europeo, que se irán descomponiendo ante el avance brutal del maquinismo ligado a la implantación del sistema capitalista, serían reforzadas con las propuestas del injustamente llamado “socialismo utópico”. Ligadas a estas propuestas equitativas de base teórica aparecen las primeras prácticas anticapitalistas.

No sólo la asociación obrera, la manifestación, la huelga y los medios de propaganda propios se revelan como las herramientas más idóneas, sino también el sabotaje y la competencia por parte de los mismos explotados que se constituyen como ‘empresa’ propia, comprando a bajo precio y distribuyendo las mercancías entre sus
asociados.

INGLATERRA, CUNA DE LA REVOLUCIÓN INDUSTRIAL

Nace la cooperación obrera -ante el desagrado de los patronos-, en Inglaterra donde los abusos contra los obreros alcanzan su grado máximo. En 1844, veintiocho tejedores de Rochdale reúnen sus ahorros y alquilan un local que les sirve de almacén y de centro de reuniones. En este almacén establecen la primera cooperativa de la historia que vende a precio de mercado, pero que reparte los beneficios entre los cooperadores. En 1900 era uno de los negocios más importantes, y sus socios eran 90.000 trabajadores. Su ejemplo se multiplicaría, y pronto llega a España.

No solamente por lo que hacía referencia a la compra y distribución de productos, sino también en lo que se refiere a la producción. Nacen cooperativas textiles en Mataró en 1864, o La Proletaria, de los sederos de Valencia, en 1856. Pero como no todos los trabajadores disponen de ahorros suficientes para adquirir la costosa maquinaria que requería la instalación de una fábrica, pronto se opta por soluciones más ingeniosas. Un ejemplo de lo que decimos
es el alquiler de terrenos arcillosos para la explotación de ladrilleras cooperativas,
como es el caso de La Redentora, en la Torrassa, y una veintena más que se realizaba por varias familias obreras, ya que los niños también intervenían en el proceso
productivo. También en el campo nacen las cooperativas de agricultores, o las vitivinícolas, mientras en otras zonas nacen las de pescadores. Los principales difusores en España son Fernando Garrido, Antonio Vicent, Roca i Galés, o el internacionalista Doménec Perramon, presidente de los tejedores a mano en Gràcia.

Lógicamente, a nivel internacional las cooperativas fueron tachadas de reformistas por los sectores obreros anarquistas y socialistas revolucionarios, ya que desde sus primeros congresos en Europa alertaron del peligro del “aburguesamiento” obrero, o de la
imposibilidad de la acción huelguística de los obreros contra sus iguales.
Pero en España fue diferente. La represión contra los movimientos sociales era más
intensa que en Francia o Inglaterra, y como la acción obrera debía desarrollarse en
clandestinidad, se recurrió a los locales y asociaciones cooperativistas para difundir
la propaganda y realizar reuniones y prácticas. Incluso se organizaron escuelas nocturnas y asociaciones en pro de una medicina y previsión obrera en caso de enfer-
medad o de jubilación, ya que el Estado ignoraba sistemáticamente la desatención
proletaria. La historia del esfuerzo cooperativo es pues abundante y apasionante
porque está íntimamente ligada al deseo emancipatorio de hombres y mujeres que
lucharon por subvertir el orden al que estaban condenados desde su nacimiento,
una lucha en la que aún estamos inmersos.

FINALIDADES Y RAZÓN DE SER DE UNA COOPERATIVA

1. Contribuir al cambio económico y social, buscando la creación de riqueza y su
distribución, al contrario que la empresa capitalista, que únicamente persigue la obtención de ganancias sin repara en los medios.
2. Ser un elemento educador del individuo, del colectivo y del entorno, intentando mejorar la cualificación profesional y elevar el nivel cultural del colectivo y su entorno. El medio idóneo para esta tarea educativa es la participación, dinamizando la
práctica democrática.
3. Erradicar el individualismo, fomentando la solidaridad a través de la cooperación.
4. Contribuir a elevar el nivel económico general, de forma que la cooperativa
debe ser eficaz y operativa; ha de ser rentable, económica y socialmente.

¿QUÉ TIPO DE COOPERATIVAS EXISTEN, QUÉ TIPO ES KOOPERA?

Encontramos los siguientes tipos de cooperativas en España:
Sociedades cooperativas de viviendas: son llamadas así porque su objeto principal
está relacionado con los bienes inmuebles, aunque puede ser muy diversa su actividad, como la rehabilitación, construcción, instalación de servicios o de suministros
complementarios, etc..
-Sociedades cooperativas agrarias: se caracterizan principalmente porque las sociedades cooperativas que se unen lo hacen para llevar en común actividades, bien
sea de aprovisionamiento, transformación y/o comercialización de sus productos.
En todo caso, pretenden beneficiarse de las ventajas de la puesta en común de sus
actividades. Sus socios, o los socios de éstos cuando sean sociedades cooperativas,
serán titulares de explotaciones agrícolas o ganaderas.
-Sociedades cooperativas de explotación comunitaria de la tierra: Se diferencian de
otros tipos como las agrarias (con las cuales puede confundirse) porque los socios
ceden los derechos de uso de aprovechamiento de tierras o bien de inmuebles a la
SCSG para que sea ésta quien los explote, pudiendo los socios o los socios de éstos
cuando sean sociedades cooperativas, pasar a ser trabajadores o no de la sociedad.
-Sociedades cooperativas del mar: asocian a todas aquellas personas físicas o jurídicas, que pueden tener relación con las actividades de la pesca (sean o no pescado-
res) para poner en común suministros, servicios, o bien el desarrollo de su actividad.
-Sociedades cooperativas de transportistas: se caracterizan porque sus socios (sociedades cooperativas, que a su vez asocian a profesionales del sector o empresarios
titulares de empresas de transportes) se agrupan para desarrollar su actividad en
común o simplemente para recibir suministros y servicios en mejores condiciones.
-Sociedades cooperativas de seguros: son sociedades cuyo objeto social es realizar
la actividad aseguradora en todas aquellas ramas para las que tengan autorización
específica.
Sociedades cooperativas de crédito: su finalidad es la de cubrir las necesidades de
financiación de sus socios aunque muchas veces también pasan a realizar actividades para terceros. Prácticamente desarrollan las mismas actividades que una entidad de crédito. En caso de que realicen operaciones en el ámbito agrícola-ganadero
se denominan cajas rurales.
-Sociedades cooperativas sanitarias: bajo esta denominación quedan englobadas
todas las sociedades cooperativas cuyo objeto sea la prestación de cualquier tipo de
servicio sanitario a sus socios.
-Sociedades cooperativas de iniciativa social: son aquellas que tienen como fin la
prestación de servicios a la sociedad tales como asistencia social, inserción laboral,
apoyo a grupos marginales, etc.. Muchas de las sociedades de este tipo suelen ser
sin ánimo de lucro .
-Sociedades cooperativas de servicios: serán calificadas así aquellas SCSG que tengan por objeto la prestación de suministros y/o servicios y la realización de operaciones encaminadas al mejoramiento económico y técnico de las actividades de sus
socios.

Atendiendo a la posición de los socios respecto a la sociedad nos encontramos con
los siguientes tipos de sociedades cooperativas:

Sociedades cooperativas de trabajo asociado: se denominan así a aquellas que, independientemente de la actividad que desarrollen, la relación entre el socio (cooperativo o no) y la SCSG es de trabajador-empresa. Por tanto, han de tener como objeto principal, proporcionar trabajo estable a sus socios, o a los socios de éstos cuando
sean sociedades cooperativas, independientemente del desarrollo de su actividad
productiva respecto a terceros.
-Sociedades cooperativas de producción: son aquellas en las que los socios cooperativas mantienen con la SCSG una relación de proveedor, o simplemente se unen
para llevar a cabo actividades productivas de bienes o servicios para terceros de las
cuales obtendrán un beneficio.
-Sociedades cooperativas de consumidores y usuarios: en este caso el objeto de la
sociedad es la producción de bienes y servicios para satisfacer las necesidades de
sus socios. Esto no impide que en muchos casos estos mismos bienes y servicios
sean ofertados a terceros, debido a los excedentes de producción y para hacer más
rentable la sociedad.
Desde nuestro punto de vista creemos que Coopera es una cooperativa de iniciativa
social ya que tiene como fin de su actividad económica la asistencia social y mejorar
la sociedad de manera que tiene como objetivos la inserción laboral de personas
desfavorecidas, Coopera aunque se lucra con su actividad tiene en mente el reparto
de salario digno y por tanto el bienestar de sus trabajadores

¿CUÁL HA SIDO LA IMPORTANCIA DEL MOVIMIENTO COOPERATIVO EN ESPAÑA Y SU EVOLUCIÓN HASTA NUESTROS DÍAS (EN TÉRMINOS DE EMPLEO Y EUROS DE FACTURACIÓN COMPARADO CON EL TOTAL DE LA ECONOMÍA)?

Su objetivo es la inserción sociolaboral de personas en situación ó riesgo de exclusión social, mediante actividades de servicios ambientales, reutilización y reciclaje, consumo sostenible, formación, atención a personas y otras actividades que pueden ayudar a
cumplir el objetivo.
Este movimiento se fundamenta en mejorar la situación de las personas, especialmente a las que necesitan otra oportunidad, haciendo realidad una Economía Social y Solidaria. Es una forma de Innovar y Crecer, con las personas como centro. Y se desarrolla sobre las competencias cooperativas

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.