Respuestas inesperadas

Lidia Coll Adua en el Colegio Rivas Luna de L'Eliana.

Una de las cosas con las que más me estoy riendo o sorprendiendo son ciertas respuestas o contestaciones de mis alumnos que nunca me esperaría de ellos. Hay que recalcar que estoy en una clase de 3 años en la que todos los alumnos cumplen los años de junio a diciembre, es decir, son los más pequeños de todo el colegio.

Es por eso que me sorprenden tanto cuando me contestan de una forma tan madura o original a ciertas preguntas o cuando estoy hablando con ellos.

 

Para que lo entendáis mejor voy a poneros algunos ejemplos de contestaciones de algunos de los alumnos en estos 2 meses que llevo de prácticas en el Colegio Rivas Luna:

La primera semana que estaba de prácticas empezamos con las vocales minúsculas, vi a un niño sentado en la silla con cara de enfadado y sin trabajar. Fui a ver que le pasaba y de repente me contestó levantando las manos:

  • Seño, hoy no voy a trabajar ¡Estoy muy agobiado!

Mi reacción, como os podréis imaginar, fue echarme a reír. Lo bueno es que el niño también se rió conmigo y se le pasó un poco el agobio.

Otro día en el patio, estaba jugando con este mismo niño. Este alumno intentaba “quitarme los dedos” para comérselos. Entonces, como yo intentaba que no me los quitase, él me pidió por favor que le diese mi dedo. Yo le dije que me tenía que pagar 5€ por mi este. El niño se echó las manos a la cabeza y luego gritó:

  • ¡Dios mío, pero eso es carísimo!

No pude aguantarme la risa, imagino que estas son las cosas que los niños oyen de sus padres y las imitan.

Hace un mes aproximadamente, hicimos una carrera solidaria en el colegio y los niños llevaban un dorsal con un número escrito. De pronto vi a un niño de la otra clase de 3 años con cara de preocupación. Fui a preguntarle que le pasaba y me dijo:

  • ¿Si llevo un número tan grande pesará más y correré menos?

Esta vez no me reí, pero me sorprendió muchísimo como un niño de 3 años había usado de tal forma la lógica para llegar a esa conclusión. Me pareció realmente inteligente.

Por último, hace unas semanas, todo infantil nos fuimos de excursión a un parque en Liria, donde realizaban actividades al aire libre basadas en descubrir el universo. Una de las actividades se basaba en conocer a un extraterrestre. Este les dijo a los niños que tenía mucho sueño pero no podía dormir y les pidió a los alumnos que le cantasen una nana. De pronto, uno de los niños más habladores de mi clase saltó de la nada y empezó a cantar una canción que desde luego no me imaginaba:

  • Como tu te llamas yo no se, de donde llegaste ni pregunte…

Es una canción de reggaetón de Nicky Jam. Cuando vi al nene de 3 años cantándole esta canción al extraterrestre no pude evitar reírme a carcajadas. He de decir que ni el extraterrestre ni mi tutora tampoco pudieron aguantarse.

Lidia Coll Adua.

Alumna de 3º de Educación Infantil de

MAGISTERIO-CEU

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

Resolver: * Time limit is exhausted. Please reload CAPTCHA.