De prácticas en el colegio Vedruna

Nuestra alumna del Doble Grado de Educación Infantil + Educación Primaria, Agnes Aso nos relata su experiencia en el periodo de prácticas en el Colegio Sagrado Corazón de Jesús de Valencia.

Este año puedo decir que me he pasado el curso enseñando y aprendiendo cosas.

Este curso he escuchado mucho eso de “seño” o “profe” y la verdad, suena demasiado extraño cuando te lo dicen, pero te acabas acostumbrando, aunque de alguna manera, no te crees que eres una profesora hasta que lo ves escrito en el papel.

Y es que resulta que, si en un momento dado le dices a los niños de 5 años que escriban 20 palabras en un papel (además de encontrar faltas de ortografía que resultan divertidas) te puedes encontrar maravillas como esta.

Tras mi experiencia en el cole, y ahora que ya soy profesora (porque este papel dice que ya lo soy, aunque no tengo mi titulo de momento), os voy a contar las cosas más relevantes que he aprendido y enseñado.

He aprendido la importancia que tiene una sonrisa, lo valiosos que son los abrazos, la magia que tienen los besos (porque lo curan todo), lo fácil que se acaba una ficha cuando sólo te quedan 7 palabras (en vez de que te falta un montón porque sólo has escrito 2 cosas)…

  • He aprendido que con paciencia las cosas nos salen mejor que si intentamos ir rápidos para acabar los primeros, porque entonces sale todo regular y toca borrar y volver a empezar.
  • He aprendido que compartir es mucho mejor, porque así no me lo paso bien solito, sino que disfrutamos los dos.
  • He aprendido que, en el patio, si somos los mayores tenemos que cuidar a los pequeños y que muchas veces, los pequeños sólo quieren que les demos la mano y les sonriamos.
  • He aprendido mil idiomas, porque de verdad, cada niño habla el suyo propio y hacen falta traductores para entenderlos y hacerse entender.

Pero a parte de haber aprendido mucho, también he enseñado.

  • He enseñado a dibujar las letras, y a recortar corazones simétricos.
  • He enseñado que hay que ser comprensivo y ayudar a los demás.
  • He enseñado a decir “buenos días”, “por favor” y “gracias”
  • He enseñado que cuando el trabajo no está terminado, los demás no me pueden hacer caso.
  • He enseñado la importancia que tienen el silencio y la paciencia (y es que, en mi clase, somos un poquito impacientes y muy muy ruidosos).

En mi opinión, el enseñar y aprender es aquello que nos permite crecer, por lo tanto, tengo muy claro que mientras sea profesora, seguiré creciendo como persona.

Agnes Aso Doménech

1 Comentario

  1. Qué importante es la vocación en la docencia y una educación fundamentada en valores. ¡Qué buena profesora serás/eres!

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.