Yoann Cazorla nos descubre un tesoro

torso y brazo del Atlas de Miología hallado en París
torso y brazo del Atlas de Miología hallado en París

Nuestro alumno y amigo de tercer curso del Grado de Fisioterapia de la UCH-CEU, el simpático francés con lazos españoles, Yoann Antoine Ives Cazorla, que ya ha colaborado anteriormente en este Blog, nos ha querido hacer un regalo, al prepararnos un artículo divulgativo sobre un Tesoro del siglo XVII encontrado en la “Biblioteque Intrauniversitaire Santé”de París: el Atlas de Anatomia de Van Horne y Sagelomen perdido durante 270 años, que cuenta con nada menos que… ¡251 dibujos!

A mí, y a los fisioterapeutas de mi generación, algunas de estas bellas ilustraciones nos recuerdan nada menos que ¡a los antiguos belorcios! que preparábamos para aprender la Anatomía, y en especial la Miología, como es este nuevo hallazgo.

A continuación exponemos el ameno artículo con el que nos deleita Yoann, un futuro fisioterapeuta apasionado de las Humanidades, y al que agradecemos encarecidamente su iniciativa:

En 1656, en la ciudad de  Amstredam, Rembrandt pintaba su segunda lección de anatomía. Al mismo tiempo, en Leyden, en esa Holanda del siglo de oro llena de novedades artísticas y científicas, el profesor Johannes Van Horne y el dibujante Marten Sagemolen trabajaban en un gran atlas de anatomía donde destacaban músculos a todo color, sin parangón en aquella época. Aunque hasta ahora era inédito, el valor de esta obra ha sido reconocido por grandes académicos europeos: se trata de 4 grandes volúmenes, con 251 dibujos, realizados y organizados en varias series que constituyen la parte la más amplia de este atlas de anatomía, y que acaban de ser identificados en la colección de la BIU Santé. La biblioteca desvela un nuevo tesoro con lo cual los historiadores de Medicina y de las Ciencias ahora contarán, y también debería excitar la curiosidad de los historiadores del arte.

varias láminas del Atlas de Miología
varias láminas del Atlas de Miología

El origen del hallazgo es muy curioso: durante la preparación de una jornada de estudios sobre la profesión de ilustrador musical que se realizó en la citada BIU Santé, un censo de dibujos conservados en las colecciones de la biblioteca llevó a descubrir los 4 volúmenes de gran formato: grandes obras, difíciles de manipular, aparentemente frágiles, en gigantes almacenes… ¡esas serían las razones por las cuales  han podido permanecer apartadas sin que ningún curioso fuera a descubrirlas! Lo que llamó la atención es que el estilo gráfico fuese bastante distinto de los dibujos y grabados de esa época. Las grandes dimensiones son singulares también, el sujeto representado de la cabeza hasta los pies mide 83 cm y la longitud del cubito en los dibujos del brazo es de 13 cm: nos encontramos con una representación geométrica a una escala de 1 a 2.

El conjunto es monumental: los citados 251 dibujos están divididos en varias series, algunas con 2 versiones. La primera es abundantemente anotada con tinta, lápiz y con acuarela sobre un papel gris muy común, y la segunda conlleva colores más vivos, poca anotada sobre un papel verjurado de mejor cualidad. En este conjunto tan homogéneo, el gran atlas del cuerpo es hasta cierto punto excepcional. Conlleva, como lo quiere la tradición, une representación anterior y posterior de un hombre vivo. Luego el cuerpo, disecado por capas sucesivas, está representado de pie; no obstante los andrajos musculares ignoran la gravedad, y las piezas anatómicas despegadas están colocadas en el espacio fuera de toda consideración y de una puesta en escena realista. El brazo izquierdo a lo largo del cuerpo, el brazo derecho elevado a la mitad, como si el hombre fuera a declamar. Esta postura es netamente vesaliana (alusivo a Andrea Vesalio).

postura característica de la representación corporal en el Atlas de Van Horne y Sagemolen

Numerosos dibujos están provistos de partes móviles, en las articulaciones del hombro y de la rodilla. Muchas representaciones del brazo están dibujadas en recto-verso con una exacta superposición.

En cuanto a los autores, Johannes Van Horne (1621-1670) fue un renombrado profesor de anatomía en Leyden (Holanda) desde 1651 hasta su muerte. Participó en los intercambios en la Europa Erudita, con sus publicaciones y sus correspondencias. Marten Sagemolen era un dibujante alemán. Pero, ¿cómo sabemos que esos dibujos estaban destinados a Van Horne? Porque lo escribió en uno de sus dibujos.

detalle de la miología del brazo y anotaciones manuscritas del autor

¿Por qué el atlas no fue publicado por sus autores? De hecho, es sorprendente cuando vemos los dibujos y el grado de trabajo… quizás lo sabremos con documentos de archivo, o nos quedaremos en meras hipótesis: las más simples serían los costes de edición para dibujos de este tamaño y sobre todo que Van Horne murió joven y no tuvo tiempo…

Pasase lo que pasase, ¡no fue publicado! Después su muerte, el atlas viajó por muchas manos, hasta el extremo de no poderse identificar por la dificultad de conseguir los nombres de Sagemolen y de Van Horne (apenas aparecen), entre otra de las numerosas hipótesis. Lo que es cierto es que esta maravilla obra cayó en el olvido hasta volver a nosotros 270 años más tarde. Si queréis saber más sobre esta historia increíble, podéis consultar la página web de la Biblioteca BIU Santé, así como ver otros de esos dibujos excepcionales.

Bibliografía y Webgrafía:

J.-F. Vincent, C. Perrot. La myologie de Johannes Van Horne et Marten Sagemolen. –V2, 31 août 2016

http://www.lemonde.fr/sciences/portfolio/2016/06/29/anatomie-une-serie-exceptionnellede-planches-du-xviie-siecle_4960659_1650684.html

http://www2.biusante.parisdescartes.fr/wordpress/index.php/redecouverte-anatomie-vanhorne-sagemolen/ http://www.biusante.parisdescartes.fr/ressources/pdf/van-horne.pdf

 

Escrito por: Yoann Antoine Yves Cazorla

3 Comentarios

  1. ¡¡Guau!! Menuda historia apasionante Yoann. Tiene aspectos misteriosos ésto del atlas desaprecido durante siglos.
    Gracias por descubrirnos este tesoro.

  2. Yoann, es muy interesante tu aportación para que conozcamos esta historia. Para mi, como lo que ha dicho José Angel, nos resulta familiar ya que la anatomía nos la hacían representar en belorcios que entonces era lo mas parecido a 3D. Gracias por tu aportación.

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here