El día a día de una CEO

4235

Jessica López de Mateo, alumni de Derecho y Ciencias Políticas de la CEU-UCH, asesora jurídica de diversas empresas, y CEO de SHICHI WORLD, ha querido compartir con nosotros cómo es su día a día.

– ¿Qué estudios cursaste en la Universidad CEU Cardenal Herrera?  –

Estudié la Doble Licenciatura en Derecho y Ciencias Políticas y de la Administración. Empecé mis estudios universitarios en la UCH-CEU hace ya más de 10 años, concretamente en el curso 2006/2007 y acabe en 2011 y 2012 respectivamente.

Jessica López, (centro) en el acto de imposición de becas de Derecho la Universidad CEU Cardenal Herrera

Posteriormente, para completar y ampliar mi formación, decidí hacer el Máster Universitario en Derecho Internacional de los Negocios (MIBL- Master in International Business Law) en el CEU Business School de Madrid.

Jessica en su graduación del máster

¡Dos elecciones muy acertadas que han perfilado mi carrera profesional!

– ¿Cuál es tu actual puesto de trabajo? –

Actualmente soy socia cofundadora y CEO de una empresa de cosmética española, que emerge en el mercado con una nueva marca de producto: SHICHI WORLD. Una apuesta fuerte y decidida por la industria, la innovación, el desarrollo y la tecnología española.

Además, soy la asesora jurídica de un par de empresas y consultoras internacionales. Intentó así no abandonar el mundo del Derecho, que tanto me apasiona.

Jessica López de Mateo, en la presentación de su empresa, SHICHI WORLD

– ¿Cómo se ha desarrollado tu trayectoria profesional hasta llegar a desempeñar tu puesto de trabajo actual? –

Mientras estaba estudiando en la Universidad intenté asistir y participar en diferentes cursos, seminarios y jornadas. Recuerdo con especial nostalgia cuando organizamos la Final Regional del “European Law Moot Court Competition” en 2008. Fue muy gratificante formar parte del comité organizativo.

Pero lo que sin duda me ha formado como profesional han sido todas las prácticas y experiencias que he vivido. Siempre he querido encontrar el equilibrio entre mi carrera profesional y los valores y principios con los que me eduque. Esto se resume en una frase “poner el conocimiento en acción”.

Desde que empecé la carrera estuve involucrada en la asesoría jurídica como voluntaria en proyectos de desarrollo y cooperación internacional, y eso me dio la oportunidad de viajar por América Latina y conocer de cerca países como México y Bolivia.

Jessica en Ghana

Mi primera práctica profesional oficial fue en el Practicum de la carrera. Aproveché el verano del 2010 para mudarme a Madrid y formar parte del Departamento de Corporate de PEREZ-LLORCA. Fue mi primer contacto con el mundo del Derecho.

Como desde niña había soñado con pertenecer al cuerpo diplomático, un año mas tarde estuve en el Consulado de Bolivia en Valencia. Y aunque tenía muy claro que el mundo corporativo me había conquistado, no quería quedarme con la duda de cómo sería trabajar en el mundo de los consulados y embajadas. Gracias a esta experiencia comprendí que a través del conocimiento se podían hacer muchas cosas para “cambiar el mundo”.

Jessica (centro) en Bolivia

Después volví a Madrid para seguir con mi carrera profesional y combiné el trabajo en distintos despachos de abogados con mis estudios de especialización. Primero trabajé en CORTIZO ABOGADOS, una firma con presencia en China, especializada en operaciones internacionales. Y más tarde estuve en el Departamento Mercantil, UE & Competencia de ROCA JUNYENT, donde pude trabajar para grandes clientes que ampliaron mucho más mi visión global del mundo profesional y empresarial.

Pero sin duda, la experiencia que mas marcó mi vida personal y profesional fue mi año como asesora jurídica internacional de un despacho de abogados boutique en Panamá: MIHALITSIANOS FÁBREGA & ASOCIADOS. Me fui a Panamá para poner en práctica toda la teoría que había estudiado para hacer la tesina final de mi máster. Quería vivir de cerca las diferencias prácticas entre nuestro sistema jurídico español y el panameño. Panamá tiene unas estructuras jurídicas a nivel societario muy interesantes, muy cercana a las existentes en los Estados Unidos, una lástima que la gente las haya utilizado de forma errónea.

Jessica en el Canal de Panamá

– ¿Siempre supiste que querías ser gerente de tu empresa? ¿Por qué? ¿Qué fue lo que te impulsó a tomar la decisión? –

¿Gerente yo? Para nada. Siempre he querido volar por el mundo, y los que me conocen saben que desde niña mi sueño era ser Embajadora o crear un despacho de abogados con una clara y gran vocación internacional, para asesorar a diferentes empresas en su proceso de internacionalización. Pero he vivido toda mi vida rodeada de dos grandes emprendedores: mi abuelo, Santiago, y mi madre, Pilar. Creo que sin darme cuenta ellos plantaron la semilla del emprendimiento en mí. Ellos han sido un ejemplo de esfuerzo y perseverancia, dignos de admirar.

La decisión de quedarme aquí en Valencia y convertirme en Gerente de esta nueva empresa familiar fue inicialmente temporal. Volví en las Navidades del 2014 para decirle a mi familia que había tomado la decisión de quedarme en Panamá, pero mi madre me pidió que le ayudara a buscar una persona que se encargara de encabezar y gestionar un nuevo proyecto. Entrevisté a decenas de personas, pero nadie englobaba los conocimientos técnicos y los valores que necesitábamos para este puesto. Unos solo pensaban en los números y la rentabilidad, y dejaban de lado la parte social del proyecto; y otros por el contrario no planteaban estrategias para un negocio. Con el tiempo me di cuenta que me había encontrado a mí misma.

Fue una decisión difícil, pero sin duda, la mejor que he tomado en mi vida. Gracias a esta decisión de quedarme, también conocí a José Ricardo, la persona que dentro de unos días será mi compañero de vida para siempre.

– ¿Cómo es tu día a día en el trabajo? – 

Nunca tengo días iguales. No tengo una rutina idéntica cada día. Y por supuesto, no tengo una hora de entrada, y mucho menos de salida de la oficina. Mi objetivo día a día es avanzar y lograr todas las metas que me he propuesto.

La primera pregunta que me hice hace mucho tiempo fue: No tengo súper poderes, ¿cómo repartirme cuando tengo que gestionar varios proyectos a la vez? En ocasiones llegaba a estresarme por la cantidad de cosas que debía hacer en un día, por eso ha sido fundamental aprender a planificar, organizarme y priorizar. Sin duda, la forma de organizarte el día determina tus resultados. Cuando eres responsable y aprendes a gestionar el tiempo, tu productividad aumenta.

También creo que es fundamental saber delegar diferentes tareas. Tengo un gran defecto, confieso que soy demasiado perfeccionista, y me costaba muchísimo delegar en otros. Pero tengo un equipo fantástico, que me hacen el día a día más fácil, y gracias a ellas (porque sí, son todo mujeres) las cosas fluyen y todo funciona a la perfección. La unión de diferentes piezas conforman una maquina perfecta.

Jessica (izquierda) junto a su equipo de SHICHI WORLD

–  Los 3 aspectos más positivos de tu trabajo y los 3 más negativos –

Ser tu propia jefa, no suena mal, ¿verdad? Pero aunque existen muchas ventajas, no es nada sencillo.

Los 3 aspectos más positivos de ser gerente son:

1. Desarrollo personal: Crear un proyecto de cero me ha llevado a conocerme mejor y evolucionar, me ha hecho madurar. Me ha sacado de mi zona de confort, me ha puesto en situaciones límite y me ha obligado a tomar decisiones importantes que no solo me afectan a mi, así he conocido mis puntos fuertes y mis limitaciones. He aprendido mucho a nivel personal y profesional.

2. Elegir mi equipo: Puedo elegir con quien trabajar. Esto te permite rodearte de gente que te aporte, que te de buen rollo y con la que disfrutes. Yo he tenido la suerte de elegir un equipo que disfruta trabajando, y que comparte mis valores y mis gustos.

3. Disponibilidad de tiempo y horarios: Al ser mi propia jefa, tengo la libertad de organizar mi tiempo como quiera, escojo las horas mas adecuadas para trabajar, incluso la hora de entrada y salida, pero esto no quiere decir que trabaje menos, al revés. Lo que si es cierto es que, yo decido desde donde trabajar, cuando y cuanto tiempo dedico a cada tarea.

Pero como he dicho antes, también tiene algunas desventajas:

1. Responsabilidad ilimitada: Soy responsable, sin límites, por los actos y la productividad de todo mi equipo. Al ser gerente, tienes que estar al tanto de todo lo que sucede en la empresa, y te conviertes en responsable de los resultados. Y sin duda, te enfrentas a desafíos constantes. Mi madre siempre me enseño que lo más importante en un negocio es poner tu imagen, tu cara, para que la gente te conozca y pueda abrazarte o darte una cachetada. Un símil de la responsabilidad ilimitada.

2. Inseguridad e inestabilidad económica: Sobre todo al principio, trabajas sin horarios y sin estar segura de que el proyecto va a salir adelante. El sacrificio personal y económico es duro. No tienes un sueldo fijo a final de mes. Todo depende de los números de la empresa.

3. Conocimientos básicos de todo el negocio: Pensamos que al estudiar una carrera estamos preparados para lo que nos presente nuestro futuro profesional, pero no. Cuando tienes un negocio, tienes que saber de todo, y si no ir aprendiendo poco a poco. He tenido que aprender conocimientos básicos de Marketing, Contabilidad, Ventas, I+D, Logística, etc. Por mucho que tengas a gente a tu alrededor experta en estas materias, tienes que tener conocimiento de todas las partes de tu negocio.

Siempre he trabajado para otros, pero desde hace un par de años soy mi propia jefa, y sin duda, me encanta este reto.

Jessica en Ecuador

– ¿Alguna anécdota? –

Tengo tantas, y algunas tan divertidas. Creo que sin duda, lo más maravilloso de viajar tanto es tener la posibilidad de conocer diferentes personas y sus culturas.

Nunca olvidaré la primera vez que participé en una negociación internacional con un grupo inversor chino. Resulta que tengo la manía de corregir los documentos con bolígrafo rojo (¿será que mi profesión frustrada es ser maestra?), y cuando estábamos en plenas negociaciones, uno de ellos me dijo que el rojo daba muy mala imagen por lo que representa el color. Se creó un incómodo silencio hasta que hice una disertación del significado del color rojo, eso sí, con un enfoque muy positivo. Intenté explicarles que mi bolígrafo rojo transmitía la pasión, la fuerza, la vitalidad, etc, con la que todo el equipo había estado trabajando en el proyecto. En esta ocasión salí airosa, pero ahora siempre me informo de las costumbres y tradiciones de cada país que visito.

– ¿Qué te aportó estudiar en el CEU? ¿Qué es lo que más valoras de tu formación en nuestra Universidad? –

Buscaba una Universidad de calidad en todos los sentidos, que me proporcionara una formación intelectual, profesional y humana. Y sin duda, en la UCH-CEU aprendí a desarrollar mi actividad profesional con disciplina, integridad y responsabilidad.

También me convenció el hecho de que uno de sus valores fuera la solidaridad y la acción social, el deber de justicia. No es fácil encontrar instituciones privadas que promuevan entre sus alumnos y profesores el voluntariado, y que los motive a ejercer alguna acción solidaria.

– 3 Consejos para todos los alumnos de Derecho

Para mí, las claves del éxito se resumen en 3: soñar, tener conocimiento y mucha pasión:

a)    SOÑAR: Soñar en grande te llevará a hacer cosas grandes. Ser ambicioso no es malo, siempre y cuando mantengamos la humildad.

b)    CONOCIMIENTO: Siempre he pensado que la pieza clave para la realización personal y la integración social y laboral de una persona es una buena formación. No sólo debemos centrarnos en estudiar la carrera, si no aprovechar todas las posibilidades de formación extra que ofrece la universidad como complemento (cursos, seminarios, jornadas, etc.), ya que además proporcionan experiencias únicas. Es fundamental mantenerse actualizado y conocer los cambios que van surgiendo. Esto requiere que mantengamos siempre un proceso de formación, incluidos los que ya estamos trabajando, debemos actualizar continuamente los conocimientos adquiridos.

c)    PASIÓN: Como todo en la vida, es indispensable poner pasión en lo que haces. Sentir pasión por tu trabajo, supone que cada día te levantas para hacer lo que te gusta. No te puedes implicar al 100% en tu trabajo, si no sientes verdadera pasión por el proyecto. Y a veces esa pasión se convierte en “locura”, y mi madre siempre me ha enseñado que “cuando te dicen que estas loca es que estas en el camino de hacer algo grande”.

Jessica y su madre, Pilar Mateo, en una entrevista de radio

– ¿Qué les dirías a los alumnos que se plantean seguir tu camino como CEO de una empresa? –

Ser gerente no es fácil pero es verdaderamente apasionante. Les daría el mismo consejo que me dieron a mí al empezar (por cierto, gracias Eduardo):

La inteligencia tiene tres niveles y hay que saber equilibrarlos.

1. Conocimiento, estar preparado a nivel técnico.

2. Creatividad, ser original y diferente.

3. Y juicio ponderado, no perder la calma, tener sentido común.

No tengáis miedo a equivocaros, por que fallareis muchas veces, pero una vez alcancéis el equilibrio todo será mucho más fácil. ¡Mucha suerte en vuestra vida!

Muchísimas gracias, Jessica, por compartir tus experiencias. Enhorabuena por tu brillante trayectoria, y mucha suerte en tu futuro personal y profesional.

¿Te ha interesado este post? También puedes descubrir cómo es el día a día de una lobbista, de un Registrador de la Propiedad, de una jurista en la ONU, de un Juez, de un Notario, de un abogado, y de un jurista en el mundo empresarial.

¿Quieres saber más sobre nuestro doble grado en Derecho + Políticas?

Dejar respuesta

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.