Del colegio al mundo profesional: las claves de la educación internacional

La educación internacional está enfocada en transmitir a los estudiantes las habilidades y los valores que más tarde les permitirán desenvolverse en la realidad global e interconectada en la que ya vivimos. A continuación, te proponemos un viaje a lo largo de la vida de una persona que recibe una educación internacional. Desde sus primeras prácticas de sociabilización en las aulas del colegio hasta su incorporación a un ambiente de trabajo internacionalizado. Para analizar las claves de la educación internacional hemos hablado con tres instituciones implicadas en la formación de ciudadanos del mundo: el American School of Valencia, la Universidad CEU UCH y la consultora de Recursos Humanos, Page Group.

Formarse en un Colegio internacional: la visión del American School of Valencia


El ASV imparte docencia internacional desde 1980 en las etapas educativas de Preschool hasta High School.  Su filosofía académica está basada en los estándares del sistema Common Core, el currículum oficial español y el programa del Diploma del Bachillerato Internacional. Hemos hablado sobre su modelo de educación con Felicitas Berazay -Directora de Admisiones- y con Carlos Minuesa -Coordinador de Comunicación-.

¿En qué consiste la educación plurilingüe y cómo se imparte?

En nuestro centro, la educación plurilingüe está basada en el inglés como lengua vehicular. A partir de 5º de Primaria, introducimos también francés o alemán. Contemplamos la inmersión desde el primer día, puesto que todas las asignaturas son impartidas en inglés. Los niños son capaces de entender cualquier idioma con gestos, movimientos y la expresión de la cara. Ellos son mucho más permeables que los adultos a este tipo de comunicación.

Trabajamos los conceptos a través de la escucha, jugando y fomentando la comunicación. Este sistema trata de que los estudiantes participen de manera activa, de que colaboren unos con otros, de que sean capaces de enfrentar ideas, de abordar soluciones y de crear proyectos. Esto favorece que los niños desarrollen unas habilidades de comprensión, de visión crítica, de presentación oral, de síntesis y de trabajo flexible y creativo. Y todo ello les dota de cierta soltura a la hora de enfrentarse con retos más adelante, ya fuera del ámbito escolar.

¿Cómo creéis que afecta, en el desarrollo intelectual y emocional de un niño, este tipo de educación?

Intelectualmente, el desarrollo de todas las estructuras del lenguaje es muchísimo más rico. Por otro lado, los estudiantes de este tipo de centros deben de «esforzarse más» porque aprenden en un idioma diferente al materno.

En cuanto a lo emocional, habrá muchos impactos dependiendo de cómo sea cada niño, pero creo que, en general, adquieren una sensación de autoconfianza. Pierden, desde muy pequeños, la vergüenza de comunicarse con alguien en otro idioma.
En este tipo de centros el idioma es el trampolín para conocer gente de todas las nacionalidades, de viajar, de ver otros ambientes… así que la educación internacional te conecta con el mundo.

¿Para qué te prepara la educación internacional?

Creemos que el modelo de educación internacional te prepara en el ámbito lingüístico. Pero también en muchas más habilidades clave para el siglo XXI que quizá se resuman bien en el término open-minded. La apertura al mundo, a otros contextos, a otras culturas, a otros valores y a otras formas de pensar. Esto facilita la integración en equipos multidisciplinares o internacionales.

Y es que no solo es importante ser competente en diferentes lenguas, también creemos que hay que formar estudiantes que tengan muy claro que el mundo es muy grande, pero está interconectado. Por tanto, el respeto y ética; la empatía y la consideración hacia el otro tienen que ir en tu mochila para ser un buen profesional y un buen ciudadano. Aspiramos a que los estudiantes cuando salgan estén acostumbrados al cambio y a la flexibilidad. A que sepan adaptarse a diferentes situaciones y a que no sufran con los cambios. También a que estén habituados a aprender de forma continua durante toda la vida. Todo esto va a ser lo que les permita enfrentarse al reto de reinventarse y adaptarse las veces que sea necesario a lo largo de su carrera profesional.

Formarse en una Universidad internacional: la visión de la Universidad CEU Cardenal Herrera


La CEU UCH lleva unos años inmersa en un profundo proceso  de internacionalización. Con estudiantes de más de 70 nacionalidades diferentes y una oferta académica con titulaciones en español, inglés y francés, la Universidad apuesta por la configuración de un campus global y abierto al mundo. Hemos hablado con Chirag Sheth, adjunto al Vicerrector de Internacionalización.

Todavía existe la creencia de que la educación internacional se centra, sobre todo, en la adquisición de competencias idiomáticas. ¿Qué ofrece esta educación más allá del dominio de una lengua diferente?

El CEU ha creado un entorno de intercambio de culturas internacionales. Los estudiantes interactúan con compañeros de diversos lugares del mundo. Existe un espíritu acogedor y de apoyo académico y personalizado que diferencia a la CEU UCH de otras universidades internacionales.

Además, el profesorado está implicado como una pieza clave en el proceso de internacionalización. Esto favorece un ambiente educativo internacional comprehensivo y profundo desde el momento inicial. Por otra parte, también se ha creado un sistema de apoyo y acompañamiento al estudiante internacional desde el momento de su llegada hasta encontrar un trabajo al finalizar la carrera.

¿Qué ventajas tiene, para un estudiante nacional, el hecho de convivir con estudiantes internacionales en el mismo campus?

Los alumnos nacionales en nuestra universidad viven una experiencia incomparable con otras universidades no internacionalizadas. La mezcla de culturas, el intercambio de ideas y la creación de lazos de amistad entre alumnos internacionales y nacionales son elementos clave en la formación humanística de nuestros estudiantes. Estas interacciones les proporcionan valiosas habilidades interpersonales, de trabajo en equipo, empatía, y de apertura a creencias y filosofías diferentes a las nuestras. Los alumnos nacionales ganan a su vez una experiencia internacional sin salir de su país.

¿Qué valor diferencial tienen los egresados de la CEU UCH por el hecho de haber cursado su Grado en una Universidad internacional?

Tienen claras ventajas al entrar el mercado laboral. La educación en universidades internacionales se ve realzada por el intercambio de ideas y experiencias diversas que cada alumno aporta a las discusiones en clase. Los estudiantes ganan autoconfianza, pensamiento crítico y la habilidad de trabajo en equipo al interactuar en grupos diversos. Desarrollan respecto y tolerancia hacia otras culturas y tienen mejores habilidades de comunicación. Al estar en contacto con compañeros de diversos lugares, los alumnos mejoran su proceso de toma de decisiones, y esto resulta en el fortalecimiento de hábitos positivos profesionales. Estas habilidades de adaptación están en demanda en entornos laborales hoy y seguirán siendo clave en el futuro.

Desarrollarse profesionalmente en un entorno internacional: la visión de la consultora Page Group


PageGroup es la consultora líder a nivel internacional en selección de mandos intermedios y directivos. Su experiencia en selección de personal se remonta a 1976 y actualmente está presente en 36 países del mundo.

¿Son necesarios y valorados los candidatos con perfil internacional?

En las grandes multinacionales, la contratación de perfiles internacionales se encuentra plenamente naturalizada. Las PYMES comienzan a adaptarse a esta nueva corriente. La evolución es notable, principalmente en empresas del sector digital y tecnológico, en las multinacionales informáticas, en las grandes empresas de automoción y en el sector de gran consumo.

Por otra parte, se requieren candidatos internacionales para crear los Centros de Servicios Compartidos (SSC) donde grandes empresas multinacionales centralizan sus servicios en un en un país concreto. En este sentido, España se está convirtiendo en la elegida por muchas organizaciones europeas para establecer su CSS.

¿Qué competencias son las más valoradas en un candidato?

Actualmente hay una aptitud fundamental que todo el mundo debe trabajar para evolucionar en el mercado laboral: la capacidad de adaptación o flexibilidad. Estamos en un entorno que cambia cada vez más rápido y tenemos que saber adaptarnos al desarrollo de la tecnología, a los distintos tipos de comunicación, a los periodos de crisis y de crecimiento, a los cambios organizacionales, a los nuevos jefes y a las nuevas generaciones.

Para ello, la forma de evaluar a los candidatos también ha cambiado. Los expertos en selección de personal deben enfocarse más en la inteligencia situacional y emocional, en personas con altos niveles de coeficiente de aprendizaje y pensamiento crítico. Hay que lograr un equilibrio entre las habilidades técnicas (también llamadas hard skills) y una personalidad abierta y adaptable que encaje con la estrategia y la cultura de su empresa.

La pregunta primordial es: ¿Qué competencias harán crecer la productividad y el negocio? En España, estas serán: resiliencia, flexibilidad, empatía, capacidad de adaptación y grado de autonomía.

¿Puede estar relacionada la educación internacional con la flexibilidad al cambio?

Cuando un candidato ha vivido una experiencia internacional, desarrolla nuevas capacidades y habilidades que hasta entonces puede que tuviera escondidas. Salir de la zona de confort resulta complicado al principio, pero es cierto que una experiencia internacional es siempre enriquecedora: te abre la mente, conoces nuevas culturas, desarrollas tu profesión en otro ambiente, nuevos idiomas, incluso llegas a conocerte mejor a ti mismo -que es un aspecto esencial para el desarrollo personal-. Sin duda, lo recomendamos para la andadura profesional y personal.


La complejidad de los cambios sociales y tecnológicos que estamos viviendo a nivel global implica la necesidad de una evolución de los modelos educativos tradicionales. Aprender constantemente, mostrar una actitud favorable al cambio, formar equipo con personas de culturas y países diferentes, aportar una visión crítica, comunicarse con éxito… son algunos de los desafíos a los que ya nos enfrentamos y con los que convivirán las nuevas generaciones. Formar a jóvenes preparados para afrontar esta situación es, sin duda, un reto.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here