Iberoamérica inolvidable: Javier y su estancia internacional en Chile

Mi nombre es Javier, soy estudiante de 4º del doble grado de Publicidad y Relaciones Públicas + Comunicación Audiovisual. Hace dos meses volví de Santiago de Chile donde realicé mi estancia. Gracias al programa internacional de intercambio pude irme a la otra parte del mundo a conocer culturas distintas y salir de mi zona de confort.

Desde siempre me he considerado una persona muy proactiva y echada para adelante, por lo que siempre he querido irme de Valencia. Quería vivir nuevas experiencias pero en un entorno desconocido, romper totalmente con lo que estaba acostumbrado y ponerme a prueba.Me enteré que la universidad junto al banco Santander ofrecían la beca Iberoamérica donde podías irte a estudiar fuera de Europa. La lista era larga, pero según las universidades que me interesaban la seleccionada fue la Universidad del Desarrollo en Santiago de Chile, Chile.

Santiago de Chile se encuentra más o menos en la mitad del país, rodeada de los Andes habitan alrededor de 5 millones de personas. Es una ciudad repleta de contrastes y desigualdades, según ibas bajando en las paradas de metro ésta cambiaba según el nivel económico de las comunas. La ciudad se divide en comunas y cada una de éstas se rigen por un alcalde.

En cuanto a la universidad, la Universidad del Desarrollo se ubica en la comuna de Las Condes, una de las más adineradas. El trato fue excepcional, me hicieron sentir como en casa y conocí a grandes profesores y compañeros.

«He vivido situaciones increíbles que dudo que vuelva a vivir.»

Cursé asignaturas como Psicología del emprendimiento, Branding o Gráfica digital entre otras. Las clases eran en su mayoría prácticas por lo que no solíamos dar mucha teoría, estaban enfocadas en que el alumno fuera el protagonista y así poder aprender lo máximo posible.

La universidad fue muy importante para mí en esta experiencia sobre todo cuando en octubre la ciudad sufrió el estallido social. Mis amigos y yo vivimos un hecho histórico que aún en estos días sigue vigente, el despertar de un pueblo harto de las desigualdades que existen en el país. A nivel personal el hecho de vivir esos días, conocer testimonios de gente chilena y asistir a las manifestaciones me han hecho crecer mucho y concebir la realidad de una forma diferente.

Uno de mis objetivos al irme a Chile era conocer tanto su cultura como la de los países colindantes. El país cuenta con verdaderas joyas medioambientales. He podido conocer el desierto de Atacama, uno de los lugares más áridos del planeta; sus costas y ciudades pintorescas como Valparaíso; la Patagonia chilena con sus glaciares y explanadas de naturaleza en estado salvaje.

La cultura chilena me atrapó y pude también vivir el gran 18 de septiembre, el día que la ciudad festeja por todo lo alto el día de la independencia.

He tenido la suerte de visitar países, además de Chile, como Argentina, Uruguay, Brasil o Perú. He estado en los lugares más recónditos del mundo como es la Isla de Pascua con sus majestuosos moais. Asistir al derrumbamiento de una parte del glaciar Perito Moreno, visitar las cataratas de Iguazú, celebrar fin de año en Copacabana o alcanzar los más de 5.000 metros sobre el nivel del mar de las montañas del Perú además de Machu Picchu.

Todo ello adentrándome de lleno en la cultura de los indígenas, conocer a su gente y disfrutar de nuevos estímulos.

Sin duda, ha sido la mejor experiencia de mi vida. He aprendido una barbaridad a nivel personal y profesional. Estar tan lejos de mis seres queridos me ha hecho más independiente y valorar otro tipo de cosas. He vivido situaciones increíbles que dudo que vuelva a vivir, pero que si nos las hacía de joven nunca las haría realidad. Y sobre todo he conocido a gente de todas las partes del mundo que se han convertido en amigos para siempre.

Así que si quieres contar anécdotas para el resto de tu vida y vivir de verdad, no te lo pienses, opta a la beca Santander Iberoamérica.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here