Si experimentas Erasmus: todo lo largo de un largo etcétera

Soy Rafael, estudio 4º de Publicidad y Relaciones Públicas en la Universidad CEU Cardenal Herrera de Valencia y os quiero contar como ha sido mi experiencia Erasmus durante este curso 19/20 en Bologna, una ciudad al norte de Italia muy particular y universitaria. Proponerse estudiar en el extranjero no es una decisión fácil, miles de dudas rondan por tu cabeza y muchas son las cosas que dejas atrás, pero en mi opinión, todo el que tenga la oportunidad de vivir una experiencia de esta magnitud debería planteárselo.

Al principio, todo parece un caos, meter toda tu vida en una maleta (te adelanto que serán muchas maletas…)  y lanzarte a la aventura da cierto vértigo, pero resulta muy fácil de gestionar ya que la web del CEU resuelve muchas dudas y va organizando charlas informativas. A raíz de estas charlas elegí mis preferencias de destino y contacté con la coordinadora del CEU, juntos elaboramos el plan de convalidaciones que tendría con mi universidad de destino.

Fue muy emocionante elegir destino, recuerdo la ilusión de como barajaba las diferentes opciones que se nos ofrecían desde el CEU, estaba eligiendo la ciudad que me acogería durante un año, me pasé horas emocionado recopilando información sobre las distintas universidades y sitios turísticos de estas ciudades. Acerté y decidí poner rumbo a Italia, concretamente a Bologna, una ciudad famosa por su ambiente universitario y por la Universidad Alma Mater Studiorum di Bologna, la universidad más antigua de occidente y la segunda más antigua del mundo, un lugar por el que han pasado ilustres como Nicolás Copérnico, Umberto Eco o Dante Alighieri.

«El programa Erasmus es un capítulo que te marcará para el resto de tu vida, una magnifica oportunidad para empaparte de otra cultura Y otro idioma.»

A Bologna le llaman “la culta, la gorda y la roja”, la fama de esta ciudad es más que merecida, esta repleta de estudiantes y eventos de todo tipo, se podría decir que la ciudad cambia todas las semanas, las plazas están repletas de artistas y música, hay multitud de restaurantes que ofrecen la mejor pasta y las mejores pizzas que he probado nunca y la estética es muy especial, todas las casas tienen los ventanales de madera y los tejados son de color rojo.

Además gracias a la ESN (Organización de estudiantes Erasmus) he podido conocer decenas de ciudades europeas, tuve la suerte de poder estar en algunos sitios increíbles como Nápoles, Turín, Milán, Roma, Venecia, Liubliana, Bratislava, Budapest, Gante, Amberes, Brujas… La experiencia Erasmus es la excusa perfecta para viajar y conocer lugares, culturas y gente de todo tipo.

Os podría contar miles de anécdotas y experiencias en cada uno de estos sitios, pero sin duda lo mejor es toda la gente que he conocido durante la experiencia, tengo repartidos amigos por toda España y Europa, iba a la universidad con compañeros de Madrid, Cádiz o Bilbao y mis compañeros de piso eran de Grecia, Austria o Francia, sin duda el Erasmus te convierte en una persona internacional.

En mi caso, me alojé en un amplio piso en el centro de la ciudad, muy luminoso y con vistas a las “Due Torri”, el lugar más emblemático y fotografiado, además en plena zona universitaria, lo cual me resulto muy fácil en mi día a día ya que todas las facultades, bibliotecas y bares universitarios estaban cerca.

La carga lectiva era muy similar a la que tenemos aquí en el CEU, además los profesores nos facilitaban reuniones y nos resolvían dudas de las diferentes asignaturas mediante correos. Mis asignaturas eran la mitad en Italiano y la mitad en Inglés, lo cual me parece perfecto ya que he podido aprender un idioma nuevo que me encanta como es el Italiano y mejorar el Inglés. La biblioteca de la universidad de Bologna es similar a la del CEU, el horario es muy flexible y 24h en época de exámenes.

En conclusión, animó a todo el mundo a que se embarque en la experiencia Erasmus, la mejor época de mi vida, en la que he podido aprender multitud de cosas que de no ser por tomar esta decisión hace un año, nunca habría aprendido.

Estoy seguro que la frase que mejor define el Erasmus es “Carpe Diem”, vive el momento, aprende y disfruta porque es una oportunidad única.

Espero haberos resuelto algunas dudas y espero que vuestro Erasmus sea igual o mejor que el mio.

¡Disfrutad!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here