Un taller muy rico

Mayte González, de Prácticas en el Colegio Guadalaviar

En esta tercera y última entrada que voy a hacer al blog de magisterio sobre mi periodo de prácticas, os voy a hablar sobre un taller que hicieron en el Colegio Guadalaviar, en el que las niñas se divirtieron y aprendieron a partes iguales.

Un punto del proyecto del primer trimestre del curso de 4 años es la alimentación saludable. A lo largo de este taller, se enseña a las niñas la importancia y los beneficios que supone una dieta equilibrada y variada. Además, a partir de la pirámide alimenticia, las alumnas aprenden qué alimentos son más saludables y cuáles lo son menos y, en consecuencia, qué alimentos pueden tomar más veces por semana.

Dentro de este proyecto, se realizó el taller que explicaremos a continuación y que, como no podía ser de otra forma, se llevó a cabo un viernes. ¿Por qué un viernes? Como ya he comentado en las dos entradas anteriores, los viernes son un día especial en el aula de cuatro años, porque es el día creativo de la semana. Por este motivo, aprovechamos para llevar a cabo actividades de carácter artístico, como la que vamos a ver a continuación.

El taller consistía en crear, mediante trozos de diferentes piezas de frutas, una composición que representase un paisaje (como, por ejemplo, una palmera sobre una base de hierbas).

Por eso, lo primero que tuvimos que hacer fue ir al supermercado a comprar las frutas que necesitaríamos para hacer la composición (mandarinas, plátanos y kiwis), además de servilletas, platos o cuchillos de plástico para cortar la fruta.

La excursión al supermercado fue muy divertida: las niñas acababan de hacer el festival de villancicos y se pasaron todo el trayecto hasta el supermercado cantando los villancicos que tan bien se sabían y sacando alguna que otra sonrisa a los que por allí paseaban.

Cuando entramos en el supermercado, rápidamente nos dividimos. Mientras la clase de 2ºB de Infantil iba a por su fruta, nosotras aprovechamos y fuimos a coger las servilletas, los platos y los cuchillos. Cuando las alumnas de 2ºB terminaron de coger la fruta, fuimos nosotras y nos encargamos de coger las piezas que necesitábamos, las pesamos y llevamos al carro. La verdad es que fue complicado que no tocaran ninguna verdura o fruta, pero se portaron muy bien, ya que escucharon atentamente y obedecieron en todo momento. Tras pagar en la caja y cantarle un villancico a la dependienta que nos atendió, volvimos al colegio, donde todavía quedaba mucho por hacer.

A cada grupo le dimos dos mandarinas, un plátano, medio kiwi, un par de cuchillos, seis platos y varias servilletas. Las integrantes de cada grupo comenzaron a preparar sus creaciones tomando como referencia el dibujo que les habíamos enseñado, si bien cada grupo añadió su propio toque personal.

Cuando terminaron, la tutora y yo pusimos en cada plato un gomet del color del equipo al que le pertenecía la creación final, comentamos qué plato era el más elaborado y creativo y cada grupo se comió los trocitos de fruta de su plato.

Finalmente, las alumnas decoraron con gomets de distintas formas y colores unos delantales de papel continuo que previamente habíamos recortado las tutoras de las aulas de 4 años y yo, y se fueron a casa como unas auténticas chefs.

Fue una actividad muy entretenida, en la que las niñas trabajaron muchos aspectos relacionados con la psicomotricidad fina, la autonomía, la socialización y los hábitos de alimentación saludable. Un taller muy RICO en todos los sentidos.

Muchas gracias y hasta pronto.

Mayte González Ambou, alumna del Grado en Educación Infantil en MAGISTERIO UCH CEU

 

Web del Colegio: http://colegioguadalaviar.es/

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.