Un gran Prácticum de Fisioterapia en París

1581
Nuestro alumno François Maubert nos cuenta su practicum en París
Nuestro alumno François Maubert nos cuenta su practicum en París

Esta es la apasionante experiencia que nos envía desde París nuestro alumno François Maubert, explicándonos detenidamente su estancia de prácticas de Fisioterapia de la UCH-CEU en la hermosa “ciudad de la luz”:

¡Hola, futuro fisioterapeuta!, soy François, alumno de 4º curso del Grado de Fisioterapia y quiero contarte mi Prácticum en el Hospital Universitario Bichat, en París, dentro del bloque de la especialidad cardio-respiratorio/visceral. Este servicio se encarga de los pacientes post operatorios, o pacientes con patología respiratoria no controlados, de estancia corta, no superior a 3 meses. Abordamos diversos tipos de pacientes con insuficiencia respiratoria, EPOC, asma, cáncer del pulmón, fibrosis pulmonar, o casos post-operatorios después de un injerto parcial o completo de pulmón (especialidad de Bichat).

Una sesión de fisioterapia cardiorespiratoria en el Hospital Bichat de París
Una sesión de fisioterapia cardiorespiratoria en el Hospital Bichat de París

Empecé las prácticas con muchas ganas de conocer a estos pacientes, para aplicar y probar todas las técnicas aprendidas durante los 3 años previos de formación. Para mí entrar en un gimnasio con pacientes es como entrar en un parque de atracciones donde cada caso es como una atracción. Quiero probar todo, hablar con todos, que me cuenten sus patologías… Mi tutor es un fisioterapeuta famoso en París, en el ámbito de la rehabilitación cardio-respiratoria. Por eso tenía también ganas de encontrarme con él.

El primer día, después un breve repaso teórico sobre este tipos de patologías, y descubrir cómo funciona el departamento, pasamos rápidamente a la práctica. Mi tutor me preguntó si quería seguirle, o si quería ya tener mi propio paciente. Le respondí que prefería seguirlo al principio, para ver como trabaja, ver sus técnicas favoritas, y tener una toma de contacto con los pacientes. Enseguida quise conocer a un paciente rápidamente. Desde el segundo día de prácticas me permitió responsabilizarme de ellos. La segunda semana tenía ya mi propio horario con pacientes: 4 por la mañana y 4 por la tarde. Y cada día, al final de la mañana y de la tarde, quedamos con mi tutor para resumirle mi trabajo con cada uno de los pacientes: qué ejercicios he planteado, por qué, cuáles fueron los resultados, cómo mejorar mis ejercicios…

La relación entre fisioterapeuta y paciente es muy estrecha
La relación entre fisioterapeuta y paciente es muy estrecha

Para estos pacientes el trabajo consiste en su rehabilitación cardio-respiratoria. Por eso cada uno dispone de varias máquinas de entrenamiento. Pueden elegir entre diversos steppers, bicicletas, cintas de correr, bicicletas elípticas… Paso cada 15 minutos durante las sesiones para controlar sus constantes (frecuencia cardiaca, saturación de oxígeno, disnea, dolor), y comprobar que todo va bien. El paciente cambia de ejercicios cada 30 minutos, y después un descanso. Una sesión de entrenamiento completa dura más o menos 3 horas con descanso incluido. Además de estos ejercicios los pacientes reciben cada mañana una sesión de gimnasia colectiva, y una sesión individual para trabajar aspectos más específicos: mejorar el patrón respiratorio, mejorar la gestión de la crisis respiratoria, aprender técnicas de relajación, drenaje bronquial, preparación para una intervención quirúrgica…

Los pacientes suelen acudir al gimnasio ellos solos, y si no pueden desplazarse, voy a sus habitaciones. He podido experimentar tanto todas las técnicas aprendidas en clase como también nuevas metodologías. Durante estas prácticas me gustaría destacar la oportunidad que tuve de asistir a las reuniones terapéuticas, un día por semana con todo el equipo multidisciplinar: enfermero, médico, ergoterapeuta, nutricionista, psicólogo… Estas reuniones permiten evaluar los beneficios de la rehabilitación por cada paciente. La noción de trabajo multidisciplinar está completamente integrada allí. Cada terapeuta debe dar su opinión de cada paciente, si mejora, empeora, si puede salir, o no del hospital… Yo también debo dar mi opinión, al menos de los pacientes que conozco. Fui integrado al equipo muy rápidamente como un “fisio” de pleno derecho, y no solamente como estudiante interno-residente, con toda la responsabilidad y profesionalidad que este papel implica.

Este nuevo contacto con los pacientes desde que trabajé inicialmente como podólogo, y después de todos estos años de estudio, ha sido para mí como un renacimiento. Me di cuenta de que sin los pacientes no somos nada, todo este conjunto de conocimientos no vale nada sin ellos. Como anécdota curiosa os contaré que si hay un paciente español que no habla francés en el departamento, casi seguro será mi paciente, ya que la única persona que allí habla español.

François Maubert en su practicum en París
François Maubert en su practicum en París

Estas prácticas son, en mi opinión, esenciales para reforzar los conocimientos teóricos previos. El trabajo es la biblioteca es también esencial, pero es importante no olvidar que trabajamos con seres humanos. Hay cosas que no se aprenden en los libros: hay que vivirlas. Como por ejemplo encontrar las palabras apropiadas para un paciente que está muy ansioso antes de su operación, y poder así tranquilizarlo. No hay capítulo también para dar ganas de vivir a una persona que quiere morir. Antes que ser un carrera universitaria teórica, creo que la fisioterapia es una disciplina muy práctica, y eso suele olvidarse, así que no es suficiente con ser “un crack” en la teoría para poder ser un buen “fisio”. ¡Y vas a descubrirlo en este prácticum!

Posiblemente el mejor consejo que puedo dar es adaptarte al paciente, y ser muy humano. El paciente es el mejor profesor de su patología. Escúchale y respétalo, no le impongas una cosa que no quiera, aunque esté apuntada en tus libros. El paciente conoce mejor la manera de vivir su patología que tú, pero tú conoces mejor el tratamiento fisioterápico que él, así que no tengas miedo de aplicar y probar tus técnicas. Si tienes confianza en tí a la hora de explicar tu plan de tratamiento el paciente, te seguirá y confiará en tí.

Sobre el tema de realizar el Prácticum en el extranjero, en mi opinión es una buena experiencia, mientras que todo depende de lo que quiere hacer de tu futuro como fisioterapeuta. Seguro que te abrirá tu campo de visión como “fisio”. Por supuesto que hay prácticas más interesantes que otras, pero no olvides que eres tú quien vas a hacerlas interesantes. No veas el prácticum como una simple asignatura más. El prácticum es una herramienta para hacer de ti el mejor “fisio” posible. Todo depende de tí, y de tu implicación en tu prácticum. El CEU te da la oportunidad, así que disfrútala, amigo.

¡Un abrazo a todos!

Escrito por: François Maubert

4 Comentarios

  1. ¡Enhorabuena François!
    Me ha encantado tu noticia, y también saber que has aprendido y disfrutado al máximo de tu prácticum…
    Un abrazo

Dejar respuesta