Nunca dejarán de sorprenderme y emocionarme

El profesor Carles imparte la asignatura de Inglés y de Educación Plástica en Inglés en los cursos de primero, segundo y tercero de Primaria. Realiza sus clases muy interactivas con sus alumnos, cantan canciones cortitas en inglés para sentarse y callarse, para aprender  los días de la semana, a contar…  tiene un amplio repertorio para cualquier situación que surja en clase.

Carles realiza una actividad de relajación al inicio de las clases siempre que el alumno venga o del patio o de casa. En ésta actividad  va dando instrucciones y golpecitos con “bells”.

Al primer golpe se despeja la mesa.

Al segundo se inicia la relajación, en la cual va dando instrucciones.

Al tercero se termina la relajación y se hacen estiramientos.

Un día durante ésta actividad de relajación un alumno se puso a jugar con su nuevo reloj electrónico y me dirigí hacia él para confiscárselo temporalmente. Usualmente los niños cuando me dirijo a ellos para confiscarles el material que no deben poseer en ese momento se lo esconden bajo el “culete”, porque saben que de ahí no lo vas a coger, no obstante este niño me lo dio y al momento se le aguaron los ojos.

Carles le preguntó que le pasaba y se lo relaté. Éste lo tranquilizó diciéndole que se le devolvería al acabar la clase. Acto seguido su compañero de al lado (por empatía) se quitó el suyo y lo puso justo al lado del de su amigo en la mesa del profesor diciendo en voz alta: “Así no me desconcentraré”  por lo que Carles le felicitó la acción.

Al instante se quitaron todos sus relojes y lo pusieron encima de la mesa del profesor y el profesor tuvo que decir que nadie más se quitara el reloj.

Aquello parecía en un momento el bazar del top manta.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.