Jesús Terrés: palabras, hedonismo y vida

Desde que Jesús Terrés ocupaba una mesa en las aulas de la carrera de Publicidad y Relaciones Públicas en la CEU UCH han ocurrido muchas cosas. En el mundo y en su vida. Hoy dirige Guía Hedonista y Lobo Agencia Digital. Pero como él mismo nos cuenta, sobre todo, escribe. En el universo de Terrés las palabras orbitan alrededor del hedonismo y de las emociones. Y también del valor de vivir el presente.

Jesús Terrés estudió Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad CEU UCH

Haces tantas cosas que no sabemos si llamarte: creativo, publicista, periodista, escritor, comunicador, profesor… ¿Qué dices cuando alguien te pregunta a qué te dedicas? 

Siempre he tenido la sensación de andar entre muchas aguas. Toni Segarra, que es un grandísimo creativo, dice de él mismo que es “un tipo que escribe anuncios”. Yo soy algo parecido; soy una persona que escribe. Escribo artículos, libros, crónicas, guiones para spots, estrategias de posicionamiento…. Depende del proyecto en el que esté en ese momento. Pero, al final, todo gira en torno a la palabra.

Escribes bajo el pseudónimo de “nada importa”, pero ¿qué le importa a @nadaimporta?

Recuerdo que cuando me planteaba cómo traducir lo que yo hago, a lo que me dedico, en una etiqueta, encontré un haikus japonés que decía: “Sonríe, porque nada importa nada”. Más allá de la lectura nihilista de “nada importa”, creo que la cita habla de que hay que ser feliz.

Así que si me preguntas qué me importa a mí, esa es mi respuesta: ser feliz. Y querer a mi gente, disfrutar, acometer proyectos que sumen y pasármelo bien haciéndolos.  

«Todo gira en torno a la palabra»

Dicen que aprendemos cuando erramos. ¿Recuerdas algún fallo concreto que te haya hecho crecer a nivel profesional?

Te voy a hablar de una sensación que tiene que ver con lo profesional, pero también con lo personal. Porque los que nos dedicamos a lo que nos apasiona, a veces esas dos facetas se difuminan.

Existen algunos momentos a lo largo de la vida profesional en los que se te cruzan proyectos, compañeros, jefes… y, por cualquier motivo, tu intuición te dice que algo no va a funcionar. Una parte de ti sabe que no va a salir bien. Cuando te ocurre eso, es importante que salgas de ahí.

Yo ahora, quizá por la experiencia y por la edad, escucho muy bien esa voz interior. Cuando la intuición me lanza una alerta, la sigo. Aunque implique cerrar un camino. Uno de mis mayores errores fue no aprender eso antes.

Fotografía de Lara Crespo

¿Qué significa el hedonismo para ti? Lo llegas a comparar con el Arte.

Parece que las marcas de lujo, a golpe de estrategia de posicionamiento, se han apropiado del universo hedonista. Que para ser hedonista tienes que gozar de una buena situación económica. Y que el hedonismo es elitista o que “lo bueno es caro”.  Pero no es así.

Volviendo al origen del término, el hedonismo es placer. Y el placer puedes encontrarlo viendo un atardecer en la playa en buena compañía y bebiendo vino en una copa de plástico. Y quizá allí, en ese preciso instante, eres infinitamente más feliz que en un restaurante caro.

Hedonismo es disfrutar. Del aquí y del ahora. Para explicar esto hay una frase de Kung Fu Panda que me encanta: “El presente tiene nombre de regalo”.  La vorágine del día a día nos absorbe: todo son plazos, entregas… Yo quiero dar voz a esos instantes en la playa.

«Hedonismo es disfrutar. Del aquí y del ahora»

Todos los que trabajamos en comunicación nos dedicamos, en gran medida, a contar historias. En cine, en prensa, en spots publicitarios… donde sea. ¿Cuál crees tú que es la clave para que una historia enganche al público? ¿Existe una fórmula para construir un relato que emocione?  

Una de las primeras cosas que aprendes cuando te dedicas a escribir sobre emociones es que las personas siempre estamos hablando de nosotros mismos. Es poco frecuente que alguien te esté escuchando contar una historia y no la termine proyectando sobre algo suyo, sobre algo personal.  

Los héroes de las grandes historias siempre atraviesan las mismas etapas. El viaje de estos héroes tiene mucho que ver con afrontar sus miedos. Y al final, nuestros temores, nuestros anhelos… son casi los mismos desde hace 2.000 años. Ha cambiado el contexto social, político, económico, laboral, tecnológico… Pero lo que te motiva a levantarte cada mañana, no es tan diferente, a lo que le motivaba a tus padres, o a los padres de tus padres.  Los impulsos y las inquietudes que nos mueven son similares.

«Son cuatro o cinco los sentimientos profundos que dan sentido a nuestra vida. Si conectas las historias con ellos, conseguirás emocionar»

Si tuvieras que darles algún consejo a todos esos estudiantes que van a comenzar su andadura profesional, ¿qué les dirías?   

Que esto va de aprender. Siempre. No podemos dejar de aprender.

Y que, aunque la realidad profesional nos obliga a ser versátiles –guionistas, creativos, cuentas, comunicadores…—el mercado profesional valora también el perfil más especializado. El “océano azul” que diríamos en Marketing. Así que mi consejo es que, si se ven buenos en algo concreto, sigan ese camino y traten de ser los mejores.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here