Un buen uso del medicamento nos podría proteger del Deterioro Cognitivo

La medicación puede constituir tanto un factor de riesgo como un factor protector frente al Deterioro Cognitivo, según los estudios publicados hasta la fecha.

Estamos muy habituados a ver a las personas mayores tomando medicamentos “pero la repercusión que estos tienen sobre la vida de los pacientes es fundamental”, subraya Gemma García, investigadora y miembro de la Cátedra para el estudio del Deterioro Cognitivo MICOF – CEU.

Antigua alumna de Farmacia de la Universidad CEU Cardenal Herrera, la doctoranda investiga actualmente en el IIS La Fe sobre aspectos farmacológicos en pacientes con enfermedad de Alzheimer. Un estudio que podría suponer mejoras en la terapéutica o una mayor prevención del deterioro cognitivo en la población, prestando especial atención a los grupos más vulnerables o de riesgo.

En este vídeo de la Cátedra DeCo, Gemma García aborda la relación entre un buen uso de los medicamentos y su repercusión en el desarrollo de Deterioro Cognitivo.

Abordaje y control de los factores de riesgo

Se ha establecido que el inicio del Alzheimer comienza por lo menos 20 años antes del inicio de la sintomatología clínica, por lo que un correcto abordaje y control de los factores de riesgo, en este caso de enfermedades concomitantes, podría beneficiar al paciente a largo plazo.

Si bien la diabetes y la hipertensión son un factor de riesgo,

evitar las crisis de hipoglucemia si se presenta la primera patología o tener un buen control de la tensión arterial a partir de los 40 – 50 años podría ayudarnos a prevenir la demencia”

Además, según explica Gemma García, ciertas investigaciones han revelado que existe una ventana de oportunidad mediante la utilización de AINES, u otros agentes bloqueadores de la activación del complemento, como protectores o ralentizadores del progreso de la enfermedad de Alzheimer, lo que podría dar pie a investigaciones más rigurosas sobre los mismos”. Los AINES son un grupo heterogéneo de fármacos entre los que se encuentran algunos de los analgésicos más utilizados en adultos.

Sin embargo, frente a este grupo de medicamentos que podrían tener un efecto protector, recuerda que el consumo de benzodiacepinas puede constituir un factor de riesgo, ocurriendo lo mismo con los medicamentos que presentan una fuerte carga anticolinérgica, por lo que es importante optar por fármacos de baja carga anticolinérgica, en la medida en que sea posible”.

“Es muy importante utilizar los medicamentos de manera adecuada para mejorar el control de las comorbilidades y reducir así, el riesgo de deterioro cognitivo. Cuerpo sano, mente sana”

¡Juntos detendremos el avance de la demencia!

¡Nunca es demasiado pronto!!

Más información: De la A a la Z, factores de riesgo modificables en la enfermedad de Alzheimer.

Artículo anteriorLOSARTÁN versus ATENOLOL en el tratamiento del SÍNDROME de MARFAN.
Artículo siguienteEl remedio menos esperado contra la intoxicación por cianuro

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here