Fotografía y Vídeo de Bodas, Bautizos y Comuniones… ¿Un trabajo menor? Rompiendo con los tópicos

Trabajar en la realización de reportajes gráficos o audiovisuales sobre Bodas, Bautizos y Comuniones (la “BBC”) fue durante mucho tiempo un trabajo “menor”. Antes era frecuente que lo realizaran aficionados a la fotografía y el vídeo, con poca (o en algunos casos ninguna) formación. Eran personas que dedicaban a los trabajos mucho cariño pero seguramente menos tiempo del que merecían.

Afortunadamente las décadas de los 80 y lo 90 pasaron, y con ellas dijimos adiós a las fotografías donde se abusaba del flou y los posados antinaturales, así como los vídeos eternos repletos de cortinillas y efectos imposibles.

Hoy en día hay magníficos profesionales que, influenciados por la publicidad, el diseño y el cine más actual, sacan el máximo provecho a este tipo de trabajos que para muchos se ha convertido en una salida profesional viable, creativa y con recorrido futuro.

Senchermes Boda

Una de las empresas consolidadas en Valencia es Senchermés.  Ana y Natxo Senchermés llevan más de 10 años fotografiando eventos familiares y son especialistas también en books personales, tanto de calle como en estudio. Trabajan buscando la naturalidad y la sinceridad del momento, sin posados y cuidando hasta el más mínimo detalle.

En este vídeo tenéis un resumen con algunas de sus mejores fotografías.

Y aquí podéis ver cómo trabajan con los más pequeños.

Otra de las empresas que queremos destacar es MasterClip. Nacho y Pedro realizan publicidad, vídeos corporativos, videoclips… pero no dejan atrás el mundo de las celebraciones. Ponen a su servicio todos los medios con los que cuentan: grúa, travelling, steadycam y hasta un cuadróptero para imágenes aéreas, cuidando mucho la postproducción de todos los trabajos que realizan.

¿Queréis ver una muestra? En este original vídeo introducen sutiles toques lipdub.

Por su parte, Diez & Bordons, son unos jóvenes que trabajan entre Barcelona y Valencia, y se mueven entre la fotografía documental y la publicitaria. Juegan mucho con la luz, el color y la amplitud del encuadre.

Captura de la web Diez y Bordons

Como veis, el mundo de las bodas da para mucho, tanto que ya se organizan congresos y convenciones sobre el tema como BodaF Europe que se está celebrando estos días en el Ateneo de Madrid.

2 Comentarios

  1. Con todos mis respetos lo digo, este artículo está escrito totalmente de espaldas a la realidad y sin tener en cuenta en absoluto el futuro de la fotografía social como tal.

    Ni la fotografía de bodas es un trabajo considerado digno por la sociedad en general (sí que lo es) ni es cierto que ahora tenga menos aficionado sino muchos más.

    Tampoco es cierto que antes sólo se hicieran malas fotos con abuso de flou y que ahora sólo se hagan magníficas fotos.

    Siempre ha habido de todo. La única y verdadera diferencia es que antes sobraban los clientes, éstos tenían dinero de sobra y no disponían de modo alguno para tener fotos.

    Ahora no hay cientes, no tienen dinero y todos, absolutamente todos, tienen medios de sobra para tener fotos. Incluso mucha gente joven tiene mucha más cultura de fotografía de la que nunca antes se ha dispuesto.

    Con esto quiero decir que no, que la fotografía ya no es una necesidad, ni es algo con un valor extra o añadido porque está al alcance de todos.

    La fotografía social desaparecerá por falta de clientela tal y como han desaparecido las modistas de barrio que había cuando yo era niño o las fábricas de botijos…o como desaparecieron los pintores retratistas de la burguesía de finales del XIX al aparecer la fotografía.

    En unos pocos años, 15 a lo sumo, habrán cerrado el 50% de los estudios de fotografía de España, en unos 30 años desde hoy los fotógrafos tal y comos los concoemos hoy serán un vago recuerdo, apenas habrá unos pocos bohemios en las grandes ciudades que sobrevivirán haciendo de todo un poco.

    No es pesimismo, es realismo puro y duro.

    • Hola Vicente, gracias por tu comentario. Es interesante lo que planteas, aunque a mí sí me parece un poco pesimista.
      Es cierto que la gente joven tiene hoy en día más cultura audiovisual, pero eso no significa que se menosprecie el trabajo de los buenos fotógrafos, sino al contrario; precisamente porque la cultura audiovisual es mayor, la gente ya no se conforma con las formas de hacer anteriores, sino que pide un “plus” que antes no demandaba, y (si puede) está dispuesto a pagar por ello. El problema es que no todo el mundo puede, pero ahí manda la cruda realidad, es inevitable.
      Por otra parte, yo sí creo que en el sentir general hay una mayor aceptación por la profesión. Una muestra de ello es que hay revistas como “Lucía se casa” donde se puede hablar de bodas e integrar imágenes de celebraciones de una forma actual, con alto nivel y desde luego, con gran demanda por parte de la sociedad. La organización de congresos, e incluso de concursos para profesionales, es otra muestra de que la gente apuesta por crecer y mejorar en este campo.
      El único peligro que veo, y que tú apuntas, es que hoy en día se han abaratado bastante los costes de un equipo fotográfico o videográfico y cualquiera sin formación puede hacer fotografías “de calidad”. Lo pongo entre comillas porque no creo que la calidad venga determinada por el número de píxeles de una cámara o la sensibilidad de un objetivo, sino por el punto de vista del fotógrafo. Pero sí. Es una posible amenaza a tener en cuenta.
      En cualquier caso, el tiempo dirá. Mientras, a seguir trabajando.
      Gracias de nuevo.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.