PRACTICUM EN EL COLEGIO CEU SAN PABLO

Alba Martínez, de Prácticas en el Colegio CEU San Pablo

Este curso he tenido la oportunidad de poder volver a realizar las prácticas en el Colegio CEU San Pablo, con el mismo grupo de alumnos que el año anterior. Cuando supe la noticia me puse muy contenta, porque tenía curiosidad por saber cómo estaban y ver cuánto habían crecido y aprendido durante este periodo.

Recuerdo el día en el que me despedí de los alumnos de tercer ciclo de Educación Infantil. Montamos una “despedida” en el aula y todos comimos bizcocho, bailamos y les di un regalo hecho por mí para agradecerles todo lo que me habían aportado y enseñado. Me produjo mucha nostalgia, puesto que pensé que no les volvería a ver y que ya no podría seguir enseñándoles y ayudándoles a superarse día tras día… Y ahora vuelvo a poder estar con ellos.

El primer día de prácticas estaba muy emocionada y contenta. Tenía ganas de verlos y de saber si se acordaban de mí. Cuando entré, todos se quedaron mirándome sin entender muy bien qué pasaba, pero poco a poco empecé a ver sus sonrisas en las caras. Me habían reconocido y estaban muy contentos de que volviera. Todos me dieron un abrazo y empezamos el día. ¡Fue genial!

Está siendo una experiencia extraordinaria: dado que ya les conocía previamente, estoy siendo consciente de los grandiosos cambios que se producen en los niños de 4 a 5 años. En estos pocos meses ya he notado bastantes cambios.

El primer cambio que noté fue durante el segundo día, cuando tenían que dibujarse a ellos mismos caracterizados de mexicanos. Me quedé asombrada, porque el año anterior solían dibujar de manera más abstracta. Eran capaces de dibujar su cara, pero no tan bien definida como este año. Ahora son capaces de dibujar su cuerpo sin perder detalle. Además, también pintan mejor, se esfuerzan por no salirse y cuidan más la estética. Se han convertido en pequeños artistas.

Otro de los cambios más significativos se ha producido en la lectoescritura. El año pasado, empezaban a escribir su nombre y reconocían las vocales y algunas letras. Sin embargo, este año ya saben escribir su nombre a la perfección, y también otras palabras. Además, también reconocen todos los sonidos de las letras, son capaces de enlazar sonidos y forman sílabas y palabras.

A nivel lingüístico, han aumentado su expresión oral y su vocabulario. Hace pocos días, la maestra les preguntó qué animales conocían que viviesen en el medio terrestre y acuático. Salieron nombres muy interesantes, como el lagarto de komodo, el tiburón ballena, el halcón y muchos más. Me quedé asombrada del vocabulario que han adquirido en poco tiempo.

Otro de los cambios es la nueva metodología que realiza el colegio, el trabajo cooperativo. Supone una manera de enseñar totalmente distinta, que promueve que los niños adquirieran capacidades muy importantes para su futuro a través del trabajo en equipo, como la capacidad de resolución de problemas, la adquisición de valores, responsabilidad y autonomía. Para ello, la clase está dividida en equipos y cada miembro del equipo tiene su cargo.

Un día, realizamos una actividad de trabajo cooperativo sobre Gaudí. Trabajaba la creatividad y los aspectos que he comentado. Por equipos y respetando su turno, los niños tenían que pintar mediante la realización de mosaicos distintas figuras de animales que les había tocado. En cada turno, el alumno realizaba una forma y la pintaba y, a continuación, pasaba el folio al compañero de al lado. Al finalizar, entre todos debían elegir un nombre, y salieron nombres muy curiosos como “gigantoflante” o “chamilio”.

Los niños se esforzaron por trabajar en equipo y realizar distintas formas geométricas para pintarlas y que quedara bien. Luego, el capitán de cada equipo colgó el trabajo realizado en un mural, y quedó así de bien:

Ya me queda poco para acabar mi carrera de maestra de Educación Infantil y creo que no hay mejor manera que acabarla en el colegio y la clase donde estoy realizando las prácticas. Esta experiencia, junto a la de las prácticas del año pasado, me hace tener aún más ganas de poder ser maestra de mi propia clase y poder enseñar a miles de niños.

Alba Martínez Bernabé, alumna del Grado en Educación Infantil en MAGISTERIO UCH CEU

 

Enlaces de interés:

Web del Colegio: http://www.colegioceuvalencia.es/

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.