El mejor premio de todos es un abrazo

Beatriz Martínez Portolés, alumna en prácticas en el
Colegio Francisco Llopis Latorre de Llíria.

Un pequeño gesto es el mejor regalo para un niño.

Durante los cuatro años que pasé en la Universidad, he aprendido que los refuerzos positivos podían llegar a darse de diferentes maneras; o bien mediante un objeto material o bien con algún gesto positivo hacia el niño. Sin embargo, un gesto agradable y cariñoso de la maestra actúa como el mayor regalo que tienen los niños.

Esto es porque una mañana, realizando mis prácticas en la clase de Infantil 5 años en el colegio Francisco Llopis Latorre de Llíria, Giovanni no quería terminar la tarea como todos los demás y mientras está realizándola, se levanta y viene hacia mi abrazándome y le digo:

  • Giovanni, ¿quieres un abrazo fuerte de la seño o ir a la feria (el parque de atracciones de Llíria)
  • Prefiero un abrazo muy grande y fuerte, seño.
  • Pues vamos a hacer un trato. Cuando tú acabes la tarea muy bien hecha como tú sabes hacerla, yo te daré el abrazo más fuerte de todos y encima, tanto la seño Lucía como yo nos pondremos muy contentas al ver que lo has hecho super bien, ¿vale?
  • Vale seño
  • O también puedes elegir que se lo diga a la mamá para que te lleve a la feria
  • Prefiero un abrazo seño…

En ese momento, se pone a realizar la tarea muy motivado y trabajador, tanto que hasta la tutora se sorprende. Cuando acaba la tarea, viene a enseñármelo diciendo: “¡He terminado seño!”

El alumno me lo enseña y, efectivamente, como lo tenía hecho correctamente le pongo el símbolo del “muy bien” (MB) y le digo:

  • ¿Has visto como si te concentras lo haces muy pero que muy bien y las seños estamos muy contentas contigo?
  • Si seño, pero yo quiero mi abrazo
  • Y lo tendrás pero antes me tienes que prometer que siempre vas a hacer las tareas así de bien, ¿vale?
  • Vale seño, te lo prometo.

En ese momento, le doy el abrazo que esperaba y se va muy contento y emocionado a su asiento. Esto me ha dejado con gran asombro pues un regalo físico o “tangible” como es el de ir al parque de atracciones o a la feria es casi siempre el regalo elegido por los niños; sin embargo, Jovanni prefirió sin pensárselo dos veces un abrazo de sus maestras. Esto te deja un sabor muy dulce y, por lo menos a mí como maestra, me llena sinceramente de orgullo porque sabe el significado y el gran valor que tiene un simple abrazo.

Beatriz Martínez Portolés, estudiante de grado en Educación Infantil en la Universidad Cardenal Herrera CEU.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.