La salud auditiva, clave frente al Deterioro Cognitivo

0
20

Cada 3 segundos se diagnostica un nuevo caso de demencia en el mundo. Dos de cada tres de estos casos están causados por el Alzheimer.

El riesgo de sufrir demencia se asocia tanto a factores genéticos como ambientales. Aunque potencialmente hay un componente genético, los factores genéticos no son modificables en estos momentos. En cambio, la intervención sobre otros factores sí puede modificar el riesgo de sufrir demencia.

Controlar la diabetes, la hipertensión arterial, la obesidad, el tabaquismo, el sedentarismo, la alimentación, la depresión, la inactividad cognitiva, la hipoacusia o el aislamiento social, podrían prevenir un tercio de los casos de Alzheimer en el mundo.

La pérdida de audición, un factor de riesgo

El último informe del año 2020 de la comisión Lancet para la prevención, intervención y cuidado de la demencia señala 12 riesgos potencialmente modificables que contribuyeron a un 40% de los casos de demencia.

La pérdida auditiva representó el mayor aporte, con un 9%. Esto significa que se podría evitar un 9% de los casos de demencia si se eliminara el factor de riesgo pérdida auditiva.

1 de cada 3 personas de entre 65 y 74 años de edad tiene pérdida auditiva. Esta empieza a producirse a partir de los 50 años, entrando en una fase más avanzada entre los 65-75 años y alcanzando al 60% de los mayores de 85 años.

La Dra. Lucrecia Moreno Royo, catedrática de Farmacología de la Universidad CEU Cardenal Herrera y directora de la Cátedra para el estudio del Deterioro Cognitivo MICOF – CEU, nos explica que la pérdida de audición puede resultar en un deterioro cognitivo a través de una estimulación cognitiva reducida “ya que el cerebro necesita ser usado y entrenado para seguir trabajando bien”.

La pérdida de audición también se relaciona en gran medida con el aislamiento social y la soledad, un factor de riesgo conocido de la demencia y de otros trastornos cognitivos.

La última posible explicación sobre la relación entre la pérdida de audición y el inicio de la demencia afirma que ambas condiciones son provocadas por una causa común.

Una investigación sugiere que tanto la disfunción auditiva como la ejecutiva pueden surgir del mismo proceso neurodegenerativo. Si esta hipótesis se confirmara, es posible que la pérdida de audición fuera una manifestación temprana de la demencia.

El uso de audífonos, un factor de protección

En un estudio prospectivo de 25 años de duración con casi 4.000 personas mayores de 65 años en seguimiento, se encontró una mayor incidencia de demencia en aquellos con problemas de audición, excepto en aquellos que tenían problemas, pero usaban audífonos. De manera similar, otro estudio, este transversal, encontró que la pérdida auditiva solo se asoció con una peor cognición en aquellos que no usan audífonos.

Recuerda: el uso de audífonos ante una pérdida auditiva reduce en 9% el riesgo demencia.

¡Juntos detendremos el avance de la demencia!

¡Nunca es demasiado pronto!!

Artículo anterior¿Puede la vitamina B prevenir el deterioro cognitivo?
Artículo siguienteDolor crónico, ¿factor de riesgo para el deterioro cognitivo?

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here