Marta y su Erasmus donde llevan todos los caminos

Hola, soy Marta Miñana, y estudio Educación Primaria. El año pasado decidí solicitar la beca Erasmus, no estaba del todo segura por el hecho de irme sola y el idioma. Pero sabía que sería una experiencia única y por ello la solicité. Decidí elegir Italia y en concreto una de mis ciudades favoritas, Roma. Hice todo lo necesario para poder optar a la beca y por fin recibí el correo de que había sido aceptada que me iba de Erasmus.

Ahora faltaba lo más difícil, buscarme piso y ver con quien lo compartiría. Tuve mucha suerte ya que al final compartí piso con otros chicos españoles, una chica de Badajoz y un chico de Albacete que a la larga se convirtieron en dos pilares para mí y además iban a la misma universidad que yo, a la universidad de LUMSA.

 

 

 

 

 

 

Por las mañanas íbamos a la universidad, situada cerca del Vaticano y dividida en varios edificios según la especialidad. Las clases al principio fueron algo difícil ya que no entendía mucho el idioma y apenas sabía lo que me decían, pero la verdad es que las profesoras fueron muy amables y nos ayudaron en todo momento.

ha sido una experiencia que jamás olvidaré

Por las tardes, mis compañeros y yo nos dedicábamos a descubrir la ciudad. Quería verla toda. Roma, ciudad eterna y es cierto. Vivíamos un poco lejos, así que teníamos que coger el metro para ir al centro de la ciudad. El metro era un caos y al principio nos perdíamos. Pero en unos días ya lo manejábamos a la perfección.

Mis compañeros de piso y yo queríamos ver toda la ciudad, así que decidimos bajar en cada parada de metro y así poder ver todas las zonas de Roma. También vi a el papa Francisco, ya que todos los domingos hace una misa en la iglesia De San Pedro, en especial asistí a la misa de canonización de Faustino Míguez  que se realizó el 15 de octubre de 2017.

También tuve la oportunidad de viajar a Florencia, Venecia y pequeñas ciudades de los alrededores, como la playa de Ostia y Tívoli. Estuve 2 días en Venecia y 3 en Florencia, fue corto pero pude ver lo más importante de cada ciudad. La verdad que me quedé sorprendida con Venecia, ya que pude ir en pleno carnaval y fue espectacular. También pude cumplir un sueño que es ir en góndola por las calles de Venecia.

Pero tengo que admitir que Florencia me gustó más, ahora entiendo porque se llama el síndrome de Florencia, ya que todo lo que hay es arte.

Dormíamos en un pequeño hotel cerca del doumo (Catedral de Santa María del Fiore) que con solo abrir la ventana de la habitación a lo lejos se podía ver y era impresionante. También tuve la oportunidad de viajar a Florencia, Venecia y pequeñas ciudades de los alrededores, como la playa de Ostia y Tívoli.

Con mis compañeros de piso

Roma siempre fue una de mis ciudades favoritas, cada rincón es magia (plaza Navona, fontanal dí Trevi, el coliseo, Castillo Sant’Angelo, plaza Venecia…) Ha sido toda una experiencia para mí, ya que iba sola, a una ciudad nueva, con un idioma diferente. Pero jamas pensé que me enamoraría tanto de esa ciudad, de sus calles, su gente, su comida y, sobre todo, de su idioma. Solo sé que ha sido una experiencia que jamás olvidaré.

Y en un futuro pienso volver a Roma y recordar todo lo vivido.

 

 

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.