Orange Week: historias que marcan vidas

El pasado 25 de noviembre tuvo lugar el Día Internacional para la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Para ello, desde la Unidad de igualdad de la CEU UCH se programaron una serie de actividades durante esa semana, con la intención de concienciar a la comunidad universitaria del problema con la violencia machista que sufre nuestra sociedad.

Esta serie de actividades llevaron el nombre de Orange Week y aglutinaron desde ponencias de expertas en el tema, que trataron la violencia machista desde distintos puntos de vista o la creación de espacios contra la violencia, que llenó de naranja y esperanza de una nueva realidad para las mujeres las facultades de nuestra universidad.

Una de estas actividades tuvo lugar en la clase de la doctora en derecho y profesora de la CEU UCH, Lorena Melchor, y versaba, en un formato innovador, sobre la historia, dividida en 8 capitulos que narran, acompañada de ilustraciones, la historia de Selene y Juan:

Capítulo 1

María Benlloch

Selene y Juan. Suena bien. Nos hemos conocido en la salida de Indiana. 8:00 am. Iba visiblemente perjudicada. Borra-cha en la acera, lloraba recordando los gritos de mi padre esta tarde en casa. Marta y Gemma ya no estaban en cada lado de mis hombros. El cigarro de después de las copas. Pero de repente: un chico en perfecto estado se acercó, y bajo una distancia prudencial me preguntó si tal vez esta-ría más cómoda en mi casa. En ese instante, sentí que todo ese cuento de la telepatía era real: me había leído la mente. Leí en sus ojos mi respuesta: “Me llamo Selene, es-críbeme cuando creas que estoy mejor.” Sonaba triste, pero por primera vez en tantos meses, me bendije a mí misma. (Belén Picornell)

Capítulo 2

María Benlloch


Después de la fatídica noche del viernes, pensaba que no me escribiría. Pero lo hizo. Al día siguiente quedamos para ir al cine. Qué guapo que estaba. Su mensaje de “buenos días bombón” me volvió loca. Encima, me dejó en casa a la hora de cenar. Qué moto más chula tiene. No sé qué tiene, pero me hace sentir segura. Ayer vino a por mí al instituto con una bolsa entera de mis chuches preferi-das. Mis amigas alucinaron. Me decían que no era normal tanta atención en tan poco tiempo. No lo entienden, él es diferente a los otros chicos y eso me encanta. Hemos que-dado esta noche a tomar algo. ¡Qué nervios! A lo tonto, ya llevamos tres días viéndonos. Parece que la cosa se pone seria. (Ana Lavao y Marta Sanchis)

 

Capítulo 3

Andrea Álvarez


Juan y yo seguimos quedando, creo que es demasiado prontopara ponerle nombre a esto, ¿cómo podría llamarlo? ¿Rela-ción quizás? No sé, solo sé que Juan me trata súper bieny eso me encanta, se preocupa muchísimo por mí, siempreestá pendiente: que si dónde voy, que de dónde vengo… Es tan atento… Siempre llamándome para ver que hago y mi madre no lo entiende, a veces se pone muy pesada con eso de: “Este chico te controla mucho”, “ni yo te digo qué debes hacer o que te debes poner”. Pobre, no se da cuenta que Juan está enamorado de mí y que por eso se preocupa, total a mí no me importa contarle todo lo que hago, o cambiar mi forma de vestir, no va a cambiar nada, a mí no me cuesta hacer estas cosas si así él está contento. (Stacey Sant)

Capítulo 4

Andrea Álvarez

Tres semanas. Estoy totalmente enamorada. Atada. Vulnerable. “Encuentra lo que amas y deja que te mate.” El amor mata. Ata con una intensidad adictiva. No sabía que podía sentirme así. No sabía que algún día haría realidad cada película que he visto a lo largo de mi vida. Mis amigas viven en el vacío. Una noche y nada más. Pero soy la afortunada: prota de un largometraje. El príncipe que salva a la princesa. La princesa que no creía merecer ser salvada por nadie. El cuento se hizo realidad: Érase una vez y será para siempre, porque me rescató sin ni siquiera saber que lo hacía y todavía no he leído una historia igual. Pero no importa. La escribiremos nosotros.

(Mar Lafuente)

Capítulo 5

Elena Hortelano

He discutido con mi madre, ella no entiende que he crecido, que ya no soy una niña y que por fin me he enamorado. Dice que me tiene completamente manipulada e incluso me ha visto algún moratón y rasguño en el ojo, al ponerse tan obsesiva con eso le he tenido que mentir, diciéndole que simplemente me he caído, ella no iba a entender que Juan lo hace porque me quiere, soy consciente de que mi carácter es muy difícil de llevar y por eso él a veces se altera tanto. La gente no entiende que son simples moratones y heridas, nada comparado con la felicidad que él me hace sentir. (Margarita López y Marta Escuder)

Capítulo 6

Andrea Ramo

Llevo unos días hablando con Ana, una de mis mejores amigas. Está preocupada y no sé cómo decirle que no pasa nada. Estoy bien. Todo está bien. Juan y yo somos felices. Ella dice que apenas nos vemos, que hace tiempo que no salimos juntas y me echa de menos. Que no es normal que Juan me obligue a enseñarle el móvil, pero lo hago porque no me importa y eso ella no quiere entenderlo, no puede. No sabe lo que es ser la princesa del cuento, tener un príncipe azul que te quiere y te cuida. Juan me quiere a su manera y Ana no es la princesa de ningún cuento como para poder entenderlo. (Victoria Sir)

Capítulo 7

Antonio Bertomeu

Estaba paseando al perro y me he encontrado a mi mejor amigo de Primaria. Hacía 5 años que no le veía. Me apetecía saber de él y nos hemos sentado en un banco a hablar. Me ha contado que está estudiando Medicina en Barcelona. Se me ha pasado una hora volando, casi me olvido de que había quedado en casa de Juan. Cuando he llamado a su telefonillo no me ha dicho nada, solo me ha abierto. Siempre me dice “guapa” cuando me ve por la cámara. La puerta de su casa estaba abierta. He entrado hasta el comedor, pero no he visto a nadie. De repente escucho: “¿Quién era ese?”. Ya no recuerdo nada más. Me encuentro en una cama del Hospital General. Me duele mucho el pómulo derecho. Estoy con mi madre. Me ha contado que Juan está detenido. He estado ciega, muy ciega. (David Fernández)

Capítulo 8

Antonio Bertomeu

Han pasado tres semanas y es ahora cuando veo que mi relación con Juan estaba basada completamente en una dependencia y no en el amor, que se supone que es la base de cualquier relación. Hoy puedo decir que he abierto los ojos y veo la realidad a través de la gente que realmente me quería. Nunca pensé que mi relación con él, pudiera llamarse violencia de control. Así que si yo he podido salir, ¿por qué no tú?

(Manuel Pérez y Luis Crespo Y Ana Lavao)

 

Conoce AQUÍ las opiniones de los alumnos sobre la actividad.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.