…o pasear por Le Marais: la vie en Erasmus de Sofía

Mi nombre es Sofía, y durante los últimos 4 meses he podido disfrutar de la experiencia Erasmus+ en París, en la Universidad Paris X, gracias a la cual he podido empaparme de la cultura de este país y conocer mejor las costumbres y tradiciones francesas.

Al principio, a todos nos cuesta salir de nuestra zona de confort, viajar lejos de casa, donde no conocemos a nadie. Ya no tenemos a todas esas personas familiares que nos rodean cada día, además, hay que acostumbrarse a un nuevo idioma, y a otro sistema educativo. Hay que hacerse a una nueva ciudad.

Pero todos estos miedos desaparecieron desde el momento en que llegué a París. Es una ciudad mágica en la que nunca pensé que tendría la oportunidad de vivir. He estado viviendo en una ciudad viva: arquitectónicamente, culturalmente, gastronómicamente… En la que cada día había un plan distinto, sitios por descubrir, museos que visitar, amistades por nacer…

Una de las cosas que más me llamó la atención es la multiculturalidad del país. Francia es un país en el que tus íntimos amigos pueden ser de cualquier lugar del mundo, sin importar tu color de piel ni el idioma que hables. Además, al ser una ciudad que se encuentra en el centro de Europa, me ha permitido viajar mucho y conocer otros países del entorno.

Sin duda, si algo me llevo de París son las amistades que he creado. Algo que estoy segura, nos durará para siempre, a pesar de que cada uno venga de un sitio distinto. Ellos se han convertido en esas personas que me rodean en mi día a día, con las que comparto todo, nos hemos vuelto inseparables. El ERASMUS es una experiencia que une mucho, te permite empezar de cero y ser tu mismo. Cuando llegas, nadie te conoce.

Es una experiencia que me ha aportado muchísimo, tanto a nivel personal, como profesional

Académicamente, me llevo una mejora increíble de mi nivel de francés, al haber cursado mis asignaturas de cuarto de Derecho en este idioma. Al principio esto supuso un gran reto para mi, pero no puedo estar más contenta de haberlo hecho así.

También he tenido la oportunidad de conocer otro sistema educativo, la Universidad Paris X es una gran universidad pública, en la que las clases se impartían en anfiteatros de 500 alumnos. Esto me ha ayudado a “buscarme la vida”, es decir, a tener más iniciativa y ser más pro activa, algo que creo que es esencial para nuestro futuro profesional.

Pique-nique francés en el campus de la universidad.

También me he quedado impresionada con el campus de esta universidad, un campus “estilo americano”, enorme, lleno de espacios verdes y de edificios de todo tipo, con las mejores instalaciones deportivas. Gracias a esto, el ambiente universitario era increíble, muchos de los alumnos vivíamos allí, en una residencia dentro del mismo campus, lo que significa una fiesta constante.

Asistíamos continuamente a “soirées”, es decir, fiestas para conocernos mejor, además de viajes a otras partes del país, organizadas por la asociación ERASMUS de la propia universidad. En cuanto a las actividades ofrecidas en el campus, la lista es demasiado larga para incluirla aquí, pero había de todo, desde equipo de fútbol o hockey, a club de ajedrez y de teatro. Yo decidí incorporarme al equipo de fútbol de la universidad, experiencia que me ha encantado, ya que he podido crear un vinculo muy estrecho con mis compañeras de equipo, con las que entrenaba cada semana, para después jugar un partido cada dos fines de semana contra equipos de otras universidades.

Por otra parte, he podido descubrir lugares increíbles. París cuenta con rincones maravillosos y llenos de encanto. El tiempo no siempre acompaña, pero aún en los días nublados se puede disfrutar de la pintoresca ciudad. Y si la cosa se complica… siempre puedes refugiarte en un bar de le Marais y disfrutar de la música en directo.

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.